Periodistas, crisis y la larga agonía de la libertad de expresión

Vais a permitirme entrar en vuestra pantalla así, de pronto, para pediros que me acompañéis en una reflexión. Sé que no me he pasado mucho por aquí últimamente, sé que he incumplido una promesa tras otra como un político cualquiera. Lo sé. Pero estos días las malas aguas del periodismo me han revuelto el estómago. Y no me ha quedado otra que venir aquí a escupir un poco de rabia. Leedme desde el cariño, que nadie se me ofenda, por favor.

Si fuera poeta, hoy escribiría una elegía. Porque estamos casi muertos, porque vamos a morir todos. Sí, así, sin paños calientes. En las últimas semanas, sin tener demasiado tiempo para pararme y leer -como viene ser, por desgracia, habitual en mí desde hace ya una larga temporada- he visto titulares, me he encontrado amigos, he recibido llamadas y lamentos sobre todo lo que se le viene encima al periodismo. Nada que me sorprenda ya. El anuncio de la muerte de la profesión lleva demasiado pesando sobre nuestras cabezas. Personalmente, todo esto, ya solo me produce hartazgo y una profunda desilusión.

Una profesión como el periodismo no muere a menos que muera la ciudadanía (aunque hemos de reconocer que ya estamos un poco zombies…), que muera su interés por saber, por entender, por participar en lo que se supone su gobierno. El gobierno del pueblo y tal. Todo eso que nos vendieron. Lo típico. Al periodismo se le mata, se le amordaza, se le humilla y se le corrompe. Y ahí están muchos picando piedra. Tantos como para empezar a hacer daño de verdad.

EREs y silencios

Pongamos contexto para el que ande despistado. Unidad Editorial prepara un nuevo ERE que sumará a los 900 despidos que suma desde que empezó la crisis y que se añaden a la infinita lista de todos los periodistas que han acabado en la calle desde que ¡plop! la burbuja de esa vida de lujos y bienestar que tanto se prometía España estalló para siempre. Sí, adiós y hasta nunca. Una pena que tantos compañeros se queden sin trabajo, sin salario, que tengan que buscarse la vida una y otra vez desperdiciando su talento haciendo lo que cada uno buenamente puede para pagar el alquiler… Una injusticia sabiendo lo que cobran quiénes mueven los hilos. Una barbaridad si uno piensa en lo que queda en las redacciones de esos medios con los que algunos hemos crecido, en los -unos débiles y otros podridos- mimbres con los que se prepara la información.

Pero, precisamente, los peores moratones que luce la profesión de periodista no es el problema de los despidos, la crisis de los medios como negocio rentable (nunca se supuso que tuvieran que serlo…). El auténtico drama es otro. Más profundo, más cancerígeno que todo eso, más mortal. Y aquí es cuando de la desilusión paso directamente a la desesperanza, al grito, a cagarme en todo lo que estamos dejando que suceda. Todos. La sociedad al completo. Porque esta guerra de la que hablo no acabará solo con unas cuantas bajas en las filas de una redacción: esta mierda va a acabar con uno de los pilares básicos que debe tener esa democracia sana de la que siempre hemos querido presumir y que siempre ha sido -ahora lo vemos claro de verdad- una mera alucinación, como el que cree haber encontrado un oasis en pleno desierto. Yo la primera.

Sí, me he levantado filosófica y con el humor tocado. Pero es lo que hay. La realidad se lo merece. Que los medios y los grupos que manejan el cotarro informativo en este país decidan que quieren irse a la mierda y cargarse la libertad de expresión y el derecho a la información veraz que tiene el ciudadano es, como mínimo, para salir a la calle y colapsar el país. Ya no disimulan (lo de Cebrián es un ejemplo perfecto de que todo se va al carajo o, más bien, que todo se ha ido al carajo ya). Les da igual, hacen, deshacen, nos mienten abiertamente, nos manipulan… Y nos dejamos manipular.

Que nadie tire la piedra y esconda la cabeza porque, además de ser una bajeza, es de cobardes. Y el periodismo nunca ha sido una profesión de cobardes. Aunque gente ha habido siempre para todos los gustos. Por suerte -y ahora rompo una lanza por el optimismo-, hay muchos valientes aún sueltos. Y algunos saben hacer ruido. Este post es para ellos.

Los buenos

Gracias por gritar por los que no lo hacemos. Gracias porque no nos lo merecemos, pero es necesario. Sin vosotros, los que quedáis aguantando el tipo, ya todo estaría perdido. No importa si no estáis ya en un medio de comunicación de toda la vida, no importa si solo gritáis desde vuestro propio blog, desde el twitter, desde los balcones o desde una rueda de prensa, preguntando lo que hay que preguntar y se supone que no debéis ni pronunciar. Lo importante es que seguís gritando.

Porque al tiempo que Cebrián y tantos como él intentan tapar bocas y poner puertas al campo, el campo crece, se extiende y, a veces, hasta da frutos. Los papeles de Panamá son un ejemplo, pero estoy segura de que vendrán más. De que se ha abierto una puerta a la esperanza en medio de la desilusión. Yo me he ilusionado. Mucho. Y desde el lado oscuro del marketing al que ahora me dedico, me río a carcajadas de todos a los que les habéis destapado las vergüenzas, orgullosa de vuestro trabajo. Envidiosa perdida de no estar ahí, haciendo lo que toca.

Por eso escribo esto. Porque me ardía por dentro la voz y me quemaba la boca del estómago. Porque si esto es lo mínimo que puedo hacer, gritar desde este ridículo confín de un blog cualquiera, quiero hacerlo. Quiero decir que somos muchos los que os admiramos, los que os apoyamos y los que todavía creemos en esta profesión cuya tumba cavamos un poco más cada día. Que yo, por mi parte, dejaré de cavar y empezaré a levantar peldaños en la medida en que pueda. Que si hay que morir, se muere bailando. Gracias. De corazón.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo

SEO 2016: el marcado de datos de Google o Data Highlighter

El SEO en 2016 viene cargado de exigencias y de pequeños detalles que dejan bastante claro que las cosas no pueden ser tan sencillas cuando hay tanto en juego: generación de enlaces de máxima calidad, optimización de contenido sin caer en el exceso, creación de contenido de utilidad y viralizable y el marcado de datos, algo que hoy veremos con más detalle pues es una cuestión muy sencilla de aplicar que puede traer muy buenos resultados a una web online, tanto en el aspecto del posicionamiento de la misma en buscadores como en el nivel de clics que esa posición puede aportar.

Pero, ojo, si se mira atrás, se puede afirmar sin exageración alguna que en este 2016 hacer SEO es bastante más complejo que hace un par de años. La competición por estar en los primeros puestos de resultados del buscador es más dura que nunca y ahora, hasta el menos enterado, acude al colega friki de Internet que todos tenemos o directamente a una agencia de marketing online para poner sobre la mesa que su deseo de año nuevo es estar ahí, el primero, el más y el mejor.

Yo insisto -porque la perseverancia es una virtud en estos casos- en que no se le debe prometer a nadie el primer puesto en Google, como no es conveniente que andemos prometiendo amor eterno en los tiempos que corren, porque luego pasa lo que pasa y la frustración y la decepción son siempre un drama. Y un cliente quemado es peor que un ex despechado: llega con la desconfianza en los ojos después de haber tenido su mal trago, cree que el SEO es humo… Pero insiste (y sabe) que posiblemente esa sea la única solución para su negocio. A ésos, cuidado, es harto difícil contentarlo: nada es suficiente, salvo el resultado perfecto. Y la perfección… ya se sabe: no existe.

Afrontar, pues, un año de trabajo para lograr un buen posicionamiento en Internet que nos brinde resultados medibles requiere paciencia, esfuerzo, trabajo a saco y mucha, pero que mucha mano izquierda. Estar al día con las últimas novedades exige lecturas constantes, investigación y prueba – error. Algo a lo que no siempre un cliente está dispuesto, por lo que te recomiendo que siempre tengas una web de recurso (aunque sea propia y no la uses para mucho más) para poder hacer tus experimentos con calma y sin presión. Lo que funcione, toca aplicarlo al cliente. Eso sí, es necesario que contemples que hay un margen de error diferencial que nunca se puede controlar del todo.

Para este 2016, una de las cuestiones que deberás empezar a manejar, si no lo haces ya, es el marcado de datos de Google o Data Highlighter: una opción que el propio Google ofrece para determinado tipo de negocios online que permite mostrar directamente en los resultados de búsqueda información interesante y útil acerca de lo que se ofrece en la web, creando accesos directos y más visuales a cuestiones que, de por sí, pueden llevar a incrementar el CTR (ratio de clics en el resultado) y la propia conversión (ya sean leads o ventas directas).

marcado de datos google

Hablamos de un resultado con marcado de datos cuando en ese resultado que se muestra en Google de tu web, además de aparecer el clásico título en azul, la url en verde y la breve descripción en gris, se ven estrellas de valoración, tarifas o precios, horario y fecha de un evento… Brindar al usuario esta información de entrada, en su primera visión de nuestra web, es un valor añadido que, habitualmente, suelen agradecer y, por tanto, las posibilidades de que hagan clic en nuestro resultado y no en otro aumentan notablemente. Además, el buscador suele ofrecer primero esas web que dan lo que se llaman datos estructurados al usuario.

Implementarlo es sencillo y el propio Google nos da la herramienta a través de la plataforma para desarrolladores que todo webmaster debe tener correctamente activada y conectada con su web. En estos casos, si ahora mismo te estás preguntando si tu web tiene eso, es que probablemente no o, simplemente, lo tienes pero el programador de tu web jamás te lo ha comentado y, por tanto, estás desperdiciando una grandísima oportunidad, no solo de aplicar el marcado de datos sino de ver información sobre el funcionamiento de tu web y el funcionamiento de sus visitantes en ella que no te aporta Google Analytics. Habla con él y pídele acceso. YA.

Desde Google Webmaster Tools, que así se llama la citada plataforma para desarrolladores, podrás ver tipo de consultas, errores de rastreo, tiempo de rastreo, problemas en el html, controlar tu archivo robots, enviar y actualizar el sitemap de tu web… Mil cosas. Me apunto redactar un artículo sobre esto en detalle para la próxima vez porque hoy me gustaría centrarme en el apartado de Marcado de Datos, tal y como comentamos, ya que esto de por sí ya tiene su miga. Y, por supuesto, sus ventajas.

El propio Google lo explica en su blog:

Si Google entiende el contenido de tu sitio web de una manera estructurada, podemos presentar ese contenido con más precisión y de forma más atractiva a los usuarios de Google. Por ejemplo, nuestros algoritmos pueden mejorar los resultados de búsqueda con “fragmentos enriquecidos” si entendemos que la página es una ficha de producto estructurada, un evento, una receta, una reseña o cualquier otro elemento similar.

No es nada nuevo de este año -la posibilidad de trabajar con Data highlighter lleva activada desde finales de 2012-, pero es ahora cuando sí o sí empieza a hacerse prácticamente imprescindible: si eres de los que llevan tiempo aplicándolo ya, enhorabuena pues ya se sabe que en Internet llegar primero a algo tiene sus ventajas (muchas), si no, toca ponerse las pilas porque muchos otros se las han puesto y han escalado posiciones, ganado tráfico de calidad y valor a los ojos de los usuarios.

data highlighter

El marcador de datos de Google permite hacer cambios interesantes en tu web sin necesidad de tener que manejar directamente el código HTML de la misma: basta con que accedas al apartado indicado como “Asistente para el marcador de datos” del menú izquierdo y trabajes desde ahí directamente. ¿Tan fácil? Sí, hay que pensar que a Google lo que le interesa (me repito, sí, nunca me cansaré) es ofrecer el mejor servicio a sus usuarios que son los que realizan la búsqueda en el buscador. Nuestra web solo es un resultado más, un elemento dentro del tablero de juego de Google, una pieza que él muestra y que necesita para hacer mejor su trabajo como buscador. Es egoísta, claro, Google mira por su negocio como tú miras por el tuyo y resulta que mirar por su negocio implica asegurarse de que tú lo haces lo mejor posible acorde con sus normas. Hala, venga, a pasar por el aro one more time. Pero funciona, ¿no? Pues o lo tomas o lo dejas.

Y todos lo tomamos. Así, cuando nació el marcador de datos apenas se trabajaba con un dato estructurado que eran los eventos de un sitio web. Hoy en día se pueden subrayar o estructurar muchísimas más cuestiones: productos, películas, series y sus episodios, restaurantes, artículos y aplicaciones. A ellos, recientemente, Google ha añadido alguno más, todos en la misma línea.

La fórmula para estructurar los datos de tu web es tan, pero tan simple que hasta podría ahorrarme este artículo y animarte a que pruebes directamente a descubrirlo por ti mismo en Webmaster Tools que, además, es como mejor se aprenden las cosas: probando, tropezando y volviéndolo a intentar. Pero, bueno, para que luego no se diga que una es una vaga (que una tiene de todo ya), dejo aquí un breve resumen con los pasos:

tipos marcado datos google

Al entrar en el apartado de marcado de datos, tú ya debes tener claro aquellas páginas de tu web en las que lo quieres implementar, bien porque sean páginas de conversión, bien porque ofrecen el producto que más te interesa o el artículo que consideras más representativo de tu web. Esto es: ten preparada la url de esa página. La colocas en la caja que Google te ofrece y eliges una de las opciones que te brinda a continuación. Has de elegir la que más se ajuste a tu contenido. Te ofrecerá “marcar esta página y páginas similares” o “marcar solo esta página” y esto es la gran ventaja sobre todo si tienes un e-commerce porque te permitirá que, añadiendo una sola url, el marcado se aplique directamente a todas las que son de su misma categoría de página (por ejemplo, a todas tus entradas de blog, a todos tus productos, a todos tus proyectos, a todos tus eventos…). Si no te interesa porque solo hay una página dentro de tu web que quieras subrayar, usa la opción b y listo. Así lo explican desde el buscador:

El proceso de etiquetado tarda unos 5 minutos para una sola página, o aproximadamente 15 minutos para un patrón de páginas con formato coherente. Al final del proceso podrás verificar si Google ha entendido los datos estructurados y, en caso de ser correctos, “publicarlos” en Google. A continuación, cuando el sitio se vuelva a rastrear pasado cierto tiempo, ya será apto para mostrar información mejorada como precios, reseñas y valoraciones en los resultados de búsqueda de Google.

El asistente de marcado de datos es relativamente reciente y Google lo ha creado para facilitar incluso más el trabajo con este tipo de información más detallada que se da sobre cada página de la web. Si bien como dije hace unas líneas, esta herramienta es para dummies, el hecho de que haya la posibilidad de poder hacerlo sin tocar HTML no significa que, si lo haces a través del código de la página no sea mucho mejor. Digamos que solo es un atajo, ideal para negocios pequeños y con poco nivel de conversiones online.
Si quieres hacerlo como toca, lo mejor es ejecutar el marcado de datos implementándolo directamente sobre cada una de las páginas de tu web a través del código fuente. De hecho, ya el propio asistente te da un pedacito de código con el que puedes trabajar. La ventaja añadida a este, llamémosle, sobresfuerzo es que hay un abanico más amplio de tipos de datos que se pueden estructurar por esta vía. Algo que trataremos en próximos episodios. Prometido.
Mientras tanto, a pintar y colorear. Buenos días y buena suerte :)

Deja un comentario

Archivado bajo SEO

Las claves del SEO en 2016: estudio de keywords

Año nuevo, propósitos que retomas. Y yo aquí, trato de volver, con la premisa de poder sacar al menos un rato cada semana para alimentar a este niño tonto que tengo tan abandonado. La ausencia tiene su explicación: el trabajo en la agencia se nos ha ido de las manos y no hemos parado ni un minuto en los últimos meses de 2015. Además, parte del esfuerzo de análisis SEO lo he derivado al blog de la web de ZinKfo, donde el que quiera seguir castigándose puede leer algunas de las últimas entradas sobre posicionamiento directamente allí. Alimentar dos bocas, ya se sabe, es harto difícil en los tiempos que corren, por eso vuelvo pero con la humildad por bandera: prometo intentarlo y escribir todo lo que pueda… Pero sin volvernos locos😉

Para empezar, toca hacer un pequeño análisis sobre lo que nos vamos a encontrar en el panorama de los buscadores y el posicionamiento durante este 2016. Hay cambios, porque Google cambia siempre y los usuarios aún más, pero hay cuestiones que se mantienen o que solo varían un poquito. Es el caso de las palabras clave, en las que voy a centrar la atención del post de hoy. Si estás pensando en abrirte una web este 2016 o quieres relanzar la que ya tienes, lee y toma notas porque seguro que alguna idea sacas de todo esto. O esa, al menos, es mi intención.

El análisis de palabras clave

En cuanto al Keywords Research (estudio de palabras clave para el posicionamiento de una web) los cambios han sido apenas notables en los últimos años. Salvo la caída en importancia de algunos elementos como la meta etiqueta keywords, que ha ido perdiendo valor para el buscador en las últimas décadas, el primer paso del sistema para poder definir una estrategia SEO básica para un sitio web se mantiene casi intacto. Cuando te enfrentas a la idea de posicionar tu web has de buscar aquellos términos de búsqueda más interesantes por los que un usuario podría acabar aterrizando en tus páginas a través del buscador.

seo 2016 panda

Un término de búsqueda interesante, a estas alturas de la partida, no es ya el que más tráfico puede ofrecer sino aquel que te puede dar un tráfico más consistente, de más calidad y menos lastrado por tus competidores. Las palabras clave más disputadas son importantes, claro: las mejores terrazas suelen ser aquellas en las que hay cola para sentarse. Pero, cuidado, como en la vida misma, eso no quiere decir que otras terrazas donde hay menos gente no sean también buenas o incluso mejores para ti, ya que te pueden aportar valores que en las más concurridas no tienen o simplemente no puedes aspirar (bien porque no dispones del tiempo suficiente que te exige de espera el conseguir una mesa, bien porque no tienes el dinero necesario para poder pagar lo que cuesta tomarse algo en esa terraza de moda).

Esto nos lleva a que si has de replantearte en 2016 tu estrategia de posicionamiento y tienes que desarrollar un estudio de keywords, deberás ser humilde, modesto y muy realista. Las herramientas para abordar un análisis de palabras clave para tu web a día de hoy apenas han cambiado con respecto a las de años anteriores:

A ellas debes añadir los informes internos de Analytics y Webmaster Tools (hablamos, claro, de que tu web ya está online y tienes reportes en este sentido acerca de cómo el tráfico llega y se mueve por tus páginas), de los cuáles se pueden extraer datos muy interesantes sobre las palabras clave para las que ya tenemos visibilidad y palabras nuevas con las que ni siquiera contábamos. Analizando estos términos de búsqueda, si ves que son lo suficientemente interesantes para los objetivos de tu web, lo ideal es que éstos sirvan de base para poder preparar nuevos contenidos y así reforzar la visibilidad y el posicionamiento que ya tenemos.

El estudio de tu competencia debe ser algo siempre periódico, especialmente en lo que se refiere a las palabras clave por las que están apostando para posicionarse en aquellas secciones, servicios y productos que coinciden con los tuyos. Un cambio en sus estrategias va a perjudicarte directamente casi con toda probabilidad, así que conviene no perderlos de vista. Esto no significa dedicarnos a apostar por aquellas palabras clave que elija la competencia: primero porque ellos también se pueden equivocar y esas keywords pueden no ser las mejores, segundo porque cada web es diferente (o debería serlo) y tercero porque estaríamos siempre yendo por detrás y, en Internet, como en otros muchos aspectos de la vida, hay que saber tomar la iniciativa.

seo 2016 claves

Si ejecutas estos pasos con sentido, acabarás viendo que, en 2016, el estudio de keywords te llevará a nichos de tráfico interesante que siempre están escondidos tras lo que denominamos long tail keywords (palabras clave que el usuario introduce en la caja de búsqueda del buscador y que suelen tener 3 o más términos). El lenguaje de las búsquedas es cada vez más equiparable al lenguaje natural de las personas y los usuarios son cada vez más expertos en el uso de Internet, de modo que exigen al buscador cosas mucho más concretas, con peticiones mucho más elaboradas. Para poder optar a ellas, nada mejor que apoyar esas palabras clave en un buen contenido desarrollado dentro de tu web.

En este punto, inevitablemente y como suele sucedernos, entramos ya en ese terreno en el que el estudio de keywords se mezcla directamente con la estrategia de generación de contenido para la web. Esta comunión es mucho más fuerte si cabe a partir de ahora: en 2016 la búsqueda de keywords no se centra tanto en encontrar buenas palabras clave como en encontrar temáticas relacionadas con esas palabras clave sobre las que luego estructurar contenido en tu web. Así lo señala Jayson DeMers en su análisis sobre SEO 2016 publicado en la revista Forbes:

When performing keyword research, focus on finding relevant topics and themes to structure your content around. Instead of going through the process in order to choose one or two words or phrases to write about, use your findings to learn more about your audience and their needs and interests.

Los cambios están ahí y son más que patentes. Uno de los más claros es que el propio Google ha incorporado Panda de forma definitiva a la estructura básica de su algoritmo para calcular dónde posicionar una página, el núcleo duro, lo que analiza cada web y determina si el buscador la ofrece o no en los primeros resultados tras una búsqueda concreta relacionada. Esto nos dice que el contenido es más que nunca el elemento clave para posicionar una web. Panda nació y creció como el vigilante de la calidad de las páginas, marcaba las web que tenían un contenido pobre y las consideraba spam, bajándolas en los rankings de forma drástica (para muchos negocios online supuso su fin). Hoy, esa cruzada antispam está más en vigor que nunca. Google lo ha dejado claro: no es una cuestión de cantidad sino de calidad. Y ahí solo vale el trabajo y el esfuerzo, no hay pociones ni fórmulas mágicas.

Our advice for publishers continues to be to focus on delivering the best possible user experience on your websites and not to focus too much on what they think are Google’s current ranking algorithms or signals.

La cita anterior es, precisamente, del equipo de Google: la experiencia de usuario es el objetivo fundamental que se debe tener en la mente cuando se pone en marcha una web. ¿Cómo mejorarla? Hay muchos factores que influyen: diseño, velocidad de carga de la web, contenido interesante y útil, navegación lógica, pasarelas de compra cómodas y seguras… Todo aporta su granito de arena en este nuevo escenario SEO de 2016. Pero el contenido sigue siendo el rey.

En este sentido, no se puede perder de vista la necesidad de entender cómo y qué busca el usuario relacionado con nuestro negocio, ya sea éste un blog de marca personal, la página web de una institución pública, una empresa nacional o la tienda del barrio. El estudio de keywords es fundamental para ello: no se trata ya de ver qué palabras/términos tengo que repetir en mis textos, se trata de ver necesidades que podemos cubrir.

Así que, en resumen, lo que propongo es que paremos y reflexiones un poco sobre lo que estamos haciendo cada uno en Internet, por qué lo hacemos, si funciona o no y por qué sucede. Para próximos días me reservo el resto de las piezas del puzzle SEO que parece que va a imperar en este año nuevo. Pero sin esta introducción, sin este primer paso, no podremos hacer nada. De modo que nada de excusas, a aprovechar el frío, el sofá y la manta para pensar. Queda mucho por hacer y nos sobran las oportunidades. Solo hay que saber verlas :)

Deja un comentario

Archivado bajo SEO

Cómo utilizar Google Plus para tu SEO Off Page

¿Cómo utilizar Google Plus para el SEO Off Page? Sí: vuelvo a la carga con Google My Business. Y, sí, me pongo pesadita con el tema porque, de verdad, gestionar adecuadamente nuestra identidad en este gigante de las búsquedas es vital para cualquier negocio en Internet o para cualquiera que busque promocionarse a través de la red. No hay vuelta de hoja. Esto es así porque Google lo quiere así y, en su casa, ellos imponen las normas. Asumámoslo.

Soy consciente de que estarás pensando que este recurso tiene poco o ningún sentido, ya que la red que centraliza todo el cotarro (Google Plus) es un auténtico desierto comparado con la comunidad de usuarios activos que pueda tener Facebook, Twitter, Pinterest o Instagram. Pero necesito que dejes la mente en blanco y me des un voto de confianza: prometo no defraudar.

Google Plus

Como ya comentaba en el anterior post dedicado al uso de Google My Business para mejorar el SEO Local de un sitio web, los señores de Google han invertido -y siguen invirtiendo- mucho tiempo y esfuerzo en este conglomerado de recursos que ofrecen de forma totalmente gratuita al usuario. Es cierto que en los últimos días hemos asistido a algunos cambios y importantes y decisiones sorprendentes que hacen plantearse qué tienen estos chicos en la cabecita de cara al futuro de las búsquedas en Internet (hablo de la desvinculación de Youtube y Google Plus, que fue una de las acciones -en su día- más radicales de la compañía y que causó bastante disgusto entre usuarios pues te obligaba a tener una cuenta en Google Plus con la que poder comentar en la red de vídeos), pero la compañía ha asegurado que estos pasos sólo están enfocados a mejorar la experiencia de usuario y responde a peticiones masivas de los mismos no a un cambio de estrategia que pueda suponer el fin de la red social.

Asumiendo que Google Plus está aquí para quedarse o, simplemente, que, hoy por hoy, existe y por qué no vamos a sacarle partido, es importante conocer la red a fondo para usarla con tiento y aprovecharla para lo que realmente interesa que -demostrado queda- no es para charlar con los amigos ni compartir información interesante y urgente, como sucede en Twitter, por ejemplo. Google Plus es para estar, compartir… y recolectar enlaces.

Beneficios SEO demostrables

El beneficio de apostar por Google Plus no es otro que el de tener más presencia visual en distintos formatos dentro de la experiencia de búsqueda normal de Google, ya que, además de contribuir a mejorar el posicionamiento general de una web (home y páginas interiores), permite visualizar las últimas actualizaciones hechas en la red social, aumenta el espacio que ocupa lo que antes era Places o Local -relegando a los anuncios de la competencia en la columna derecha al temido scroll-, se gana prioridad de presencia para los resultados de los usuarios que usan Google con su cuenta de gmail (que son unos cuantos) y se entra de lleno en la búsqueda por hashtag.

seo google plus

Pero todo esto no se consigue solo teniendo abierto un perfil o una página de Google Plus, hay que currárselo, queridos. Y con ello me refiero a dedicarle tiempo a caminar en el desierto, quitarse de encima el sopor que ello implica y hacer el pino puente para conseguir un +1. Las actualizaciones que hagamos en Google Plus, así como toda la información que incluyamos en el perfil de usuario o de la página de negocio, deben estar meditadas y formar parte de una estrategia clara, con unos objetivos bien definidos. Si lo planteáis así, os garantizo que funciona. Comprobadísimo lo tengo, oigan.

Trucos para publicar en Google Plus

Si a estas alturas sigues aquí, es que te he convencido. Y, claro, te estarás preguntando lo típico: ¿cuáles son los trucos para publicar en Google Plus y lograr los mejores efectos? Respuesta a la gallega: depende. Como en todo, cada maestrillo tiene su librillo. Y yo, por supuesto, he venido a hablar del mío. Esto no quiere decir que haya mil y una formas válidas y efectivas de enfrentarse a Google Plus y ganar la guerra. Pero, bueno, ésta es la mía, la que conozco, la que aplico y la que mido en resultados.

Lo primero, antes de meternos de lleno con actualizaciones, debes comprobar que tu perfil o el de tu página de negocio está todo lo completo que se puede: nombre, datos de contacto, enlaces a la web, blog, otras redes… También fotos, el texto breve sobre la historia del negocio (o tu biografía), lo que sea. Todo. Recuerda que para Google nuestros datos son pura golosina, la taquilla inversa, el pago por el uso de sus servicios supuestamente gratuitos. Ése es su verdadero negocio y, como el gigante es agradecido, cuánto más contribuyas, más mimo y atenciones te dará.

Al rellenar la información de tu perfil personal o el perfil de tu página de empresa/marca debes tratar de utilizar siempre palabras clave, es decir, aquellas palabras que sean susceptibles de ser utilizadas por un usuario a la hora de buscar lo que tú ofreces. Por ejemplo, si soy especialista en SEO, debería incluir esas palabras en mi redacción y no sólo esas sino algunas variantes de la misma también: experto en posicionamiento en buscadores, optimización de páginas web para buscadores, mejorar visibilidad web en buscadores, etc.

optimizar google plus

Nada es baladí en esta red y todo (absolutamente todo) lo que en ella pongas será registrado por Google que te archivará en su índice de acuerdo con esas palabras que tú escribas. Recuerda que Google no revisa todas las páginas web del mundo cada vez que alguien introduce un término de búsqueda en la caja de su buscador sino que va directamente a su índice, como si fuera un documentalista o un bibliotecario, y sobre ese índice busca, encuentra y ofrece el resultado que considere más acertado.

De ahí que sea un error catastrófico tratar de matar moscas a cañonazos como hacen muchos: no por poner millones de palabras clave vamos a aparecer más y mejor en los resultados de Google. Tenemos que centrarnos en lo que realmente ofrecemos y en cómo se busca eso que ofrecemos en Internet. Si soy experto en SEO y quiero que me encuentren como tal no debo poner desarrollador web por mucho que esa palabra se busque más: apareceré para todos aquellos usuarios que busquen un programador y, cuando vean que, realmente, yo no hago eso, la sensación de frustración y malestar que se creará será contraproducente para mi marca. A nadie le gusta abrir un resultado de Google y que no sea ni remotamente nada de lo que busca. Y a todos nos ha pasado alguna vez…

Pues bien, una vez que tenemos nuestro perfil optimizado de forma coherente, debemos atender a la parte más dinámica de la red social de Google. Toca actualizar con entradas interesantes tu muro o time line. Pero no hay que hacerlo a las bravas, sino siguiendo una estrategia definida, congruente con tus objetivos y acorde con la imagen que quieres ofrecer.

Las publicaciones en Google Plus deben ser:

  • Periódicas, si no es cada día, uno sí, uno no. Con esto no hay que vaguear. (Un truquillo que hacemos en la agencia es preparar macros mensuales, con las entradas para cada día, los diferentes enlaces que incluyen y las referencias visuales que llevarán, ordenados por días).
  • Lo más completas posible, como si fueran mini entradas de blog, nada de dos líneas siempre.Redacta a tus anchas. Quizás no te lea nadie, pero no desfallezcas: el lector más importante de todos sí te lee, Google lo ve todo…
  • Con información interesante, susceptible de ser compartida por otros usuarios. Aunque sean pocos los que se paseen por Google PLus, haberlos hailos y, a veces, hasta hacen +1s y comparten tu contenido (y eso es motivo de cañas en la oficina, ya os lo digo)
  • Multiformato: el vídeo y la foto son los que mejor resultado dan, de modo que los textos han de ir siempre acompañados de algo de imagen. Si la imagen no es tuya y la sacas de Internet, siempre con firma y fuente.
  • Usa hashtags, al menos 3 por post. Sí, el mundo hashtag también funciona en Google Plus. ¡Y cómo! Todas las búsquedas que un usuario introduzca de un hashtag en la caja de búsqueda de Google podrá ver todas las actualizaciones de Google Plus que lo lleven, así como las de Twitter. No sucede lo mismo con Facebook, ya que las sesiones son privadas en esta red y, por tanto, no es indexable por el buscador.
  • Introduce enlaces a tu web. No solo a la home, si no a todas las páginas internas, siempre que tengan sentido con lo que estás publicando: recuerda que siempre debemos llevar al usuario a la página dónde está el contenido más concreto relacionado con la búsqueda realizada, para allanarle el camino y permitirle una mejor experiencia, facilitándole encontrar lo que realmente busca dentro de nuestra web. Mucha gente tiene tendencia a compartir siempre la home porque da por hecho que luego así el usuario lo verá todo y él se gestionará lo que quiere. Error: el usuario lo que quiere, ante todo y sobre todo, es no perder el tiempo. Ojo con hacer spam, incluir enlaces no es poner 5 por actualización…
  • Mira estadísticas. Google Plus ofrece un apartado de Insights bastante completo que, además, se vincula con el Analytics de tu web ofreciendo datos realmente interesantes. Tras la integración de Google Plus, Local, Places y etcétera, también brinda información sobre las acciones llevadas a cabo por los usuarios desde la SERP (página de resultados) como son el número de veces que se ha pedido información sobre cómo llegar a tu empresa, las llamadas realizadas directamente desde el botón de llamada que ofrece Google, o cuántas veces han entrado directamente a tu web desde ese resultado de Google Plus.

Evidentemente, hay muchas, muchísimas más cuestiones a tener en cuenta. Algunas son de sobra conocidas en la comunidad SEO, otras son simplemente un misterio más de los infinitos que Google esconde. Así que, como es habitual, conviene estar atentos a sus cambios y ser versátiles y rápidos asumiéndolos.

Para próximas entregas, prepararé un pequeño artículo sobre las comunidades de Google Plus y sus círculos en el que desarrollaré un poco más la estrategia de visibilidad que se puede ejecutar trabajando el SEO en estos espacios. Ya me diréis que os parece😉

Deja un comentario

Archivado bajo SEO

SEO local o la virtud de cuidar tu presencia en Google My Business

Yo no quería… pero me han obligado. Así que, saliendo un poco del plan de contenidos marcado, aviso que voy a ponerme en modo madre para echar unos cuantos rapapolvos y airear los trapos sucios (sucísimos) que todos tenemos, en mayor o menor medida, sueltos por la red. Sí, queridos míos, toca bajar a la arena, remangarse los puños de la camisa y hablar de SEO local y de lo mal, pero que muy mal, que nos luce el plumero en Google a los que tenemos negocios pequeños, locales, sí, de esos de andar por casa (literalmente, al parecer y por desgracia).

Si eres de los que al leer el titular te has chispeado los ojos y te has preguntado que qué es eso de la presencia en Google My Business, tienes (DEBES) seguir leyendo porque te aseguro que después de pasearte por estas líneas tendrás mucho trabajo por delante y todo un carro de buenos frutos que recoger (eso sí, con la paciencia propia del que se dedica al SEO, incluso al SEO doityourself).

Google My Business

¿Qué es Google My Business?

La presencia en Google My Business es la madre del cordero del SEO local en un país como España, en el que el 90% de las búsquedas se realizan a diario (por cientos y miles) vía Google. Él, siempre él. Todo el rato él. ¿Quién si no? ¿Acaso cuando necesitas algo no vas directo a Google para chequear dónde está, cuándo es, cómo llegar, qué teléfono de contacto tiene…? Pues bien, como doy por hecho que la respuesta es sí (si buscas en Facebook, por favor, no dudes en dejar un comentario al respecto), no queda otra que entrar de lleno en el asunto: si tienes un negocio local y quieres que te encuentren, además de dejarte los duros en alquilar un local rebonito en alguna avenida importante de tu ciudad, tendrás que apuntarte a Google My Business.

Google My Business complementa el sitio web de tu empresa proporcionándole una identidad pública y presencia en Google. La información que facilites sobre tu empresa puede aparecer en la Búsqueda de Google, en Maps y en Google+.

Lo bueno (esto siempre hace feliz a un cliente) es que Google My Business es completamente gratis. Y ni siquiera es necesario que tengas página web, basta con que te inscribas en la plataforma que Google te ofrece y que en ella introduzcas todos (cuantos más mejor) los datos importantes de tu negocio: dirección postal, teléfono, fax, móvil, email, fotos de los productos y de tu local, horarios de apertura, rango de precios de tus servicios, tu web (si tienes)… Todo.

Información Google My Business

Con esa información, Google creará automáticamente un espacio personalizado para ti (bueno, para tu empresa), la ubicará en sus mapas, la señalizará debidamente y, cuando alguien haga una búsqueda del producto o servicio que tú ofreces, él la mostrará (sin necesidad de que pagues nada por ello) en sus páginas de resultados. Genial, ¿no? Pues aún hay más: no solo se muestra sino que se muestra de la forma más completa que jamás hayas imaginado: con mapa, rutas para llegar directamente desde la ubicación de cada usuario, el teléfono de contacto bien visible, las fotos de tu negocio, el horario… Y las reseñas y comentarios que otros clientes hayan querido dejar sobre tu negocio. Ahí, todo ordenado y bonito. Tanto que el porcentaje de conversión que tiene esta herramienta gratuita de Google es de los más altos que hay.

Bien, fin de la telepromoción. Pasemos a lo que realmente interesa: si es tan bueno, tan bueno, tan bueno… ¿Cómo he de usarlo? ¿Cómo creo una cuenta? ¿Cómo relleno el perfil de mi negocio?

Cómo usar Google My Business… y no liarla parda

Usarlo es tan sencillo como crear cualquier página de Facebook (y hablo de Facebook porque hasta el último primo segundo tiene cuenta en esta red social y no hay cliente que no dé la lata con el tema, aunque no le convierta ni le de ganancias jamás). Pero… La mayoría lo hacemos fatal de necesidad. Sí, reconócelo, tranquilamente, porque no eres el único. Hay mil. Y lo sé de buena tinta porque últimamente me paso más horas hablando con Google que con mi madre (y, creedme, a mi madre hablando le hacen sombra muy pocos).

Usar Google Business

Es más, aunque no sepas qué es Google My Business es posible hasta que tengas no una cuenta sino varias, que entre ellas choquen, que unas estén a medio completar, otras sin completar para nada y una completa casi del todo… porque es la que antiguamente era tu ficha de Google Places. He ahí el quid de toda la cuestión: Google My Business es simplemente un panel de control en el que Google ha unificado todas las herramientas que, gratuitamente, ofrece al usuario que tiene un negocio y desea que se visualice en su buscador. Hablo de Places, de Google Plus, Analytics y hasta de Adwords (existe una modalidad de Adwords Express de la que hablaremos largo y tendido y con la que se pueden hacer maravillas. Aquí ya sí, pagando).

Control My Business

Ahora lo tienes todo en un mismo sitio, ordenado (bueno, o esa era la idea) y con fácil acceso: basta con que introduzcas tu correo y hagas login y ya está, todo en una interfaz intuitiva y que se maneja en un par de clics. Rellena todos los campos posibles que te ofrece (incluso puedes customizar el nombre en la url, verás que te ofrece la opción una vez que tengas el perfil unos días activo y con una cifra mínima de visualizaciones) y no te equivoques porque cada cambio lleva su tiempo a la hora de que el algoritmo de Google lo vuelva a verificar e indexar.

Una vez introducida la información básica (dirección, teléfonos…) elige una categoría que represente a tu negocio o una aproximada, porque en esto los que aún tienen mucho trabajo por delante son los de Google, ya que algunas específicas no aparecen y tú no las puedes añadir. Marca tus horarios y, si no tienes, pon que estás siempre abierto. Piensa un buen eslogan que te defina y redacta brevemente en qué consiste tu negocio y por qué, entre todos los demás, es fantástico que te elijan a ti. Incluso, si lo deseas, puedes narrar un poco de la historia de tu empresa.

Detalle My Business

Luego, coges tu carpeta de fotos del local, las subes (te ofrece la posibilidad de arrastrarlas con el ratón y no tarda más de un microsegundo), puedes editarlas, segmentarlas por áreas del local (exteriores, interiores, fotos de equipo, fotos de producto…). Puedes crear, además, álbumes temáticos de eventos o de productos especiales,hacer actualizaciones diarias con ofertas o con los contenidos que desees, que luego se visualizarán en el buscador e incluso colecciones por temas para agrupar tus publicaciones, de modo que al usuario le resulte más cómodo encontrar exactamente lo que busca. Todo a tu gusto. También tienes una pestaña para tus vídeos (y es conveniente que puedas vincular alguno porque eso te conectará directamente con Youtube). La leche… Sí.

Y, aún así, la liamos

Todo muy bonito, muy facilón, muy 3.0… Pero, ¡ay! Los chicos de Google no contaban con nuestra especial destreza para crear el caos allí donde la paz reina. Y el estropicio es tremendo: conozco casos con más de 6 páginas de Google Plus diferentes, algunos que no recuerdan ni por asomo con qué email abrieron su Google Places y no pueden modificar ni un solo dato de su perfil, otros que han abierto tantos perfiles que lo de la personalidad múltiple a su lado parece una broma… Podría enumerar situaciones para una antología del disparate pero no es el caso, el caso es aprender y hacerlo bien. Y, si ya lo has hecho mal, solucionarlo. Cuanto antes.

gestión páginas my business

Si tienes a alguien de mano que controle el tema, mejor: si ya la has liado parda, Murphy está a la vuelta de un clic, esperándote. Puedes intentarlo, pero hazte a la idea de que te llevará tu tiempo y de que tendrás que pelearte largo y tendido con el asunto para enderezarlo todo. Eso sí, te garantizo que el servicio de atención al usuario que te prestan en Google My Business te dejará asombrado. En el país de los movistares, oranges y vodafones, que alguien te responda a lo que necesitas y que te solucione lo que quieres solucionar en una llamada es canela fina. Y ellos lo son. Para mí, como de la familia ya.

Para cada caso, las tareas que tendrás que hacer son distintas. Por ejemplo -y vamos a lo más común-, en su día hiciste clic en el +Tu Nombre que te ofrece Gmail en tu cuenta, se te abrió un perfil de Google Plus personal pero como a ti, lo de personal nada, tú eso lo querías para tu negocio, hala, te pusiste manos a la obra a rellenar todos los huecos con los datos de tu empresa, allí donde te dejaba (porque, claro, no estaba muy enfocado al tema empresarial…). Pero uno tropieza en la piedra y disimula y tira palante. Liándola del todo. Porque luego te diste perfecta cuenta de que aquello del perfil personal como que no para el negocio. Además, alguien te comentó que con las páginas de empresa podías ver estadísticas y hacer muchas más cosas… De modo que, sumado al personal, te hiciste una página de Google Plus para tu negocio. Bien. Ya van dos. Cada una con un nombre (porque no se puede repetir, evidentemente). La rellenaste a medias porque pensabas terminarla otro día que nunca llegó.

SERP Google My Business

La historia no termina ahí. Porque el chico que entró en recepción o administración dijo que no le importaba gestionar las redes sociales de la empresa y, por supuesto, no le diste tu email y tu contraseña ni le hiciste administrador (eso qué eh lo que eh?) sino el mail general de contacto o, incluso el suyo propio o, por qué no, uno creado ad hoc. Zas, tres paginitas bonitas. Otro nombre distinto, cada vez más alejado del real. El pobre, con toda su buena intención, hizo lo que pudo y fue actualizando algún que otro día… pero, jo, qué aburrido esto del Google Plus donde nadie dice nada, mejor me centro en Facebook (sí, vuelta a Facebook otra vez y al SEO, las risas).

Places, Maps y toda la pesca

Ah, pero mira tú que, para rizar el rizo, un día descubres que Google Maps, que luego fue Places (¿o era todo lo mismo?), ahora va y se une con Google Plus y tú, no sabes muy bien cómo, te abriste el perfil de Places con otra cuenta que, o no recuerdas o nada tiene que ver con ninguna de las que utilizaste para el Plus… Total que, con la de Places, ya tenemos la cuarta página en discordia que, encima, es la más importante, no la puedes conectar ni actualizar y es la que más se ve en el buscador. Fail. Absoluto.

Qué hacer Google My Business

Entonces llego el SEO (que has contratado ya en modo desesperado y al que sigues mirando con cierto recelo), se encuentra con el jaleo y se pasa las horas intentando arreglar el entuerto, abrasando a Google a incidencias y llamadas, tratando de borrar el rastro del delito, unificando, reparando, verificando y eliminando y vuelta a empezar porque, de verdad, que esas páginas se reproducen como esporas. Total que, al final, se arregla. Le dais vida a las reseñas, actualizáis a diario, ponéis las mejores fotos, compartimos enlaces directos a la web y al blog, creáis colecciones temáticas, abrís una comunidad, segmentáis seguidores por círculos, personalizáis la información… Y, un par de semanas después, ves como las visitas a la web y las llamadas empiezan a subir como la espuma. Y todos somos felices y comemos perdices. O algo por el estilo.

PD: Lo cuento así, con la risa floja, pero conviene prestar mucha atención a este punto si realmente quieres sacarle partido a tu negocio y capitalizar todo el potencial que te ofrece Internet. Hacer las cosas con cabeza, poco a poco y siempre con pies de plomo es fundamental para evitar luego tener que desandar lo andado. Porque no siempre se puede borrar del todo la huella de la catástrofe.

Respecto a la gestión de Google My Business hay mucha leña que cortar y las posibilidades, de verdad, son muchísimas. No lo pierdas de vista. To be continued😉

4 comentarios

Archivado bajo SEO

Estrategias SEO: la magia del Long Click

¿Cuál es la mejor estrategia SEO para conseguir estar arriba en los resultados del buscador? ¿Qué acciones debo llevar a cabo para posicionar? ¿Qué elementos de mi web debo trabajar para tener un buen SEO? De nuevo, tiro de raíces y respondo a la gallega: depende. Las estrategias SEO deben ser personalizadas para cada sitio web y es probable que lo que le haya funcionado a tu vecino no sirva para ti. Es cierto, no obstante, que existen una serie de tareas y pautas que deben seguirse cuando se pone en marcha una web (o cuando ésta ya está en marcha y queremos mejorarla) si se quiere optimizar su visibilidad en buscadores.

En los últimos artículos del blog, hablamos de arquitectura web y, dentro de ella, de la importancia de tener un menú principal optimizado que nos permitiera, a su vez, estructurar debidamente el contenido para alcanzar un buen posicionamiento de todas y cada una de las páginas del sitio. Ésta es la base de un buen SEO, un paso fundamental para poder empezar a trabajar y ganar visibilidad, pero uno una visibilidad cualquiera sino la más apropiada para llegar a los usuarios que, de verdad, nos interesan.

plazos trabajo seo

Con esta idea en mente, la de llegar a la gente que realmente puede apreciar lo que hacemos -imagina que tienes una web de fotografía, por ejemplo-, hoy vamos a tratar un tema muy concreto que te dará unas pautas prácticas a la hora de estructurar tu estrategia SEO de la forma más optimizada posible. Se trata de lo que se conoce en el sector de los especialistas en optimización de buscadores como Long Click.

¿Qué es el Long Click?

El Long Click es cómo Google mide la calidad de tus páginas: cuando un usuario hace clic en el resultado que el buscador le ofrece de tu web (la página tal o cual -no necesariamente la home-, por ejemplo, un proyecto de fotografía de arquitectura que has realizado hace tiempo pero que has logrado posicionar como “Fotografía arquitectura racionalista” o lo que sea que describa el proyect0) y no vuelve atrás a Google para repetir búsqueda o darle clic a otro. Es decir, le has gustado.

teoria long click

Google (o cualquier otro buscador) ofrece un servicio que es, básicamente, darle al usuario el mejor resultado posible para la búsqueda que realiza. Si Google cada dos por tres no diera respuesta a nuestras consultas, o nos diera resultados que no son acordes a lo que buscamos, dejaríamos de usarlo. Por eso, sus cambios (esos que a los SEO nos vuelven tan locos) están siempre orientados a mejorar esos resultados: si tú le gustas, el buscador te priorizará sobre los demás. Pero, claro, ¿qué puedes hacer para gustarle? ¿Cómo consigues ese Long Click?

La técnica del Long Click

Es, como casi todo en el SEO, puro sentido común. Se trata de optimizar tu web (cada una de tus páginas) para que estas se muestren solo para las búsquedas que realmente puedan lograr que el usuario se quede en tu página el mayor tiempo posible o navegue por las demás sin volver atrás a repetir su búsqueda. Para ello, un contenido bien estructurado es fundamental. Si, como fotógrafo, realizas varios tipos de fotografías u ofreces varios servicios, no puedes limitarte a una web que sea una home, una página de biografía, un portfolio y un contacto.

Tienes que crear una página dentro de tu sitio web para cada tipo de servicio. Por ejemplo, fotógrafo de bodas y eventos; fotógrafo para empresas; fotógrafo de retratos; cursos de fotografía… En cada una de estas páginas, tendrás que crear contenido específico para este tipo de búsquedas: no, no vale solo poner tus preciosas imágenes y un pie de foto. Es necesario que hables de esos servicios, utilizando las combinaciones de palabras con las que tú buscarías esos servicios (que, casi seguro, son las que el resto de usuarios podrían usar).

palabras clave seo

Para ayudarte con el tema de estructurar tus contenidos, las herramientas de análisis de palabras clave te ayudarán bastante. Google ofrece de forma gratuita la conocida como Keyword Planner. Es, en esencia, la herramienta web que da a todos los que desean crear anuncios de Adwords para sus sitios online, pero te dará datos muy interesantes sobre tráfico de búsqueda que tienen diferentes términos (ojo, como términos no solo hablamos de palabras sueltas, pueden ser grupos de 2, 3 y hasta 4 palabras: recuerda, long tail y la regla del 80/20).

Si dedicas un poco de tiempo a hacer esta investigación de palabras clave, encontrarás términos que te darán ideas para crear, incluso, servicios que no tenías en mente pero que sí puedes ofrecer y que pueden darte tráfico y hasta puede que te sirvan para encontrar un nicho de mercado que nadie más ha ocupado por el momento.

Dime dónde estás

Importante es también tener en cuenta la geolocalización de esos términos de búsqueda, sobre todo si solo realizas fotografía en un territorio limitado (es decir, eres un negocio local). Por ejemplo, es muy probable que sea casi imposible lograr primeras posiciones en los resultados de búsqueda para “fotógrafo de bodas” o “fotógrafo de eventos” ya que competirás con todos los fotógrafos de España (y todos los países de lengua castellana) que están online. Pero si a tus términos les añades un elemento geolocalizador, competirás solo en ese área concreta: “fotógrafo de bodas en Mallorca”.

El tráfico al que optas se reduce (pues eliminas a todos los que buscan fotógrafos en Madrid, Barcelona, Valencia… pero la cifra de fotógrafos que entrarán en competencia directa contigo se reducen también. Además, piénsalo: no te interesa el que entra en tu web buscando un fotógrafo en Mérida si tú en realidad no prestas tus servicios allí. Automáticamente, esa persona lo verá en tu web y volverá atrás al buscador para hacer una búsqueda nueva. Adiós Long Click.

seo estructura web

Sin embargo, a todos los que viven en Mallorca o van a celebrar su boda en la isla y les interesa tener un fotógrafo a mano, los tendrás en el bote. O casi. Aquí ya entran en juego otros elementos más vinculados al marketing en esencia: un buen diseño, un buen producto, una buena presentación del mismo, eslóganes atractivos, ofertas interesantes (sí, el precio sí importa). El SEO puede ayudarte a vender pero si tu producto o servicio no es competitivo por sí mismo, de poco te servirá.

Es decir, la optimización de tu sitio web debe involucrar una buena arquitectura que haga más fácil e intituitiva la navegación al usuario (y el buscador, que es tu usuario clave) y un buen contenido dentro de esa estructura que este organizado y ordenado para poder visualizarse para una búsqueda muy concreta y coherente cada uno. Ése es el secreto, la magia del SEO de guante blanco: conseguir que tu contenido esté posicionado para la búsqueda exacta para la que tú puedes ofrecer tu servicio o producto. Esto satisfará tanto al usuario como al buscador. Y, si además, al llegar a tu página, convences a tu usuario, gallifante para usté: tendrás una venta y, de cada a Google, un plus de calidad lo que hará que te suba en sus resultados de forma natural, sin pagar anuncios.

long tail seo

Sí, simple y lógico. Parece magia pero, como ves, no lo es: solo es trabajo, trabajo, trabajo y sentido común. Ah, y mucha paciencia. Evidentemente, si tu dominio es nuevo no esperes que a los dos días el buscador te saque en sus primeros resultados para búsquedas competidas como la que mencionamos antes (fotógrafo de bodas en Mallorca, para la que, a día de hoy, hay 233.000 páginas peleando por salir).

Tienes que pasar por el Sand Box (período de prueba que Google impone a todos los nuevos dominios -que no nuevas web: si tu dominio tiene ya un tiempo y has renovado la web no te pasará) y, mientras, no dejar de trabajar en optimizar tu web y cuidar el SEO fuera de la misma -SEO off page, que ya veremos otro día- o lo que es lo mismo, buen contenido optimizado (tanto fotos como textos, logos y todos los elementos que den consistencia y personalidad propia a tu web), así como los encabezamientos, las meta etiquetas de cada página, alimentar el blog e hilar muy fino con la estructura de enlaces internos y externos. Mide, evalúa y acertarás😉

PD: Sé que me dejo en el tintero muchas cosas, así que, pregunta, comenta, debate… Y, en próximos artículos, lo vemos con detalle. ¡Un abrazo y feliz semana!

2 comentarios

Archivado bajo SEO

Cómo optimizar el menú principal de un sitio web

El menú principal de un sitio web es uno de los elementos más importantes para un buen posicionamiento en buscadores. Lo avanzaba en el último post, cuando tratamos acerca de la estructura de una web, pero me gustaría profundizar en el asunto ya que es clave a la hora de poder crear un sitio con un buen SEO desde cero.

Sí, sin embargo, es lo que estás pensando: casi todos los menús principales son iguales… ¿Cómo posiciono, pues? Marcando la diferencia, optimizando el menú principal de tu web para tu web. Es decir, diseñándolo de modo que el usuario, nada más entrar, con un simple vistazo, sepa todo (o casi todo) lo que se va a encontrar ahí dentro.

seo on page

El menú debe ser un conjunto de términos que te ayude a organizar todo lo que tienes o quieres introducir en tu web de forma ordenada, de más a menos importante, y que, al mismo tiempo, diga claramente en qué consiste el negocio o servicios que prestamos. El ejercicio es muy similar al que hay que de hacer cuando buscas un buen dominio: debe decir claramente qué haces (o, en su defecto, quién eres).

Yo soy más partidaria de lo primero pues lo segundo suele obligar a hacer, de forma paralela, grandes esfuerzos de marketing branding (lograr colocar la marca o nombre del negocio en la mente del usuario ligado a unos valores determinados y a los conceptos que describen qué es lo que haces). En este sentido, si soy un redactor freelance y mi marca es mi nombre (por ejemplo), lo ideal no sería poner mi nombre en el dominio (a menos que yo sea Paul Auster), sino optar por algo más específico y que pueda estar alineado con búsquedas reales, algo así como redactorfreelancemallorca.com (bueno, la combinación que quede libre porque a estas alturas encontrar un buen dominio libre es como encontrar una aguja en un pajar).

menú web seo

Bien, pues lo mismo que sucede con el dominio, pasa con el menú. Antes de diseñarlo, hay que hacer un ejercicio de reflexión e investigación que te permita saber qué buscan los usuarios en tu sector, cuándo te necesitan y para qué objeto o fin y, además, hacer que todo ello encaje con un modelo mental de navegación establecido. Es importante que el usuario entienda el menú, navegue por él de forma cómoda y lo más intuitiva posible, por eso es necesario buscar una fórmula con la que estén acostumbrados a manejarse. Es lo que llamo aplicar el método Facebook: todas las redes sociales, que han surgido a lo largo de estos últimos años tras la aparición del juguete de Zuckerberg, han ido adoptando un sistema de interface y gestión muy similar a la de Facebook. ¿Por qué? Precisamente por lo del modelo mental establecido: todos estamos acostumbrados a movernos en Facebook, lo hacemos sin pensar, como por impulsos y, cuando nos encontramos en una nueva red, buscamos las cosas en el mismo sitio en el que están en el fotolibro.

menú web estándar

Dar un entorno al usuario en el que sienta que sabe manejarse es primordial porque conectaremos con él rápidamente. De ahí que nuestro menú, aunque diferente, haya de seguir ciertas pautas comunes con el resto de los que nos solemos encontrar en Internet. Ubicarlo en la cabecera, poner la home en primer lugar, luego la siguiente opción más importante (productos o servicios, o las dos); a continuación, la pestaña con nuestra bio o la del equipo, luego el blog y, por último, el contacto. Así, en general. Las combinaciones pueden variar: si tú eres el producto o servicio que vendes, la pestaña de biografía deberás moverla lo más posible hacia la izquierda, al lado de la home, por ejemplo.

El orden lógico siempre sigue la norma de colocar lo que es más importante dentro de tu web en la parte superior de la misma y lo más cerca posible de la izquierda ya que, en occidente, todos leemos siguiendo ese sentido: de izquierda a derecha.

eye tracking web

Los estudios de eyetracking (que analizan cómo se mueven los ojos del usuario a través de las diferentes páginas de una web) indican que, lo habitual, es que al entrar en una página la leamos haciendo una figura en forma de L invertida. Esto implica que el punto más importante en el aspecto visual es la esquina superior izquierda, la primera línea de cabecera y, con una intensidad mayor, la última parte de la misma, la más colocada a la derecha. Esto explica que el modelo (mental) establecido que suelen aplicar los diseñadores online sea precisamente el de un gran menú de cabecera, con la home y el logotipo del negocio en el lado izquierdo superior, dejando la página de contacto para el final, en la parte superior derecha.

Las keywords de tu menú principal

Después de ver el aspecto de diseño del menú, tenemos que movernos al plano semántico. En este caso, los conceptos que elijas para mostrar en tu menú principal deben estar alineados con lo que vendes/ofreces y con cómo lo buscan los usuarios en Internet. Para hacer este ejercicio puedes servirte de herramientas gratuitas como Google Keyword Planner, que se encuentra dentro de Adwords; el propio buscador con sus búsquedas sugeridas y completarlo con alguna aplicación de generación de nube de tags: introduces las palabras que serán más importantes en el contenido de tu web y te ofrecerán una orientación visual de cuáles son las que debes primar.

De este ejercicio deberás obtener una colección de palabras ordenadas de mayor a menor, en función del tráfico y la competencia que tienen, entre las que deberás seleccionar aquellas por las que deseas apostar. Este trabajo, que es bastante tedioso y puede llevarte tu tiempo, lo aprovecharás para realizar toda la estrategia SEO del sitio web, así que es fundamental hilar muy fino y no escatimar en reflexión y vueltas de tuerca. Aunque, sí, sea una soberana tortura.

adwords keyword planner

El menú principal de una web no es más que el conjunto más importante de enlaces de la misma, la guía por la que tanto el buscador como el usuario van a navegar por la web, de ahí que tengamos que pensar muy mucho sobre qué palabras colocamos esos enlaces. Es lo primero que lee el buscador (después del Title de la página y las meta etiquetas de la misma) y es, de algún modo, como ya señalamos, el primer resumen que le ofrecemos de todo lo que se va a encontrar luego dentro.

Si al buscador le decimos simplemente home, quiénes somos, servicios, productos, localización, blog y contacto, estaremos diciéndole que nuestra página es prácticamente igual que cualquier otra. Es cierto que luego esto podemos compensarlo con un buen contenido optimizado tanto en la página de inicio como en las propias páginas interiores de la web, así como en su etiquetado (titles, description, h1, h2, el alternare text de las fotos…). Pero, si estamos hablando de optimizar tu web, estarás perdiendo sin necesidad un elemento primordial que puede ayudarte a estar por encima de tus competidores.

Secciones del menú web principal

De este modo, como ya apuntamos en otros posts, un quiénes somos ha de estar siempre en un sitio web (a la gente le encanta cotillear y saber cosas sobre otros) pero, en lugar de ese término tan general, deberíamos usar el nombre de la marca (tu nombre) o bien equipo + nombre del negocio.

La home o página de inicio es habitual que la mantegamos tal cual, con la idea de que hay usuarios que tienen una experiencia de navegación en Internet muy básica y necesitan siempre encontrar ese botón de referencia. No obstante, cada vez son más las web que apuestan por darle a la home el nombre del objeto principal de su negocio. Siguiendo con el ejemplo del redactor freelance, la home podría ser una pestaña que pusiera precisamente eso “redactor freelance”, que además coincidiría con el dominio (redactorfreelancemallorca.com).

marketing seo web

La siguiente pestaña del menú podría ser Redacción web, que es una forma de optar a búsquedas más genéricas pero con mucho tráfico y muy alineadas con el objeto de negocio del sitio. Luego podríamos hacer una página de Contenidos para empresas, por ejemplo; otra con Periodista online, para incluir tus servicios como redactor de artículos para medios de comunicación, una cuarta con tu nombre XX, donde hables de tu formación, la quinta podría ser el blog y la última de contacto.

También funcionan muy bien para SEO las páginas de tarifas. Es cierto que no todo el mundo quiere exponer lo que cobra por su trabajo ante todo el mundo y prefiere ofrecer a sus clientes presupuestos personalizados, pero siempre puedes crear una página en la que hables, sin dar mucho detalle, de cómo facturas tus servicios y un coste orientativo de los mismos.

menú enlaces seo

Con esta estructura, puedes apostar, como ves, por varias búsquedas distintas que son interesantes para el trabajo que realizas y que te pueden ayudar a estar visible con páginas concretas para usuarios/potenciales clientes que buscan eso concretamente. Afinar los conceptos de tu menú de esta manera, te brindará la posibilidad de obtener no solo más tráfico para tu web sino, lo que siempre decimos, más tráfico de calidad, con más probabilidades de conversión.

Como ves, es más sencillo de lo que parece puesto que solo se trata de aplicar el sentido común. De hecho, el SEO, aunque exige la aplicación de técnicas y estrategias muy definidas y trabajadas, es principalmente una buena dosis de realidad, sentido común y una pizca de magia y suerte.

Bueno, ya me contarás, qué tal te funciona la receta😉

1 comentario

Archivado bajo SEO