Archivo de la etiqueta: SEO 2016

SEO 2016: el marcado de datos de Google o Data Highlighter

El SEO en 2016 viene cargado de exigencias y de pequeños detalles que dejan bastante claro que las cosas no pueden ser tan sencillas cuando hay tanto en juego: generación de enlaces de máxima calidad, optimización de contenido sin caer en el exceso, creación de contenido de utilidad y viralizable y el marcado de datos, algo que hoy veremos con más detalle pues es una cuestión muy sencilla de aplicar que puede traer muy buenos resultados a una web online, tanto en el aspecto del posicionamiento de la misma en buscadores como en el nivel de clics que esa posición puede aportar.

Pero, ojo, si se mira atrás, se puede afirmar sin exageración alguna que en este 2016 hacer SEO es bastante más complejo que hace un par de años. La competición por estar en los primeros puestos de resultados del buscador es más dura que nunca y ahora, hasta el menos enterado, acude al colega friki de Internet que todos tenemos o directamente a una agencia de marketing online para poner sobre la mesa que su deseo de año nuevo es estar ahí, el primero, el más y el mejor.

Yo insisto -porque la perseverancia es una virtud en estos casos- en que no se le debe prometer a nadie el primer puesto en Google, como no es conveniente que andemos prometiendo amor eterno en los tiempos que corren, porque luego pasa lo que pasa y la frustración y la decepción son siempre un drama. Y un cliente quemado es peor que un ex despechado: llega con la desconfianza en los ojos después de haber tenido su mal trago, cree que el SEO es humo… Pero insiste (y sabe) que posiblemente esa sea la única solución para su negocio. A ésos, cuidado, es harto difícil contentarlo: nada es suficiente, salvo el resultado perfecto. Y la perfección… ya se sabe: no existe.

Afrontar, pues, un año de trabajo para lograr un buen posicionamiento en Internet que nos brinde resultados medibles requiere paciencia, esfuerzo, trabajo a saco y mucha, pero que mucha mano izquierda. Estar al día con las últimas novedades exige lecturas constantes, investigación y prueba – error. Algo a lo que no siempre un cliente está dispuesto, por lo que te recomiendo que siempre tengas una web de recurso (aunque sea propia y no la uses para mucho más) para poder hacer tus experimentos con calma y sin presión. Lo que funcione, toca aplicarlo al cliente. Eso sí, es necesario que contemples que hay un margen de error diferencial que nunca se puede controlar del todo.

Para este 2016, una de las cuestiones que deberás empezar a manejar, si no lo haces ya, es el marcado de datos de Google o Data Highlighter: una opción que el propio Google ofrece para determinado tipo de negocios online que permite mostrar directamente en los resultados de búsqueda información interesante y útil acerca de lo que se ofrece en la web, creando accesos directos y más visuales a cuestiones que, de por sí, pueden llevar a incrementar el CTR (ratio de clics en el resultado) y la propia conversión (ya sean leads o ventas directas).

marcado de datos google

Hablamos de un resultado con marcado de datos cuando en ese resultado que se muestra en Google de tu web, además de aparecer el clásico título en azul, la url en verde y la breve descripción en gris, se ven estrellas de valoración, tarifas o precios, horario y fecha de un evento… Brindar al usuario esta información de entrada, en su primera visión de nuestra web, es un valor añadido que, habitualmente, suelen agradecer y, por tanto, las posibilidades de que hagan clic en nuestro resultado y no en otro aumentan notablemente. Además, el buscador suele ofrecer primero esas web que dan lo que se llaman datos estructurados al usuario.

Implementarlo es sencillo y el propio Google nos da la herramienta a través de la plataforma para desarrolladores que todo webmaster debe tener correctamente activada y conectada con su web. En estos casos, si ahora mismo te estás preguntando si tu web tiene eso, es que probablemente no o, simplemente, lo tienes pero el programador de tu web jamás te lo ha comentado y, por tanto, estás desperdiciando una grandísima oportunidad, no solo de aplicar el marcado de datos sino de ver información sobre el funcionamiento de tu web y el funcionamiento de sus visitantes en ella que no te aporta Google Analytics. Habla con él y pídele acceso. YA.

Desde Google Webmaster Tools, que así se llama la citada plataforma para desarrolladores, podrás ver tipo de consultas, errores de rastreo, tiempo de rastreo, problemas en el html, controlar tu archivo robots, enviar y actualizar el sitemap de tu web… Mil cosas. Me apunto redactar un artículo sobre esto en detalle para la próxima vez porque hoy me gustaría centrarme en el apartado de Marcado de Datos, tal y como comentamos, ya que esto de por sí ya tiene su miga. Y, por supuesto, sus ventajas.

El propio Google lo explica en su blog:

Si Google entiende el contenido de tu sitio web de una manera estructurada, podemos presentar ese contenido con más precisión y de forma más atractiva a los usuarios de Google. Por ejemplo, nuestros algoritmos pueden mejorar los resultados de búsqueda con “fragmentos enriquecidos” si entendemos que la página es una ficha de producto estructurada, un evento, una receta, una reseña o cualquier otro elemento similar.

No es nada nuevo de este año -la posibilidad de trabajar con Data highlighter lleva activada desde finales de 2012-, pero es ahora cuando sí o sí empieza a hacerse prácticamente imprescindible: si eres de los que llevan tiempo aplicándolo ya, enhorabuena pues ya se sabe que en Internet llegar primero a algo tiene sus ventajas (muchas), si no, toca ponerse las pilas porque muchos otros se las han puesto y han escalado posiciones, ganado tráfico de calidad y valor a los ojos de los usuarios.

data highlighter

El marcador de datos de Google permite hacer cambios interesantes en tu web sin necesidad de tener que manejar directamente el código HTML de la misma: basta con que accedas al apartado indicado como “Asistente para el marcador de datos” del menú izquierdo y trabajes desde ahí directamente. ¿Tan fácil? Sí, hay que pensar que a Google lo que le interesa (me repito, sí, nunca me cansaré) es ofrecer el mejor servicio a sus usuarios que son los que realizan la búsqueda en el buscador. Nuestra web solo es un resultado más, un elemento dentro del tablero de juego de Google, una pieza que él muestra y que necesita para hacer mejor su trabajo como buscador. Es egoísta, claro, Google mira por su negocio como tú miras por el tuyo y resulta que mirar por su negocio implica asegurarse de que tú lo haces lo mejor posible acorde con sus normas. Hala, venga, a pasar por el aro one more time. Pero funciona, ¿no? Pues o lo tomas o lo dejas.

Y todos lo tomamos. Así, cuando nació el marcador de datos apenas se trabajaba con un dato estructurado que eran los eventos de un sitio web. Hoy en día se pueden subrayar o estructurar muchísimas más cuestiones: productos, películas, series y sus episodios, restaurantes, artículos y aplicaciones. A ellos, recientemente, Google ha añadido alguno más, todos en la misma línea.

La fórmula para estructurar los datos de tu web es tan, pero tan simple que hasta podría ahorrarme este artículo y animarte a que pruebes directamente a descubrirlo por ti mismo en Webmaster Tools que, además, es como mejor se aprenden las cosas: probando, tropezando y volviéndolo a intentar. Pero, bueno, para que luego no se diga que una es una vaga (que una tiene de todo ya), dejo aquí un breve resumen con los pasos:

tipos marcado datos google

Al entrar en el apartado de marcado de datos, tú ya debes tener claro aquellas páginas de tu web en las que lo quieres implementar, bien porque sean páginas de conversión, bien porque ofrecen el producto que más te interesa o el artículo que consideras más representativo de tu web. Esto es: ten preparada la url de esa página. La colocas en la caja que Google te ofrece y eliges una de las opciones que te brinda a continuación. Has de elegir la que más se ajuste a tu contenido. Te ofrecerá “marcar esta página y páginas similares” o “marcar solo esta página” y esto es la gran ventaja sobre todo si tienes un e-commerce porque te permitirá que, añadiendo una sola url, el marcado se aplique directamente a todas las que son de su misma categoría de página (por ejemplo, a todas tus entradas de blog, a todos tus productos, a todos tus proyectos, a todos tus eventos…). Si no te interesa porque solo hay una página dentro de tu web que quieras subrayar, usa la opción b y listo. Así lo explican desde el buscador:

El proceso de etiquetado tarda unos 5 minutos para una sola página, o aproximadamente 15 minutos para un patrón de páginas con formato coherente. Al final del proceso podrás verificar si Google ha entendido los datos estructurados y, en caso de ser correctos, “publicarlos” en Google. A continuación, cuando el sitio se vuelva a rastrear pasado cierto tiempo, ya será apto para mostrar información mejorada como precios, reseñas y valoraciones en los resultados de búsqueda de Google.

El asistente de marcado de datos es relativamente reciente y Google lo ha creado para facilitar incluso más el trabajo con este tipo de información más detallada que se da sobre cada página de la web. Si bien como dije hace unas líneas, esta herramienta es para dummies, el hecho de que haya la posibilidad de poder hacerlo sin tocar HTML no significa que, si lo haces a través del código de la página no sea mucho mejor. Digamos que solo es un atajo, ideal para negocios pequeños y con poco nivel de conversiones online.
Si quieres hacerlo como toca, lo mejor es ejecutar el marcado de datos implementándolo directamente sobre cada una de las páginas de tu web a través del código fuente. De hecho, ya el propio asistente te da un pedacito de código con el que puedes trabajar. La ventaja añadida a este, llamémosle, sobresfuerzo es que hay un abanico más amplio de tipos de datos que se pueden estructurar por esta vía. Algo que trataremos en próximos episodios. Prometido.
Mientras tanto, a pintar y colorear. Buenos días y buena suerte 🙂
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo SEO

Las claves del SEO en 2016: estudio de keywords

Año nuevo, propósitos que retomas. Y yo aquí, trato de volver, con la premisa de poder sacar al menos un rato cada semana para alimentar a este niño tonto que tengo tan abandonado. La ausencia tiene su explicación: el trabajo en la agencia se nos ha ido de las manos y no hemos parado ni un minuto en los últimos meses de 2015. Además, parte del esfuerzo de análisis SEO lo he derivado al blog de la web de ZinKfo, donde el que quiera seguir castigándose puede leer algunas de las últimas entradas sobre posicionamiento directamente allí. Alimentar dos bocas, ya se sabe, es harto difícil en los tiempos que corren, por eso vuelvo pero con la humildad por bandera: prometo intentarlo y escribir todo lo que pueda… Pero sin volvernos locos 😉

Para empezar, toca hacer un pequeño análisis sobre lo que nos vamos a encontrar en el panorama de los buscadores y el posicionamiento durante este 2016. Hay cambios, porque Google cambia siempre y los usuarios aún más, pero hay cuestiones que se mantienen o que solo varían un poquito. Es el caso de las palabras clave, en las que voy a centrar la atención del post de hoy. Si estás pensando en abrirte una web este 2016 o quieres relanzar la que ya tienes, lee y toma notas porque seguro que alguna idea sacas de todo esto. O esa, al menos, es mi intención.

El análisis de palabras clave

En cuanto al Keywords Research (estudio de palabras clave para el posicionamiento de una web) los cambios han sido apenas notables en los últimos años. Salvo la caída en importancia de algunos elementos como la meta etiqueta keywords, que ha ido perdiendo valor para el buscador en las últimas décadas, el primer paso del sistema para poder definir una estrategia SEO básica para un sitio web se mantiene casi intacto. Cuando te enfrentas a la idea de posicionar tu web has de buscar aquellos términos de búsqueda más interesantes por los que un usuario podría acabar aterrizando en tus páginas a través del buscador.

seo 2016 panda

Un término de búsqueda interesante, a estas alturas de la partida, no es ya el que más tráfico puede ofrecer sino aquel que te puede dar un tráfico más consistente, de más calidad y menos lastrado por tus competidores. Las palabras clave más disputadas son importantes, claro: las mejores terrazas suelen ser aquellas en las que hay cola para sentarse. Pero, cuidado, como en la vida misma, eso no quiere decir que otras terrazas donde hay menos gente no sean también buenas o incluso mejores para ti, ya que te pueden aportar valores que en las más concurridas no tienen o simplemente no puedes aspirar (bien porque no dispones del tiempo suficiente que te exige de espera el conseguir una mesa, bien porque no tienes el dinero necesario para poder pagar lo que cuesta tomarse algo en esa terraza de moda).

Esto nos lleva a que si has de replantearte en 2016 tu estrategia de posicionamiento y tienes que desarrollar un estudio de keywords, deberás ser humilde, modesto y muy realista. Las herramientas para abordar un análisis de palabras clave para tu web a día de hoy apenas han cambiado con respecto a las de años anteriores:

A ellas debes añadir los informes internos de Analytics y Webmaster Tools (hablamos, claro, de que tu web ya está online y tienes reportes en este sentido acerca de cómo el tráfico llega y se mueve por tus páginas), de los cuáles se pueden extraer datos muy interesantes sobre las palabras clave para las que ya tenemos visibilidad y palabras nuevas con las que ni siquiera contábamos. Analizando estos términos de búsqueda, si ves que son lo suficientemente interesantes para los objetivos de tu web, lo ideal es que éstos sirvan de base para poder preparar nuevos contenidos y así reforzar la visibilidad y el posicionamiento que ya tenemos.

El estudio de tu competencia debe ser algo siempre periódico, especialmente en lo que se refiere a las palabras clave por las que están apostando para posicionarse en aquellas secciones, servicios y productos que coinciden con los tuyos. Un cambio en sus estrategias va a perjudicarte directamente casi con toda probabilidad, así que conviene no perderlos de vista. Esto no significa dedicarnos a apostar por aquellas palabras clave que elija la competencia: primero porque ellos también se pueden equivocar y esas keywords pueden no ser las mejores, segundo porque cada web es diferente (o debería serlo) y tercero porque estaríamos siempre yendo por detrás y, en Internet, como en otros muchos aspectos de la vida, hay que saber tomar la iniciativa.

seo 2016 claves

Si ejecutas estos pasos con sentido, acabarás viendo que, en 2016, el estudio de keywords te llevará a nichos de tráfico interesante que siempre están escondidos tras lo que denominamos long tail keywords (palabras clave que el usuario introduce en la caja de búsqueda del buscador y que suelen tener 3 o más términos). El lenguaje de las búsquedas es cada vez más equiparable al lenguaje natural de las personas y los usuarios son cada vez más expertos en el uso de Internet, de modo que exigen al buscador cosas mucho más concretas, con peticiones mucho más elaboradas. Para poder optar a ellas, nada mejor que apoyar esas palabras clave en un buen contenido desarrollado dentro de tu web.

En este punto, inevitablemente y como suele sucedernos, entramos ya en ese terreno en el que el estudio de keywords se mezcla directamente con la estrategia de generación de contenido para la web. Esta comunión es mucho más fuerte si cabe a partir de ahora: en 2016 la búsqueda de keywords no se centra tanto en encontrar buenas palabras clave como en encontrar temáticas relacionadas con esas palabras clave sobre las que luego estructurar contenido en tu web. Así lo señala Jayson DeMers en su análisis sobre SEO 2016 publicado en la revista Forbes:

When performing keyword research, focus on finding relevant topics and themes to structure your content around. Instead of going through the process in order to choose one or two words or phrases to write about, use your findings to learn more about your audience and their needs and interests.

Los cambios están ahí y son más que patentes. Uno de los más claros es que el propio Google ha incorporado Panda de forma definitiva a la estructura básica de su algoritmo para calcular dónde posicionar una página, el núcleo duro, lo que analiza cada web y determina si el buscador la ofrece o no en los primeros resultados tras una búsqueda concreta relacionada. Esto nos dice que el contenido es más que nunca el elemento clave para posicionar una web. Panda nació y creció como el vigilante de la calidad de las páginas, marcaba las web que tenían un contenido pobre y las consideraba spam, bajándolas en los rankings de forma drástica (para muchos negocios online supuso su fin). Hoy, esa cruzada antispam está más en vigor que nunca. Google lo ha dejado claro: no es una cuestión de cantidad sino de calidad. Y ahí solo vale el trabajo y el esfuerzo, no hay pociones ni fórmulas mágicas.

Our advice for publishers continues to be to focus on delivering the best possible user experience on your websites and not to focus too much on what they think are Google’s current ranking algorithms or signals.

La cita anterior es, precisamente, del equipo de Google: la experiencia de usuario es el objetivo fundamental que se debe tener en la mente cuando se pone en marcha una web. ¿Cómo mejorarla? Hay muchos factores que influyen: diseño, velocidad de carga de la web, contenido interesante y útil, navegación lógica, pasarelas de compra cómodas y seguras… Todo aporta su granito de arena en este nuevo escenario SEO de 2016. Pero el contenido sigue siendo el rey.

En este sentido, no se puede perder de vista la necesidad de entender cómo y qué busca el usuario relacionado con nuestro negocio, ya sea éste un blog de marca personal, la página web de una institución pública, una empresa nacional o la tienda del barrio. El estudio de keywords es fundamental para ello: no se trata ya de ver qué palabras/términos tengo que repetir en mis textos, se trata de ver necesidades que podemos cubrir.

Así que, en resumen, lo que propongo es que paremos y reflexiones un poco sobre lo que estamos haciendo cada uno en Internet, por qué lo hacemos, si funciona o no y por qué sucede. Para próximos días me reservo el resto de las piezas del puzzle SEO que parece que va a imperar en este año nuevo. Pero sin esta introducción, sin este primer paso, no podremos hacer nada. De modo que nada de excusas, a aprovechar el frío, el sofá y la manta para pensar. Queda mucho por hacer y nos sobran las oportunidades. Solo hay que saber verlas 🙂

Deja un comentario

Archivado bajo SEO