Archivo de la etiqueta: periodista digital

Google Authorship: la era del periodista SEO

Por Eva Diz

Authorship, marca personal, contenido de autor, marketing de contenidos, SEO Social… Nos encanta ponerle nombres a las cosas, quizás porque así parecen diferentes, nuevas o más interesantes. Después de 2 años sumergida en un mundo de constantes cambios creo que, sin embargo, nada cambia en realidad, simplemente muda de piel, pero permanece en esencia.

google-author-ship-seo

El periodista SEO es otro de esos nombres nuevos tras los que se oculta un periodista de siempre, de los de libreta y boli, documentación y verso libre, tapado con una finísima piel de código html y un bolsillo lleno de palabras clave. Una piel casi invisible pero que puede marcar la diferencia en un momento en el que el sector se nos escurre entre los dedos. Una oportunidad que quizás nos sirva para para esa caída libre y recuperar cierta dignidad para una profesión perdida en cuestiones que distan mucho de ser las que deberían.

Cuando se oye hablar de la era del contenido de autor como base del nuevo SEO, muchos temen al cambio y huyen. Se aferran a lo de siempre y luchan armándose de pasado. Pero la batalla está perdida. Lo saben. La lucha es su fin, no el medio…  Otros dudan, pero avanzan. Con miedo, sí, incluso con desconfianza (lo admito, sin sonrojo), pero la curiosidad les puede. ¿Realmente será este el futuro que nos espera como periodistas? ¿Será necesario estar ahí para llegar a una audiencia que hasta ahora nos leía en papel y en los bares? Me da que sí… Guste o no.

“Todo esto va muy rápido”. Va rapídisimo y hay que estar muy atento para no perder puntada. Para no quedarse atrás. Tenemos la capacidad, la preparación y el conocimiento para crear, moldear y presentar todo tipo de contenido ante la gente de forma atractiva. Muchos pueden adaptarse, aprender y hacerlo, pero un periodista siempre lo tendrá más fácil, y ésa es una ventaja que hay que saber aprovechar.

El contenido es hoy por hoy, tras los sucesivos cambios aplicados por Google en su algoritmo, un elemento fundamental para ganar visibilidad en Internet: estar en Internet no es suficiente, hace falta ser encontrado por aquellos que nos quieren encontrar o, más bien, por los que ni siquiera saben que quieren encontrarnos porque ni nos conocen. Lo de siempre, sí, hasta que nos pongamos, de veras, manos a la obra.

Google Authorship y el periodista SEO

Para el SEO, el contenido es una de las herramientas más importantes para cautivar al buscador y lograr subir o afianzar posiciones en sus resultados de búsqueda para determinadas consultas. Un periodista, solo escribiendo de forma regular en su blog o sección web y aplicando sencillas técnicas de redacción optimizada, puede lograr en muy poco tiempo aparecer entre los primeros resultados de Google para sus temáticas más específicas y, con algo más de paciencia y esfuerzo, para otras más competidas. Nadie puede garantizarle a nadie aparecer en el primer resultado, pero el esfuerzo y el buen trabajo suele verse recompensado.

google-plus-logo-perfil

Ahora, sumado al contenido, Google ha introducido poco a poco un parámetro más que, en cierto modo, puede influir en cómo se muestra tu página/web/blog en los resultados. Es el Authorship o autoría, es decir, se añade el valor, la credibilidad, la importancia de la experiencia y la profesionalidad de quien lo escribe. Su marca en Internet.

Google nos ofrece la posibilidad de que nuestros artículos aparezcan en la página de resultados con nuestro nombre y apellidos, una foto y un enlace directo a nuestro perfil en Google Plus, un perfil que, si estamos interesados en crearnos una marca personal en Internet, deberíamos profesionalizar.  (Para todo lo demás ya está Facebook).

¿Cómo implemento el sistema de Google Authorship?

El propio buscador en sus normas de uso y aplicación del sistema de autoría indica una forma muy sencilla de adaptar tus contenidos a las exigencias que marca el guión y conseguir que todo aquello que tú crees y luego publiques en Internet esté debidamente asociado a tu nombre e imagen. Es decir, a tu perfil de Google Plus.  (Sí, parece que esa red social insulsa sirve para algo ;P )

–> Las presentaciones. El primer paso es el de siempre: registrarse en Google Plus, para lo cual bastará tu correo de Gmail. El perfil se creará con los datos que hayas introducido al crear dicha cuenta: nombre, apellidos, fecha de nacimiento…

–> La foto. Muchos tenemos desde hace tiempo cuenta de Gmail pero es muy probable que nunca nos hayamos parado a completar toda la configuración de la misma y ni siquiera tengamos foto asociada a ella. La imagen que elijamos es muy importante ya que será la firma visual de nuestro contenido. Google insiste en que sea una foto de perfil “donde se te reconozca la cara”. Y si sales sonriendo, mejor.

–> La firma. Cada artículo de web o blog que escribas, cada vídeo que subas o fotografía que publiques debe llevar siempre en formato texto (bien legible dentro del código html) tu nombre, coincidente con el del perfil que tienes en Google Plus. Por ejemplo, como lo que se ve al inicio de este post “Por Eva Diz”. Quizás suene redundante si es tu blog personal, como es mi caso, pero es la acreditación de que tú has escrito el contenido (recuerda que podemos tener autores invitados en nuestro blog que escriban su propio artículo).

–> Verificación. Para certificar que tú eres realmente quien dices que eres Google te exige que tengas una dirección de correo con el dominio de tu web o blog, por ejemplo evadiz@periodistaseo.com, pero, en caso de que no la tuvieras, hay una segunda opción que es la que yo he probado y funciona perfectamente:

  • Pon un enlace en tu web o blog a tu perfil de Google. Se puede hacer directamente sobre el código html de una de tus páginas, por ejemplo, la que hayas dedicado a tu biografía: <a href=”[tu url de perfil en Google Plus]?rel=author”>Tu nombre</a>
  • En la sección de editar información de tu perfil de Google Plus, vete al apartado “Colaborador en”. Ahí es donde debes poner la dirección (URL) de tu sitio web o blog al que quieres enlazar.
  • Guarda y comprueba: puedes hacerlo en la herramienta de pruebas de datos estructurados que Google pone al servicio de los usuarios.

Y ya está… Nos vemos en la página de resultados 😉

3 comentarios

Archivado bajo Marca personal

La marca personal en Internet

Configurar una buena marca personal online para un periodista es vital hoy en día, pero la mayoría están tan arrastrados por la rutina diaria que no tienen tiempo o no saben cómo hacerlo: del papel se puede trasladar parte de la marca ya existente, pero el usuario online exige al periodista saber manejarse de una forma fluida en este nuevo entorno. Es, para este nuevo público, una razón de peso para otorgarnos su confianza. Y, para el periodista, una oportunidad de diferenciarse.

marca personal claves

Convertirse  en referentes para un público que busca -de forma habitual o puntual- información sobre un determinado tema no se consigue de la noche a la mañana y exige grandes esfuerzos de dedicación, horas de información y formación, tardes enteras de edición, revisión, conversaciones en red, congresos y eventos offline…

Pero por algún sitio se debe empezar. Lo simple suele dar buenos resultados: basta con apostar por la generación de contenido desde un blog personal en el que escribir sobre ese tema en el que sabemos que somos realmente buenos, en el que nos diferenciamos de los demás o del que nos resulta más fácil hablar y comentar.

Marca personal: apuntes básicos

.- Presencia en redes sociales. Una vez que tengamos la idea de nuestro blog en la cabeza (un buen tema, las 2-3 primeras entradas, nuestra página de biografía, nuestra declaración de intenciones, etc.) debemos perfilar también las redes sociales que tienen un perfil más profesional (compartir tu contenido en Facebook para que lo lean tus amigos y conocidos está bien… pero no es suficiente ni tiene el valor que necesitamos para crear una marca personal profesional). Entre esas redes y plataformas de contenidos, por tanto, no debería faltar Twitter, Linkedin, Disquus, Digg/Menéame

marca personal online
.- Sé fiel a tu imagen… de marca. Al igual que sucede con las empresas (aquí la “empresa” eres tú) es necesario seguir una imagen coherente con lo que deseamos representar, con lo que queremos que el público perciba de nosotros. Por eso, aunque pueda parecer una cuestión menos, es importante mostrar la misma foto en todas las redes sociales y plataformas que utilicemos para desarrollar nuestra profesionalidad online. (Nota interesante: mejor si sales con una sonrisa. La sonrisa está minusvalorada pero la experiencia me dice que con una sonrisa puedes conseguir más cosas que con palabras).

.- Busca un eslogan/frase corta que te defina tanto en lo personal como en lo profesional. Rellena todos los datos que te pidan en los perfiles que puedan ayudar a tus lectores a entender tus contenidos, tu tono, tu estilo o la temática sobre la que escribes.

Personal Brandind
.- La ley de la constancia. El trabajo constante se premia en la red. Puede que al principio seas un auténtico desconocido pero verás que poco a poco vas ganando seguidores cada vez más relacionados con tu profesión y tus expectativas profesionales. Sé selectivo y cuida tu amistad con esas personas que profesionalmente te parecen interesantes: seguro que te aportarán muchas cosas, desde su conocimiento leyendo sus blogs a su experiencia si les pides ayuda puntual.

.- Desvirtualízate. La red está fenomenal para conseguir una proyección amplia y relativamente rápida si atendemos a otro tipo de fórmulas de promoción tradicional. Sin embargo, llegado un punto, ese trabajo de proyección virtual debe ir acompañado de hechos, de presencia: en congresos, seminarios, colaboraciones con otros profesionales del sector, pequeños encuentros con aquellos seguidores con los que más te identifiques… Este paso no es esencial (y a mí, la verdad, es el que más me cuesta) pero a mucha gente le funciona y puede marcar la diferencia a la hora de desarrollar de forma más completa tu marca personal.

Por muchas recomendaciones, sugerencias y literatura que se escriba sobre el asunto, lo cierto es que cada uno debe encontrar y elegir la fórmula con la que se encuentre más cómodo. No cabe duda que Internet ofrece un escenario incomparable para desarrollar una presencia profesional online que reporte buenos resultados pero, ante todo, uno debe entender qué clase de profesional es y cómo quiere que los demás lo entiendan. Casi nada, eh 😉

3 comentarios

Archivado bajo Marca personal

Marketing de contenidos: el periodismo de marca

Por Eva Diz
Marketing de contenidos, periodismo de marca, branded content… Algunos habréis oído hablar hasta la saciedad de estos conceptos, cada día más de moda en el mundo de la comunicación y más apreciados por las empresas y grandes marcas. Hoy me ha parecido más que oportuno traerlos a colación, al hilo de las reflexiones que planteaba el otro día sobre qué debe saber un periodista en 2013 para sobrevivir en este mundanal ruido de crisis, redacciones escuálidas, paro y trabajos mal pagados.

Periodismo de marca

Sé que, después de la sangría de los últimos años, muchos compañeros están buscando una salida, una forma de afrontar una situación a la que no están nada acostumbrados: lejos de las redacciones, nuestro hábitat natural, todo parece más difícil y el miedo y el desconocimiento de hacia dónde tirar nos paraliza. Por eso, aunque por suerte algunos han encontrado nuevos caminos, me gustaría mostrar algunas de las ventajas que ofrece escoger el que yo he escogido.

Periodismo-nuevo

Como pasa con casi todo, en Internet hay una extensa literatura sobre el tema. Si os decidís a leer e investigar sobre ello os daréis cuenta de que las puertas del optimismo para la profesión se abren de par en par y, para mí, es particularmente gratificante: todo lo que está pasando viene a reforzar la postura que decidí adoptar hace dos años cuando ideé ZinKfo como una agencia de marketing de contenidos. Muchos todavía me preguntáis que qué es lo que hacemos exactamente, que qué es eso de marketing de contenidos… Pues bien, básicamente utilizamos nuestros conocimientos y habilidades como periodistas para ofrecer a las marcas la posibilidad de contar con su propio equipo de redactores que les permitirá ofrecer contenido de calidad, útil y actual a sus clientes y potenciales consumidores. La ventaja para las marcas radica en alimentar una imagen positiva frente a su audiencia, ganar difusión y llegar a públicos que, de otro modo, no podrían alcanzar.

periodismo-de-marca-claves

Muchos dirán que eso no es periodismo, que si estás trabajando para una marca eso es publicidad y marketing. Y puede que tengan su parte de razón, pero… ¿alguno se ha parado a sustituir la palabra “medio” por “marca”? Muchos llevamos toda la vida trabajando para marcas porque los medios de comunicación son -no lo olvidemos- empresas que tienen una audiencia a la que le quieren vender algo y a la que desean fidelizar. Es cierto que los medios de comunicación tienen ese sentido de servicio público… pero, ¿realmente lo hacen valer? Que levante la mano quien trabaje (o haya trabajado) en un medio que nunca, y digo NUNCA, le haya pedido que cubriera un tema concreto por intereses que fueran más allá de la estricta actualidad o necesidad de información de la opinión pública, que redactara un breve sobre una nota de prensa de una empresa determinada, con un sesgo ideológico específico o sobre un personaje o producto vinculado a ese grupo de comunicación…

Periodismo-marketing

La frontera ha estado difusa y muchas veces solo controlada por la ética profesional de cada periodista que, en un momento dado, se atrevía a decir hasta aquí hemos llegado. Por eso, pregunto: ¿qué es mejor, redactar información útil para la audiencia de una marca de forma transparente o hacerlo escondido tras el buen nombre del servicio público y la independencia mediática?

El futuro del periodismo existe. Y pasa por tender la mano al enemigo: el marketing. Para muchos será duro, pues pasa por un cambio radical de mentalidad y obliga a vencer algunos escrúpulos. Pero, de verdad, creo que es necesario. El buen periodista no necesita de un medio de comunicación para ser lo que es: periodista. Se puede hacer periodismo y muy bueno desde un gabinete de comunicación o desde tu propio blog. Porque periodismo no es solo escribir de política, destapar escándalos de corrupción o informar de sucesos varios. Los que antes sepan asumirlo, antes podrán afrontar lo que nos espera.

Periodismo-futuro

Es el momento de rescatar del baúl de los recuerdos aquellos dos años que muchos compartimos en la facultad con asignaturas puramente dedicadas a la publicidad y al marketing. Es el momento de hacer valer lo que eres por ti mismo, no como parte de un medio: tu estilo, tus técnicas de documentación e investigación, tu capacidad para explicar determinados hechos o realidades complicadas a la audiencia, tu facilidad para redactar con calidad y sobre casi cualquier cosa, tu valía para encontrar temas noticiosos y para convertir en interesantes aquellos que, a priori, no lo son tanto. Sí, todo eso es útil para las empresas y para las marcas. Ellos se han dado cuenta. ¿Tú aún no?

Por si a alguno le interesa leer más opiniones sobre el tema, aquí dejo algunos enlaces:

5 comentarios

Archivado bajo Periodismo

Periodistas, blogueros y Huffington Post

Por Eva Diz
“En Huffington Post no entendemos el blog como un trabajo”, dijo  la periodista y directora del nuevo medio, Montserrat Domínguez, y… la lió parda.

Mañana se estrenará el Huffington Post made in Spain. Seguro que ya lo habéis oído en algún lado: el anuncio está hasta en la sopa y media España espera con la pancarta de Bienvenido Míster Marshall arriba en lo alto. Yo también, lo confieso. Tengo ganas de ver cómo funciona este fenómeno estadounidense en nuestro país y en el resto de países de habla hispana. Imagino que le irá bien, o eso espero, porque si los datos se repiten, podría crear mucho empleo de aquí en unos años (allá, cuando termine la crisis y solo queden algunos supervivientes al exilio). Pero, por el momento, del Huffintong Post solo cobrarán 7 periodistas, los demás (periodistas o no) colaborarán gratis como bloggers.

Montserrat Domínguez lo anunció en unas jornadas en Granada, en las que argumentó esa decisión de no pagar a sus blogueros con una contraprestación en visibilidad que, sin duda, un medio como el HuffPo podrá aportar más que de sobra:

“Para mucha gente, publicar en un medio como este es una oportunidad valiosa y única de llegar a más gente”, dijo. Y agregó:  “Antes solo escribíamos unos pocos y ahora escribe todo aquel que quiere comunicar, contar, compartir sus experiencias. Hay mucha gente que escribe de cosas que le apasionan. Y muchos lo hacen muy bien”.

Pero sus argumentos calaron en muy pocos: la crisis en la profesión, los despidos masivos, los cambios, amenazas y demás incertidumbres introducidas por internet, hicieron que la noticia corriera como la pólvora por toda la red incendiando Twitter con críticas y reproches, como podemos leer en estos tweets recogidos por Esther Vargas para www.clasesdeperiodismo.com

Muchos periodistas, anónimos o con cargos importantes en asociaciones, mostraron su desacuerdo. Un ejemplo de ellos fue Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape), quién subrayó que “si se hace periodismo, tiene que pagarse, porque trabajar gratuitamente deteriora al profesional”. En la misma línea, la Asociación de la Prensa de Madrid y su #gratisnotrabajo salieron en defensa de los periodistas profesionales y su derecho a cobrar por su trabajo. Algunos le dedicaron hasta posts enteros, como es el caso de Javier Pérez de Albéniz en su descodificador.

Otros, sin embargo, consideran legítima esta opción y defienden que, efectivamente, la mayoría de los blogs que se escriben no se hacen por trabajo, sino por afición o necesidad de expresarse, comunicar y contar lo que a uno le pasa o le interesa. Y que muchos, cierto ciertísimo, son tan buenos o mejores que algunos de los artículos que hoy en día se publican en prensa, pagados. Incluyo aquí a un periodista del que soy muy fan: www.obamaworld.es y a otros dos que él introduce en su crónica: Antonio Ortiz y Jesús Gordillo.

Llegados a este punto (y si te has leído tooodos los posts) seguro que ya tienes una opinión formada. Yo tengo la mía, desde luego, ahí va:

Creo que todo trabajo debe remunerarse y, el de periodista, es un trabajo. Por trabajo entiendo que existe un horario (o más bien no existe un horario sino una dedicación casi permanente 24/7), una obligación de escribir cierta cantidad de reportajes/posts de cierta calidad (con fuentes contrastadas, variedad de voces y puntos de vista, textos de opinión bien argumentados…) y una responsabilidad ante el medio y ante los lectores. En fin, un trabajo, se haga desde casa o desde el parlamento o el parque del Retiro que ha de pagarse.

Ahora bien, si lo que ofrece el Huffington Post España son blogs de gente a la que le gusta escribir (y lo hace estupendamente), que opinan de lo que consideran, que lo hacen cuando les viene bien, sin mayor responsabilidad que la conciencia de uno mismo, sin estrés por actualizar cada día, con las fuentes que a ellos les parezcan y en el estilo que les venga mejor, pues entiendo que no haya necesidad de remunerar a nadie. En todo caso, el pago con visibilidad es suficiente, ya que el que escribe ahí asume que no está ejerciendo de periodista ni lo está haciendo en un medio de prensa digital sino en un agregador de blogs, como hay tantos (yo, sin ir más lejos tengo uno, modestito, pero uno: www.inforia.es #periodismoenred).

Lo queramos o no, con Internet, cualquiera puede crear un medio de comunicación (deberíamos empezar a pensar en quitar la exclusividad de esta expresión para los medios periodísticos), desde un blog, una web o una página de Facebook. Esa es la bondad (y, para muchos, la perversión) del 2.0, esa es la esencia de lo que algunos llaman periodismo ciudadano, que no es otra cosa que comunicación ciudadana, de toda la vida, pero ampliada y mejorada gracias a una serie de herramientas.

En definitiva, la cuestión está en si escribirías un blog para el Huffington Post si te lo pidieran… Gratis, por supuesto. ¿Qué? ¿Lo harías?

4 comentarios

Archivado bajo Periodismo

El content curator: un periodista en Internet

Por Eva Diz
Content curator o comisario de la información es un nuevo perfil profesional que está tomando forma en la red… y que no es otra cosa que un buen periodista, con sus artes de documentalista bien a punto, un sólido conocimiento de las herramientas que pone a su alcance Internet y un toque de sensibilidad para el marketing.

Los gurús y entendidos del sector han creado esta nueva dimensión del periodismo y no hacen más que hablar de lo importante e indispensable que son y serán los content curators. A más infoxicación, más necesidad de filtrarla, editarla y compartirla con un nuevo valor añadido, de una forma sencilla, atractiva y creativa. Periodismo de toda la vida con herramientas nuevas.

Content curator, comisario, editor online, periodista 2.0… Llamémosle X, pero aquí – si me lo permiten-, tonto el último, queridos amigos: Ésta es un oportunidad más que la red nos da a los periodistas para reinventar lo ya inventado y vendernos como lo que somos (aunque últimamente nadie lo vea de este modo): Valiosos.

Recojo a continuación las principales tareas para generar valor añadido que, según Robin Good -experto en la materia-, realiza un content curator. Algunos llevamos haciéndolo toda la vida 🙂 :

  1. Cuidar los títulos como para que sean relevantes para su público
  2. Elegir una buena presentación y el formato mediante la utilización de estilos diferentes en las fuentes de los distintos elementos, la organización del texto, el uso de listados (En la versión offline: cuida la maqueta, pon ladillos, despieces, apoyos…)
  3. Filtra y añade imágenes relevantes, fotos, ilustraciones que complementan y refuerzan plenamente el contenido a los que están asociadas
  4. Selecciona los extractos más interesantes y relevantes del texto original, para ayudar al lector a comprender lo más rápido posible cuál es el contenido y por qué sería relevante para leerlo. (O sea, una entradilla)
  5. Escribe tu propia introducción, para contextualizar y explicar la relevancia de los contenidos a tu audiencia específica (Sí, aunque sea una nota de prensa, siempre has de re-redactar y hacer el texto tuyo antes de entregárselo a tus lectores, porque eso les ayudará en su comprensión)
  6. Proporciona etiquetas y categorías de clasificación para el contenido (Ojo, esto que sí solo se produce en el mundo online. En el offline, como mucho, te guardas una copia en pdf dentro de una carpeta sobre el tema central del texto)
  7. Integra enlaces adicionales para ampliar el artículo, o para proporcionar más referencias a conceptos específicos. (También único y exclusivo del mundo online: la hipertextualidad es su esencia, su principal característica. Podemos ofrecer con nuestra noticia todo un dossier interminable de información seleccionada para aquellos que quieran profundizar e indagar por su cuenta)
  8. Personaliza los contenidos de forma diferente para cada canal específico de la Web Social.
  9. Verificar la calidad y la integridad del contenido original asumiendo un rol crítico ante la decisión de qué publicar (Contrastar información, de toda vida)
  10. Atribuye la información a todas las fuentes utilizadas indicando el autor y añadiendo un enlace al documento original (Imprescindible)
  11. Proporciona recomendaciones, consejos y sugerencias a sus lectores sobre el tema tratado (La conexión directa con el lector que nos permite el soporte online hace posible este último punto y el número 12 que, a mi juicio, sería el estar atento al feedback de esos lectores para analizar qué es lo que les interesa, cómo les interesa y a qué tendencias apuntan)

Nada más. Como veis, pan comido: solo necesitamos aplicarnos bien con las herramientas que nos facilita Internet. Quitarse la capa del miedo a lo desconocido, probar, equivocarse y volver a empezar. ¿Qué, alguien se anima? 😉

11 comentarios

Archivado bajo Periodismo