Archivo de la etiqueta: SEO social

El SEO y las redes sociales: “sí, quiero”

Nadie daba un duro por ellos. Y han acabado por ser la pareja del año. El matrimonio SEO y redes sociales era una unión antinatural hace no mucho tiempo. Pero todos aquellos que le dieron la espalda a esta ecuación han acabado por admitir que se estaban equivocando. ¿Matrimonio de conveniencia? Pues puede ser. Pero es, indudablemente, una pareja que funciona, de esas que no abundan y merece la pena analizar.

Social-Media-SEO

Las redes sociales han demostrado (nos gusten o no) que no eran una moda pasajera, que, de hecho, se han convertido en algo indispensable y de consulta diaria para muchos, muchísimos, de los que utilizamos Internet habitualmente. Ya sea en el ordenador, en la tablet y, sobre todo, en el móvil.

Podríamos admitir que quizás los diferentes tipos de redes sociales sí tienen más de temporal, de moda. Del mismo modo, hay que reconocer que algunas no han superado el paso del tiempo y que otras han logrado lo impensable en apenas un par de años. Sea como sea, lo que sí está claro es la necesidad de la gente de utilizar las herramientas que les brinda Internet para facilitar su comunicación social, local y global. Y las redes les brindan esos mecanismos de proximidad y contacto virtual. Es lo que hay, amigos.

Por su parte, el SEO siempre ha sido una parte del marketing online más técnica, más sobria, menos pasional. La parte friki, la que obliga a trabajar con datos cuidadosamente analizados, donde la creatividad está muy limitada (o más bien es prácticamente inexistente) y no caben más emociones que el puro sentido común. Algunos (y no les faltará cierta razón) dirán que el SEO es aburrido. Sobre todo si se lo compara con otras tareas del marketing online y si se entiende el SEO como una parte aislada del resto del engranaje de estrategias que una empresa implementa en Internet.

seo-redes-sociales

Pero, precisamente, en esa concepción es donde está el gran fallo que, poco a poco, se empieza a corregir. El SEO no debe ser un trabajo aislado dentro de tu plan de marketing sino un elemento más que juega, se combina, cambia y se adapta con el resto de acciones de visibilidad y reputación online que una marca, personal o empresarial, debe llevar a cabo en Internet.

Podemos decir ya sin miedo que SEO hay más de uno. Que hay 3 aspectos del SEO que se deben trabajar y que, por tanto, se acabó aquello de pensar que ya tienes SEO porque te han entregado una web con los elementos básicos de SEO implementados: el trabajo de posicionamiento empieza justamente ahí.

seo social marketing

En el momento en que te entregan tu web, tienes -por decirlo de algún modo- el SEO técnico de inicio y ahora necesitas trabajar lo que comúnmente se conoce como SEO Social. Toca poner en práctica estrategias de inbound marketing y de contenido para poder ganar no sólo tráfico hacia tu web sino hacer que ese tráfico sea cualificado y entienda a tu marca o empresa como un referente en sus servicios, productos o incluso en su sector.

Sí, querid@s: ya no basta con la ley del mínimo esfuerzo. La alta competencia y la lucha por los primeros puestos en el buscador sumada al hecho innegable de que existen nuevas puertas de entrada a la información en Internet nos han obligado a todos los que nos dedicamos al marketing online -a Google el primero-  a abrir los ojos, ampliar miras y cambiar perspectivas y líneas de actuación.

Es evidente que muchos usuarios ya no entran primero al buscador cuando encienden el ordenador sino que su opción natural es chequear antes de nada sus redes sociales. Luego, si quieren consultar algo concreto, es verdad que el buscador sigue siendo su oráculo de Delfos. Pero si uno centra toda su estrategia únicamente en eso, estará perdiendo buena parte de su potencial para llegar a público diferente.

seo redes sociales

Las estrategias de SEO tienen la ventaja de que nos permiten conocer muchas cosas sobre el comportamiento de los usuarios desde el momento en que buscan algo que podemos ofrecerles hasta que entran en nuestra web, analizan sus servicios y/o productos y, finalmente, éstos les convencen.

Rara vez todo esto sucede en una misma visita: nadie compra algo sin consultar todas las opciones disponibles (o, al menos, 3 diferentes). Como en la vida misma, vaya: buscamos segundas opiniones, recomendaciones de terceros, información cada vez más detallada y fiable, en definitiva, garantías de que estamos tomando una buena decisión.

SocialSEO contenido

Esa confianza y esas garantías no pueden ofrecerse con el SEO únicamente y, por tanto, sin desviarnos de él, debemos conquistar el otro territorio con estrategias que, yendo un poco más allá, parten de ese SEO inicial. Con el Big Data (ese gigante universal que todo lo sabe) de la mano, tenemos que diseñar una fórmula que nos facilite llegar a nuestro público objetivo mediante canales que podamos gestionar y con contenido que les interese, que llame su atención o que despierte en ellos determinado tipo de sentimientos: solidaridad, deseo, alarma, confianza… Es decir, tenemos que alinear los valores de lo que ofrecemos con lo que nuestros potenciales usuarios necesitan en cada momento.

Y no hay actualmente mejor vía de acercamiento a ellos desde una perspectiva más emocional que desde las redes sociales, esa especie de Atención al Cliente virtual, ese buzón de quejas y mostrador de recepción que nos facilita Internet. Siempre, ojo, sin olvidarnos de que esas redes no son nuestras, nos las prestan terceros… que siempre van a pedirnos algo a cambio (vuelvo a lo de siempre: en Internet nada es realmente gratis, aunque lo parezca).

social seo estrategias.png

Las redes sociales nos permiten acercarnos a ese público potencial, entrar en su día a día más íntimo y personal. Hablar directamente al ego virtual de cada persona. De ello podemos extraer datos, pulsar tendencias, necesidades, creencias de nuestro target y trasladar toda esa información -debidamente analizada- a nuestra estrategia de contenidos y, por ende, a nuestra línea de posicionamiento en buscadores.

Al mismo tiempo, se pueden usar esas redes sociales para llevar el contenido que elaboramos para nuestra web directamente a dónde está el usuario. Por eso esto sí que es indispensable tenerlo presente: nuestro site o blog sigue siendo el auténtico corazón de nuestro trabajo online, ayer, hoy y siempre. Y todos los esfuerzos importantes debemos volcarlos en el sitio web, entendiendo las redes sociales como herramientas satélites que nos ayudan a alcanzar X objetivos.

seo social objetivos

El SEO nos da estabilidad en la estrategia, rentabilidad directa, visibilidad ante todos aquellos potenciales clientes que desconocemos y que no nos conocen, mientras que las redes nos abren la posibilidad de fidelizar, de entrar allí donde el SEO no llega por ser demasiado técnico, demasiado tímido.

Es, por tanto, una extraña pareja esta del SEO y las redes sociales. Un tímido incorregible, un poco friki y cuadriculado que se enamora de un torbellino de emociones siempre oscilantes, una extrovertida imparable, conversadora natural y amiga de sus amigos y de los que ni siquiera lo son aún… pero pudieran serlo. El Ying y el Yang. Los polos opuestos. En realidad, la fórmula de toda la vida que, como dice mi abuela mientras mi abuelo la escucha como si se acabara de enamorar de ella otra vez: solo se trata de saber complementarse y crecer juntos.

seo-social1

Habrá que tomar nota 😉

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Social SEO

El SEO está de moda

Por Eva Diz
El SEO está de moda, señores. Sí, y tanto que no me extrañaría nada que un día de estos saliéramos todos en manifestación de apoyo y respeto (¡Se nota, se siente, el SEO es referente!) por esta rama del marketing online que a más de uno nos da de comer, incluso en tiempos de crisis. Hablo del SEO social que, como ya he comentado en otras ocasiones, it’s the future, maifrén, pues hoy no hay SEO que valga sin aliarse debidamente con una buena estrategia en redes sociales y una planificación de contenidos cuidados, periódicos y bien estructurados.

SEO posicionamiento en buscadores

En los últimos tiempos, los propietarios de sitios web y negocios online han dejado esa obsesión ciega por estar en redes sociales y parece que están empezando a entender que una estrategia que no pivote sobre el contenido y una buena estructura web no vende. No engancha. No sirve. Y no lo digo yo, sino todos los colegas con los que a diario trabajo y que están viendo como la balanza se inclina hacia el contenido más que hacia la conversación.

Se nota también en la gran cantidad de personas con las que me encuentro y que están intentando reinventarse dando el salto al mundo del posicionamiento en buscadores: desde aquí, todo mi ánimo (Yes, we can!), porque para un periodista o un creativo no es fácil adaptarse a un trabajo tan metódico, técnico y estricto como el SEO, que exige tantas horas de ordenador, tantos excells y una redacción tan milimetrada. Pero, compensa. Y, con el tiempo, resulta emocionante (e incluso divertido, a veces ;P ).

Pasos estrategia SEO

¿Qué es el SEO?

Aunque poco a poco va calando, mucha gente sigue todavía sin saber qué es SEO o cuáles son los beneficios que puede reportar a un negocio online. De hecho, es habitual ver páginas web de reciente creación que no han tenido en cuenta una estrategia de posicionamiento en buscadores antes de ser desarrolladas, muchas incluso siendo negocios puramente basados en Internet y enfocados a la venta online. ¿Qué significa esto? Que esos negocios tendrán que multiplicar sus esfuerzos y su gasto en otras herramientas para poder ser encontrados en Internet: pagar más campañas SEM para aparecer en los resultados promocionados de Google, hacer una estrategia más fuerte en redes sociales orientada a dirigir tráfico de calidad a la web, hacer promociones offline y publicidad en medios de comunicación online y tradicionales… Y, aún así, es posible que no logre el posicionamiento deseado. O que lo logre solo por un tiempo.

El SEO (Search Engine Optimization) consiste precisamente lograr un posicionamiento adecuado y ajustado a los objetivos de negocio marcados por el cliente, prolongado en el tiempo, sólido ante la competencia y efectivo para la conversión. Se trata, en definitiva, de saber tocar las teclas indicadas para que una web salga o no en los primeros resultados de Google. ¿Quieres tener una tienda en la mejor avenida comercial de Internet? Bienvenido al SEO o posicionamiento orgánico en buscadores.

Formación SEO: no lo dudes

La mayor parte de los SEOs consolidados hoy en España son autodidactas: empezaron cuando nadie sabía ni remotamente qué era eso. Apenas conocíamos Google y, desde luego, Internet no era lo que es ahora. Ellos crecieron con el buscador. Son SEO nativos, expertos allí donde gente como yo solo ve arenas movedizas. Muchos te dirán (yo la primera) que la mejor biblioteca de SEO es, precisamente, Internet: navegando por los principales blogs de SEO de Estados Unidos (sí, el inglés es imprescindible si te quieres dedicar a esto) y siguiendo a los más destacados SEOs de España puedes conseguir una muy buena formación. Sólo necesitas fuerza de voluntad, tiempo (mucho) y capacidad de organización.

Formación SEO

Así que, lo primero e imprescindible: un buen Google Reader en el que incluyas todas esas fuentes de referencia valiosísimas que hay en Internet (prometo hacer pronto una recopilación de mis #MustRead de SEO). No solo te servirá para iniciarte en este mundo sino que, para los ya iniciados, es vital para seguir actualizado cada día: el SEO está en constante evolución. Por eso es una disciplina tan exigente.

Además de Internet, recomiendo algún libro de referencia sobre Google y cómo el gigante de las búsquedas ha cambiado la forma en que la sociedad se enfrenta a la información (¿Y Google cómo lo haría? del gran Jeff Jarvis). Tampoco debe faltar en una biblioteca SEO un libro de Fernando Macià: uno de los mayores expertos en SEO de España y, en mi opinión, uno de los que mejor lo explica todo. ¡Es incluso capaz de hacer que parezca fácil!

Y Google como lo haria

Si después de este primer acercamiento a la disciplina sigues creyendo que esto del SEO puede ser lo tuyo, te invito a que profundices en alguno de los cursos y máster que se han ido desarrollando (y perfeccionando) en los últimos años en España. Es cierto que en el tema de la formación hay que ir con pies de plomo y asegurarse muy bien de dónde está invirtiendo uno su dinero (porque sí, son caros y, no, la formación en este país no desgrava). Los profesores y el temario suelen ser clave a la hora de decantarse por uno u otro. Lo que te recomiendo es que primero investigues, te documentes y pidas opiniones. Ni siempre el más caro es el mejor, ni el barato es una oportunidad.

¡Ah! Y, si puedes, no te quedes solo en el estudio de SEO, apuesta por formación complementaria en marketing online: el SEO es solo una pata de las muchas que tiene este nuevo mundo de la promoción en Internet y todas son interesantes y están interconectadas. Te servirá para ver todo de forma más global y te ayudará a ir enfocando y concretando más tu propio estilo de trabajo. No todos los SEO somos iguales… 😉

3 comentarios

Archivado bajo SEO

SEO, Community Manager y Social Media Strategist

Por Eva Diz
Sí, soy SEO, community manager y Social Media Strategist. ¿Y eso qué es? Pues… ¿ves todas esas pestañas del navegador? Eso.

Más gráfico imposible: esta es la pantalla de mi ordenador un sábado por la mañana. Estas son las pestañas de Google Chrome… No os enseñaré las de Firefox: más o menos, están por el estilo. Parece un lío tremendo, pero os garantizo que me apaño divinamente, que me gusta y que ya no sabría qué hacer si un día me levanto, me siento delante del ordenador y no tengo más de una pestaña para abrir.

Os dejo aquí algunos de mis imprescindibles, a ver si saco tiempo y hacemos una reseñita de los más útiles un día de estos:

  • Google Reader
  • WordPress
  • Hootsuite
  • Pinterest
  • Youtube
  • Del.ici.ous
  • ScoopIt
  • 8tracks
  • Gmail
  • SEO Quake
  • SEM Rush
  • Alexa
  • y por supuesto, ZinKfo 😉

Deja un comentario

Archivado bajo Marketing 2.0

SEO social: la era del contenido de autor

Por Eva Diz
SEO social: la era del contenido de autor. Creo que esta frase resume de forma muy gráfica los últimos cambios de algoritmos de Google y nos introduce en una nueva manera de hacer las cosas, allí donde la calidad manda, el tiempo importa y el esfuerzo vale dinero. Hace unos meses escribí sobre ello,  sobre el SEO social según Google Panda, cuando Penguin no había siquiera asomado el pico pero ya se vislumbraba lo que podía llegar a ser la realidad actual del posicionamiento en Internet. Y, zas, sin casi darnos cuenta y en cuestión de 2 meses y medio, el pingüino de Google llegó con su frac impecable dispuesto a cambiar las reglas del juego.

Muchos son los que lo han notado. Sus posiciones en la primera página de resultados se han visto alteradas, algunos incluso las han perdido casi de golpe… Y las quejas reciben ecos por doquier y, también, críticas: dicen por ahí que el que cae con Penguin es porque ha estado jugando con fuego. Yo creo más bien que, simplemente, el que ha sufrido el castigo del pingüino es aquel que ha estado haciendo lo que hasta el momento funcionaba,  pero no se dio cuenta (o no quiso ver) que algo más estaba pasando a su alrededor, que todo estaba cambiando.

Aunque la gente sigue buscando información a través de los buscadores, aunque sigue comprando fundamentalmente en las páginas web, los usuarios han cambiado sus hábitos y han consolidado una nueva forma de interactuar en Internet: las redes sociales. Crean, consumen, coparten, opinan, piden consejo, recomiendan… Ese es el nuevo Page Rank: ya no vale un simple enlace desde un sitio muy enlazado y relacionado con nuestra temática, sino que éste enlace debe ir acompañado de un engagement, de un sentimiento positivo por parte del emisor hacia nuestro contenido.

El nuevo Page Rank mira también los +1, los “me gusta”, los RT, los favoritos y todo tipo de “share this” que nos encontremos por la web. El que no quiera verlo, que no mire, pero algo ha cambiado: hemos pasado del si te enlazan es porque eres bueno, al si te comparten es porque vales. Y poco hay más exigente que un prosumidor en Internet.

La nueva vía para estar los primeros en los resultados de los buscadores responde a esta nueva realidad que a muchos ha pillado desprevenidos. No es cuestión de abandonar la técnica y dejar el title de una página manga por hombro: no. Pero el SEO ya no camina solo y ahora pasa -más que nunca- por integrar su estrategia con las redes sociales. Para ello, el objetivo es conseguir que compartan y difundan nuestro contenido. Lograr ser reconocidos en las redes sociales por el valor de nuestro conocimiento o trabajo. ¿Cómo? El plan es relativamente sencillo de describir, aunque no tan fácil de alcanzar: crear contenido de referencia para ser un autor de referencia.

Bienvenidos a la era de las marcas personales, bienvenidos a la era del contenido de autor: bienvenido SEO social.

Crear una buena marca personal tiene su miga. Hay mil formas de lograrlo, cada uno tendrá que encontrar la suya, aquella en la que se sienta más cómodo y seguro. Pero hay un consejo que no falla: ten paciencia y sé constante, la red no se teje en un día.

Aquí os dejo algunos trucos que pueden ayudar si uno decide lanzarse a probar suerte en este nuevo mundo del SEO social, veréis que es más divertido y creativo de lo que a simple vista parece:

  1. Párate y piensa. Identifica qué tienes para comunicar, cuál es el mensaje central, qué recursos tienes, qué recursos puedes conseguir fácilmente, cuáles te costará más. Márcate un planning de actuaciones y estructura tu camino hacia la meta: conseguir que unan tu nombre a un trabajo de calidad.
  2. Trabaja todos esos recursos, la información, el tono, el estilo y crea una especie de guía que te permita ser fiel a unas pautas y llegar de forma clara al público que a ti te interesa. No conviene desperdiciar balas apuntado a todo aquel que se nos pueda poner a tiro. Mejor ser selectivos, cuidadosos y escuchar para realmente poder entender a nuestra audiencia.
  3. Llega el momento de darle forma a todo eso que tenemos. Es el momento del trabajo de calidad. Sé ambicioso, inconformista, cúrratelo. La gente está pidiendo a gritos calidad aunque los grandes productores de contenidos parece que a veces no escuchan: aprovecha, dáselo tú.
  4. Paciencia. Sí, insisto. Muuuuucha paciencia. La red no solo no se teje en un día sino que tampoco se hace con un solo contenido de calidad. Has de tener una producción constante (eso no significa crear 20 cosas buenas al día, ojo). La reputación hay que trabajarla, tiene que ser fruto de un esfuerzo: las trampas no están de moda (aunque en los tiempos que corren pueda parecer lo contrario).
  5. ¡Cuidado con las malas compañías! Como en la vida real, en la virtual también sirve el dicho de dime con quién andas y te diré quién eres. En fin, poco que añadir a la sabiduría popular, solo que lo tengáis en cuenta a la hora de enlazar y dejar que os enlacen.
  6. Contenido y calidad. Indisoluble. Volvemos a poner el acento donde nunca ha debido dejar de ponerse. No todo vale, se acabó el el contenido en formato churros, ha llegado el momento de los contenidos gourmet. El valor añadido que puedas imprimir a tus escritos, vídeos o audios son lo que realmente te van a dar branding y posicionamiento. Cuida cada detalle. Más vale poco y bien que mucho y recopiado. Innova, descubre.
  7. Las fuentes. Fundamental tener una buena información de fuente (de esto los periodistas sabemos un rato, aunque también esta faceta se haya ido oxidando con los años), busca fuentes nuevas, diferentes: ha llegado el momento de perderle el miedo al teléfono. Pide una entrevista, haz un trabajo de investigación. Tu objetivo: aportar algo a la red que valga la pena.
  8. Conectividad. Ten siempre presente que, ahora, la interacción con los usuarios es necesaria para tener un buen posicionamiento, que el contenido que los usuarios comparten de nosotros nos ayuda a tener una mejor posición, más solida y fundamentada. Por eso, al trabajar debemos pensar en que ese contenido debe lograr un +1 o un me gusta.
  9. Conversación. Difunde, conversa, comparte con otros y lo de otros: no vale con quedarse de brazos cruzados esperando a que sean os demás los que nos descubran y nos viralicen. Ahora nuestro trabajo tendrá que ser cada vez más social, abrir nuevos canales o utilizar mejor los que ya tenemos. La mejor forma de optimizar un canal social es que cada acción esté siempre encaminada a aportar algo a la comunidad en la que la realizamos. Ya sea divertir, entretener, informar, jugar, lo que sea.
  10. Todo esto te dará lo que realmente buscas: una red de prescriptores que, poco a poco, irá creciendo y te hará la vida más fácil. Ya no tendrás que venderte, tu trabajo se venderá solo, lo venderán ellos. Porque creen en ti, porque das algo que les aporta que les gusta, porque les dedicas tiempo. Y eso, hoy por hoy, no abunda 😉

¿Qué os parece? ¿Os animáis a probar?

5 comentarios

Archivado bajo SEO

SEO para Youtube: Haz que te vean

Por Eva Diz
Haz que te vean. Sí, además de conseguir que te lean, en los tiempos que corren, es necesario que también nos vean. Por eso el SEO para Youtube cobra cada vez más importancia: Las empresas y profesionales han descubierto el poder del vídeo en el marketing empresarial y personal y estar en Youtube ya no es una opción, es casi obligado.Es la base del marketing viral.

No obstante, como con todo, no vale con registrarse y abrir un canal en Youtube. Antes de todo eso conviene pararse y pensar para qué queremos ese canal (objetivos) y cómo queremos conseguirlos (estrategia). Sigamos aplicando la práctica sobre nuestro caso: Periodista busca labrarse una buena reputación online, convertirse en experto de lo suyo y lograr así nuevas y mejores oportunidades de trabajo. No, no es una utopía aunque lo parezca (con la que está cayendo es fácil caer en el desánimo, pero ¡¡no!! No hay que dejarse llevar por el pesimismo imperante, no vale la pena). Y vale para todas las profesiones, con leves adapaciones 😉

Grabar un vídeo básico, tipo tutorial, es relativamente sencillo (lo puedes hacer directamente con el ordenador si tiene cámara incorporada -como es el caso de los Macbooks-), la edición tampoco exige demasiados conocimientos de vídeo y basta con trastear un poco para hacer una presentación bastante acertada. Es importante, eso sí, tener cuidado con la luz y el sonido porque cualquier anomalía en estos dos elementos puede estropear el vídeo.

Una vez más, en el caso de los vídeotutoriales, el contenido es el rey y la forma una herramienta más para llegar a nuestra audiencia. Si sabes contar algo realmente interesante o relevante para tu público, tendrás éxito. Y para impulsar, facilitar y acelerar ese éxito nada mejor que un poco de SEO para Youtube.

¿Por qué Youtube?

Es cierto que existen otras plataformas muy buenas para la difusión de vídeos online (Vimeo, Daily Motion, Youzee, Flumotion…), pero Youtube cuenta con el mayor tráfico: Es la tercera web que más visitas tiene, solo por detrás de Google y Facebook. Además, cada día hay más gente que lo utiliza como buscador de información, ya que prefieren que alguien les cuente las cosas con un vídeo que leerse un texto. Tú, que eres del club de los periodistas anfibios, evidentemente has de tener ciertas nociones de grabación  y edición de vídeo que gracias a esta plataforma podrás lucir e incrementar así tu valor y reputación en el mercado.

Youtube será pues la plataforma más viral, por tanto abriremos aquí nuestro canal. Para sacarle el máximo partido y conseguir nuestro objetivo de branding personal, tenemos que optimizar al máximo este espacio visual:

– El título del canal ha de ser nuestro nombre y apellido (los dos si es un apellido muy frecuente)

– La imagen del canal tiene que ser coherente con el resto de la imagen online que ofrecemos (blog, Facebook, Twitter, LinkedIn…)

– Hay que incluir siempre la URL de nuestra web o blog

– Ofrecer una buena descripción del contenido que vamos a ofrecer en el canal usando para ello las palabras clave que nos identifican (periodismo online, periodista multimedia, periodismo audiovisual…) de forma natural en un breve texto.

– Inlcuir enlaces al resto de redes sociales que tenemos con nuestro perfil profesional.

– Ofrecer una descripción sobre nosotros mismos, de nuevo jugando con las keywords por las que nos gustaría que nos encontrasen.

Y cuando tenemos todo esto hecho, subimos nuestro primer vídeo. Por ejemplo, un vídeo sobre cómo redactar para web:

Titulo y descripción con Keywords: Hay que trabajar bien el SEO en estas dos partes, incluir las palabras clave que nos interesan., en este caso, “redacción web” (si son muy competidas, ir a por búsquedas más específicas “redacción web herramientas trucos”)

URL de web o blog al principio de la descripción (¡ojo! con el http delante para que funcione)

Tags: Las etiquetas son menos importantes que el título y la descripción pero conviene ponerlas y que sean acertadas para el contenido del vídeo. Ser muy descriptivos. Importante incluir términos de geolocalización (dónde se grabó el vídeo) y nombres propios (gente que salga en el vídeo, en persona o como mención durante la grabación)

La última fase, después de subir el vídeo optimizado a nuestro canal, es la misma que con los posts del blog una vez escritos: Difundirlos por nuestras redes, las de los amigos, familiares, colegas de profesión, blogs de otros profesionales del sector… Cuántas más visualizaciones, comentarios y me gustas tenga un vídeo, más alto aparecerá en los resultados de Youtube. Del mismo modo, cuántos más vídeos subas de forma regular, más visibilidad le dará Youtube a tus vídeos.

Así que ya sabes: Luces, cámara y ¡acción! 😉

2 comentarios

Archivado bajo SEO, Vídeo marketing

El SEO social, según Google Panda

Por Eva Diz
El SEO social es la nueva forma de hacer SEO. Es la vida online después de Google Panda. La nueva piedra angular para ser visto y leído en Internet. Y algo más: La mejor forma de labrarte una buena reputación en la red. La llegada de Google Panda ha sido una puñeta para muchos sitios web y para muchos SEO, pero también será la luz al final del túnel para muchos de los que nos dedicamos al ingrato mundo del periodismo y demás profesionales de la información. Como os comentaba en los dos post anteriores (SEO para periodistas I y SEO para periodistas II) ahora es nuestro momento.

La profesión de SEO, como señala Mari-Carmen Marcos -una de mis profesoras del máster en buscadores de la Pompeu-, es muy joven, al igual que es joven la web 2.0, que ahora nos suena ya casi a pasado. En sus escasos años de vida, no ha parado de sufrir constantes cambios. La mayoría de ellos fruto de las malas prácticas (BlackHat SEO) a las que nuestra naturaleza humana siempre acaba por tender: Google hace la ley y algunos SEO hacen la trampa. De modo que, Google continúa poniendo cada vez reglas más estrictas, para evitar que los listos de turno se aprovechen de cualquier rendija para colar en los resultados una web que no se parece en nada a lo que estabas buscando.

Panda es la última ley de Google y es una ley difícilmente corruptible: Es la ley de la calidad, la exclusividad, la relevancia, la confianza y la credibilidad del contenido. De nada vale que tengas tu web perfectamente optimizada, con tu código correcto, tus meta etiquetas medidas al dedillo, tus keywords colocadas cuanto más arriba y a la izquierda mejor… si tus textos no son originales, interesantes, útiles y susceptibles de ser compartidos en redes sociales por tus visitas.

Se acabaron los post de 300 palabras a 0,70 céntimos que demandan todavía algunos seres y empresas patéticas por la red. #GratisnotrabajoGracias Google: Panda solo considerará a aquellos sitios que ofrezcan contenidos de calidad, temas completos, tratados en profundidad, con una media entre 500 y 600 palabras por página, con una buena construcción gramatical y una excelente ortografía (¡por fin acabaremos con ese dolor que produce abrir una página sin comas ni acentos!). Ah, y actualizados con frecuencia y sin descuidar el diseño: Moderno, actualizado, cómodo…

Se acabó copiar el contenido de otros y llevarse el mérito. Se acabó hacer un post de tres líneas y plantar un vídeo sin más. Punto y final a las páginas llenas de anuncios en las que tienes que sortear media web para encontrar lo que buscabas. Adiós a los remakes de los temas propios, ciao a los textos pensados solo para SEO. Bienvenidos a la era del contenido, donde el usuario es el rey. Cuidadlo, mimadlo, escuchadlo y dadle lo que busca. Google, dixit.

Parece fácil, pero no lo es. No todo el mundo está preparado para dar la talla que ha marcado Panda. Ahora habrá que invertir en buenos profesionales capaces de generar buenos textos, capaces de desarrollar completas estrategias de contenidos. Y los periodistas, en eso (menos es nada), tenemos un poco de ventaja. Habrá que aprovecharla.

 

23 comentarios

Archivado bajo SEO