Archivo de la etiqueta: redes sociales

SEO, Community Manager y Social Media Strategist

Por Eva Diz
Sí, soy SEO, community manager y Social Media Strategist. ¿Y eso qué es? Pues… ¿ves todas esas pestañas del navegador? Eso.

Más gráfico imposible: esta es la pantalla de mi ordenador un sábado por la mañana. Estas son las pestañas de Google Chrome… No os enseñaré las de Firefox: más o menos, están por el estilo. Parece un lío tremendo, pero os garantizo que me apaño divinamente, que me gusta y que ya no sabría qué hacer si un día me levanto, me siento delante del ordenador y no tengo más de una pestaña para abrir.

Os dejo aquí algunos de mis imprescindibles, a ver si saco tiempo y hacemos una reseñita de los más útiles un día de estos:

  • Google Reader
  • WordPress
  • Hootsuite
  • Pinterest
  • Youtube
  • Del.ici.ous
  • ScoopIt
  • 8tracks
  • Gmail
  • SEO Quake
  • SEM Rush
  • Alexa
  • y por supuesto, ZinKfo 😉

Deja un comentario

Archivado bajo Marketing 2.0

SEO social: la era del contenido de autor

Por Eva Diz
SEO social: la era del contenido de autor. Creo que esta frase resume de forma muy gráfica los últimos cambios de algoritmos de Google y nos introduce en una nueva manera de hacer las cosas, allí donde la calidad manda, el tiempo importa y el esfuerzo vale dinero. Hace unos meses escribí sobre ello,  sobre el SEO social según Google Panda, cuando Penguin no había siquiera asomado el pico pero ya se vislumbraba lo que podía llegar a ser la realidad actual del posicionamiento en Internet. Y, zas, sin casi darnos cuenta y en cuestión de 2 meses y medio, el pingüino de Google llegó con su frac impecable dispuesto a cambiar las reglas del juego.

Muchos son los que lo han notado. Sus posiciones en la primera página de resultados se han visto alteradas, algunos incluso las han perdido casi de golpe… Y las quejas reciben ecos por doquier y, también, críticas: dicen por ahí que el que cae con Penguin es porque ha estado jugando con fuego. Yo creo más bien que, simplemente, el que ha sufrido el castigo del pingüino es aquel que ha estado haciendo lo que hasta el momento funcionaba,  pero no se dio cuenta (o no quiso ver) que algo más estaba pasando a su alrededor, que todo estaba cambiando.

Aunque la gente sigue buscando información a través de los buscadores, aunque sigue comprando fundamentalmente en las páginas web, los usuarios han cambiado sus hábitos y han consolidado una nueva forma de interactuar en Internet: las redes sociales. Crean, consumen, coparten, opinan, piden consejo, recomiendan… Ese es el nuevo Page Rank: ya no vale un simple enlace desde un sitio muy enlazado y relacionado con nuestra temática, sino que éste enlace debe ir acompañado de un engagement, de un sentimiento positivo por parte del emisor hacia nuestro contenido.

El nuevo Page Rank mira también los +1, los “me gusta”, los RT, los favoritos y todo tipo de “share this” que nos encontremos por la web. El que no quiera verlo, que no mire, pero algo ha cambiado: hemos pasado del si te enlazan es porque eres bueno, al si te comparten es porque vales. Y poco hay más exigente que un prosumidor en Internet.

La nueva vía para estar los primeros en los resultados de los buscadores responde a esta nueva realidad que a muchos ha pillado desprevenidos. No es cuestión de abandonar la técnica y dejar el title de una página manga por hombro: no. Pero el SEO ya no camina solo y ahora pasa -más que nunca- por integrar su estrategia con las redes sociales. Para ello, el objetivo es conseguir que compartan y difundan nuestro contenido. Lograr ser reconocidos en las redes sociales por el valor de nuestro conocimiento o trabajo. ¿Cómo? El plan es relativamente sencillo de describir, aunque no tan fácil de alcanzar: crear contenido de referencia para ser un autor de referencia.

Bienvenidos a la era de las marcas personales, bienvenidos a la era del contenido de autor: bienvenido SEO social.

Crear una buena marca personal tiene su miga. Hay mil formas de lograrlo, cada uno tendrá que encontrar la suya, aquella en la que se sienta más cómodo y seguro. Pero hay un consejo que no falla: ten paciencia y sé constante, la red no se teje en un día.

Aquí os dejo algunos trucos que pueden ayudar si uno decide lanzarse a probar suerte en este nuevo mundo del SEO social, veréis que es más divertido y creativo de lo que a simple vista parece:

  1. Párate y piensa. Identifica qué tienes para comunicar, cuál es el mensaje central, qué recursos tienes, qué recursos puedes conseguir fácilmente, cuáles te costará más. Márcate un planning de actuaciones y estructura tu camino hacia la meta: conseguir que unan tu nombre a un trabajo de calidad.
  2. Trabaja todos esos recursos, la información, el tono, el estilo y crea una especie de guía que te permita ser fiel a unas pautas y llegar de forma clara al público que a ti te interesa. No conviene desperdiciar balas apuntado a todo aquel que se nos pueda poner a tiro. Mejor ser selectivos, cuidadosos y escuchar para realmente poder entender a nuestra audiencia.
  3. Llega el momento de darle forma a todo eso que tenemos. Es el momento del trabajo de calidad. Sé ambicioso, inconformista, cúrratelo. La gente está pidiendo a gritos calidad aunque los grandes productores de contenidos parece que a veces no escuchan: aprovecha, dáselo tú.
  4. Paciencia. Sí, insisto. Muuuuucha paciencia. La red no solo no se teje en un día sino que tampoco se hace con un solo contenido de calidad. Has de tener una producción constante (eso no significa crear 20 cosas buenas al día, ojo). La reputación hay que trabajarla, tiene que ser fruto de un esfuerzo: las trampas no están de moda (aunque en los tiempos que corren pueda parecer lo contrario).
  5. ¡Cuidado con las malas compañías! Como en la vida real, en la virtual también sirve el dicho de dime con quién andas y te diré quién eres. En fin, poco que añadir a la sabiduría popular, solo que lo tengáis en cuenta a la hora de enlazar y dejar que os enlacen.
  6. Contenido y calidad. Indisoluble. Volvemos a poner el acento donde nunca ha debido dejar de ponerse. No todo vale, se acabó el el contenido en formato churros, ha llegado el momento de los contenidos gourmet. El valor añadido que puedas imprimir a tus escritos, vídeos o audios son lo que realmente te van a dar branding y posicionamiento. Cuida cada detalle. Más vale poco y bien que mucho y recopiado. Innova, descubre.
  7. Las fuentes. Fundamental tener una buena información de fuente (de esto los periodistas sabemos un rato, aunque también esta faceta se haya ido oxidando con los años), busca fuentes nuevas, diferentes: ha llegado el momento de perderle el miedo al teléfono. Pide una entrevista, haz un trabajo de investigación. Tu objetivo: aportar algo a la red que valga la pena.
  8. Conectividad. Ten siempre presente que, ahora, la interacción con los usuarios es necesaria para tener un buen posicionamiento, que el contenido que los usuarios comparten de nosotros nos ayuda a tener una mejor posición, más solida y fundamentada. Por eso, al trabajar debemos pensar en que ese contenido debe lograr un +1 o un me gusta.
  9. Conversación. Difunde, conversa, comparte con otros y lo de otros: no vale con quedarse de brazos cruzados esperando a que sean os demás los que nos descubran y nos viralicen. Ahora nuestro trabajo tendrá que ser cada vez más social, abrir nuevos canales o utilizar mejor los que ya tenemos. La mejor forma de optimizar un canal social es que cada acción esté siempre encaminada a aportar algo a la comunidad en la que la realizamos. Ya sea divertir, entretener, informar, jugar, lo que sea.
  10. Todo esto te dará lo que realmente buscas: una red de prescriptores que, poco a poco, irá creciendo y te hará la vida más fácil. Ya no tendrás que venderte, tu trabajo se venderá solo, lo venderán ellos. Porque creen en ti, porque das algo que les aporta que les gusta, porque les dedicas tiempo. Y eso, hoy por hoy, no abunda 😉

¿Qué os parece? ¿Os animáis a probar?

5 comentarios

Archivado bajo SEO

Parece mentira…

Por Eva Diz
Parece mentira… pero es verdad, verdadera: la que antes se escribía ocho horas de teletipos al día ahora es incapaz de actualizar su blog personal como mandan los cánones 2.0 (sí, hay cánones para todo, ya véis).

Tengo una pila de excusas recién sacaditas de la nevera (hace ya demasiado calor para hornos): que si el posgrado en marketing me quita la vida, que si el plan de empresa se hace y se deshace, que si el proyecto va y viene,  que si casi es verano y hay que cultivar las cañas con los amigos, que si la playa agota, que si el #15M y la resaca electoral…quesiquesiquesi. Enfin, que nadie sabe lo difícil que es actualizar un blog hasta que lo tiene. Os reto. Comprobadlo vosotros mismos. Y luego me contáis.

Mientras rumiáis el nombre que le váis a poner, la frasecita de debajo, la idea, etc, etc. os diré que en las últimas semanas he estado muy out, pero he progresado muchísimo en este nuevo mundo virtual y cada día me siento más 3.0 (nueva versión de la red que, dicen los gurús, está a la vuelta de la esquina). Eso no significa que haya crecido o sea más guapa -aunque sí estoy más morena :D- simplemente es como si, al encender el ordenador y abrir el navegador, se agudizara la vista y se ampliara la mente. Y todo lo que antes era una maraña casi incomprensible, una saturación de contenidos y flashes, se organiza solo. Y tiene sentido. Wow!

Si tuviera que resumirlo en una palabra eligiría útil. Internet es eso: una fuente inagotable de utilidades. Y para muestra un botón. Voy a dejaros aquí un brevísimo resumen de la cantidad de cosas que esconden páginas web archiconocidas y otras que no lo son tanto.

Un buen ejemplo es el blog, que -aunque no lo actualizo como debiera- me ayuda a organizar el batiburrillo de ideas que tengo en la cabeza y a comunicarlas a muchísima gente a la que no se lo sabría contar de otro modo (no soy mucho de llamar por teléfono…); luego está ese maravilloso Google, al que la función de buscador ya se le queda más que corta; los programas para realizar conferencias online; los que te permiten crear aplicaciones e instalarlas en tu web o en las de tus amigos; o las pequeñas herramientas que te dicen quién ha dejado de seguirte en Twitter (y declararle enemigo para siempre) o la que te permite crear grupos en Facebook para causas benéficas.

Esta semana haré un nuevo resumen, con más programas, más links interesantes y más trucos, todo muy 3.0 (se aceptan sugerencias y recomendaciones, queridos maestros del 2.0 -que sé que sois muchos-)

Escribiré, lo prometo 🙂

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo digital

Paro vacacional

Por Eva Diz
Viernes al fin. La semana ha sido larga, larguísima. Los días me duran el doble y el ansia me puede y tengo la agenda hasta los topes. Empiezo y empiezo y nunca acabo. Hay todo un mundo fuera de la oficina los días de diario, si uno mira como miro yo ahora: con semanas interminables por delante, con la oportunidad de hacer todo lo que quiera hacer. Pero a veces quiero hacer demasiadas cosas. Y me agoto.

Para aquellos que han seguido el hilo del blog (los que no, ya saben: lean que es muy sano, gratuito y hasta entretenido), sigo con mi idea en la cabeza, dándole forma, colocándole peldaños al esquema, perfilando el dibujo y poniéndole nombre. Aprendiendo sin parar, en definitiva. Tal vez nunca vea la luz… pero habrá sido igualmente una gran idea. Por el momento, respira y crece, que no está nada mal. Gracias a los que me estáis dedicando tanto esfuerzo,  tiempo (@aabalo) y paciencia (@alberto_magro): sois increíbles.

Con ellos de la mano, y con el apoyo de otras tantas personas (entre ellas, la primera que creyó en la idea @madammerox y se subió al tren dispuesta a acompañarme en el viaje), estoy dando los primeros pasos en ese inestable mundo del emprendedor. Tambaleándome -montaña arriba, montaña abajo, como dice un buen amigo- me he lanzado a la piscina y he descubierto que en el agua -no siempre en calma- hay gente muy interesante y, sobre todo, muy valiente. Ánimo a todos los que ayer compartieron auditorio conmigo en el ParcBit: el simple hecho de intentarlo ya es un éxito. Otros muchos, muchísimos, ni siquiera han llegado ahí =)

Entre una cosa y otra, me veo nadando entre bits y bytes, entre redes sociales, periodismo 2.0, estrategias de marketing por internet, tags, metatags, podcast, videoblogs y otro montón de palabrejas que no me pregunten qué quieren decir porque todavía es demasiado pronto, aún hay mucho, muuuuucho de analógico en mí, para bien o para mal. El tiempo dirá con qué traje me quedo.

Sí, tenéis razón, demasiadas cosas en tan poco tiempo. Vale. Paro vacacional. Va-ca-cio-nal.

Por eso hoy, después de esta primera semana tan intensa, he decidido regalarme lo que queda de día, disfrutar del sábado y descansar el domingo, au idò! Así que, sois testigos: digo temporalmente adiós a mis fogones, a mis teclas y a mi teléfono y me quedo fuera de cobertura. No me busquen, que me encontrarán y me siento tan yo que saturo un poco, he de reconocerlo.

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Un break

Por Eva Diz
Creo que ya sé lo que quiero. Quiero vivir sin trabajar. Escribir a ratos, cuando el cuerpo lo pida y ganar mucho dinero con ello… Pero eso no va a poder ser. Así que, tomo nota de todos vuestros votos y opiniones (la encuesta sigue abierta) y voy a darme un par de meses al menos para pensar. Para digerir y analizar cuál es la mejor forma de aprovechar esta oportunidad y para aprender un montón de cosas que he descubierto que desconozco por completo. En fin, para recuperar todo ese tiempo que nos roba el trabajo cada día y ser un poquito feliz, chupando del bote común, que para eso lo he engordado durante los últimos años.

Un par de meses de descanso no le hacen mal a nadie. Luego veremos cómo se presentan las cosas y elegiremos.

Eso no quiere decir que pare. Iré tejiendo mi abrigo para el invierno. Pero ahora, toca destaparse, salir a la calle y ver llegar el verano.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo

Tengo un plan…

Por Eva Diz
… en realidad, tengo varios y eso que podría sonar estupendo -porque hay vida más allá y todo eso-, no lo es tanto. Me explico. Todos esos planes son prácticamente incompatibles, lo que me lleva a la terrible situación de tener que elegir. Pero ando con la duda detrás de la oreja, y no hay quien me la quite. Así que he pensado que quizás podríais echarme una mano y darme vuestra opinión. No os preocupéis, el voto no es vinculante. =)

5 comentarios

Archivado bajo Periodismo

A dieta

Por Eva Diz
El hambre agudiza el ingenio. Verdad, verdadera; lo he comprobado. Últimamente tengo el cuerpo a dieta de sueño y mi cabeza no para de generar ideas, de pensar proyectos, de buscar puertas por las que salir y decirle al mundo que aquí estoy yo, que se prepare.

Pero la dieta tiene también sus desventajas y los cambios de humor se hacen cada día más patentes: lo mismo ahora me como el universo que siento que no tengo fuerzas ni para hablar. Y callo. Y miro hacia abajo y hundo la cabeza y pienso que es el fin, que qué hago yo ahora si no sé nada. Es el pozo, es largo y profundo, oscuro, duro, sucio y doloroso. No os lo recomiendo.

Pero eso pasa poco (por suerte) y, a pesar de la dieta, todavía tengo energía en la reserva que me permite quemar adrenalina y ver que, aunque no sé hacia dónde voy, al menos me muevo.

Ayer tuve una entrevista muy interesante. Sin entrar en la oferta y en si será o no parte de mi futuro inmediato, al otro lado encontré a una persona valiente, con las cosas claras y los pies en la tierra. Alguien que tuvo el coraje de montar su propia empresa y, durante los tres años que lleva en ello, trabajar solo, tirando él de lo suyo y haciéndolo -por  lo que pude comprobar- muy bien. Ahora genera empleo y busca que sus empleados sean felices con lo que hacen. Su principal objetivo no es hacerse rico, es vivir a gusto consigo mismo. Desde aquí, mi enhorabuena.

Yo, desde este limbo en el que estoy desde hace justo hoy dos semanas, lo miro con envidia (sana, sanísima) y me entran unas ganas terribles de tirarme a la piscina… Pero la razón me dice que espere: el agua, ahora en abril, aún está muy fría y a mí aún me queda mucho para presumir de saber nadar.

Es viernes, tomémonoslo con calma. Salud y buen fin de semana a todos.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo