Archivo de la etiqueta: periodismo online

La marca personal en Internet

Configurar una buena marca personal online para un periodista es vital hoy en día, pero la mayoría están tan arrastrados por la rutina diaria que no tienen tiempo o no saben cómo hacerlo: del papel se puede trasladar parte de la marca ya existente, pero el usuario online exige al periodista saber manejarse de una forma fluida en este nuevo entorno. Es, para este nuevo público, una razón de peso para otorgarnos su confianza. Y, para el periodista, una oportunidad de diferenciarse.

marca personal claves

Convertirse  en referentes para un público que busca -de forma habitual o puntual- información sobre un determinado tema no se consigue de la noche a la mañana y exige grandes esfuerzos de dedicación, horas de información y formación, tardes enteras de edición, revisión, conversaciones en red, congresos y eventos offline…

Pero por algún sitio se debe empezar. Lo simple suele dar buenos resultados: basta con apostar por la generación de contenido desde un blog personal en el que escribir sobre ese tema en el que sabemos que somos realmente buenos, en el que nos diferenciamos de los demás o del que nos resulta más fácil hablar y comentar.

Marca personal: apuntes básicos

.- Presencia en redes sociales. Una vez que tengamos la idea de nuestro blog en la cabeza (un buen tema, las 2-3 primeras entradas, nuestra página de biografía, nuestra declaración de intenciones, etc.) debemos perfilar también las redes sociales que tienen un perfil más profesional (compartir tu contenido en Facebook para que lo lean tus amigos y conocidos está bien… pero no es suficiente ni tiene el valor que necesitamos para crear una marca personal profesional). Entre esas redes y plataformas de contenidos, por tanto, no debería faltar Twitter, Linkedin, Disquus, Digg/Menéame

marca personal online
.- Sé fiel a tu imagen… de marca. Al igual que sucede con las empresas (aquí la “empresa” eres tú) es necesario seguir una imagen coherente con lo que deseamos representar, con lo que queremos que el público perciba de nosotros. Por eso, aunque pueda parecer una cuestión menos, es importante mostrar la misma foto en todas las redes sociales y plataformas que utilicemos para desarrollar nuestra profesionalidad online. (Nota interesante: mejor si sales con una sonrisa. La sonrisa está minusvalorada pero la experiencia me dice que con una sonrisa puedes conseguir más cosas que con palabras).

.- Busca un eslogan/frase corta que te defina tanto en lo personal como en lo profesional. Rellena todos los datos que te pidan en los perfiles que puedan ayudar a tus lectores a entender tus contenidos, tu tono, tu estilo o la temática sobre la que escribes.

Personal Brandind
.- La ley de la constancia. El trabajo constante se premia en la red. Puede que al principio seas un auténtico desconocido pero verás que poco a poco vas ganando seguidores cada vez más relacionados con tu profesión y tus expectativas profesionales. Sé selectivo y cuida tu amistad con esas personas que profesionalmente te parecen interesantes: seguro que te aportarán muchas cosas, desde su conocimiento leyendo sus blogs a su experiencia si les pides ayuda puntual.

.- Desvirtualízate. La red está fenomenal para conseguir una proyección amplia y relativamente rápida si atendemos a otro tipo de fórmulas de promoción tradicional. Sin embargo, llegado un punto, ese trabajo de proyección virtual debe ir acompañado de hechos, de presencia: en congresos, seminarios, colaboraciones con otros profesionales del sector, pequeños encuentros con aquellos seguidores con los que más te identifiques… Este paso no es esencial (y a mí, la verdad, es el que más me cuesta) pero a mucha gente le funciona y puede marcar la diferencia a la hora de desarrollar de forma más completa tu marca personal.

Por muchas recomendaciones, sugerencias y literatura que se escriba sobre el asunto, lo cierto es que cada uno debe encontrar y elegir la fórmula con la que se encuentre más cómodo. No cabe duda que Internet ofrece un escenario incomparable para desarrollar una presencia profesional online que reporte buenos resultados pero, ante todo, uno debe entender qué clase de profesional es y cómo quiere que los demás lo entiendan. Casi nada, eh 😉

3 comentarios

Archivado bajo Marca personal

SEO y el contenido de autor

Por Eva Diz

El trabajo de un SEO ha cambiado mucho en los últimos años: la optimización de una web o blog para buscadores no ha sido ajena a los importantes cambios de comunicación social que se han desarrollado en la red. Google ha querido dar respuesta a su manera a toda esta nueva realidad y, además de poner en marcha una red social propia (con más o menos éxito), ha introducido muchas condiciones -cada vez más vinculadas a las relaciones y recomendaciones sociales- que han obligado a replantear y adaptar ciertas técnicas SEO tan básicas como la consecución de enlaces entrantes de calidad o la generación de autoridad para el dominio.

Aparecer los primeros en la página de resultados para las palabras que a uno le interesan pasa por un trabajo mucho más volcado en la generación contenidos de calidad… con un autor de calidad. El gigante de las búsquedas ha dado numerosos pasos para facilitar a los autores del contenido que se difunde en la red la posibilidad de desarrollarse como tales. Es, grosso modo, lo que se conoce como Authorship de Google: todos tus artículos pueden ser identificados con tu nombre, apellidos y foto y vinculados a tu perfil personal desde la misma página de resultados del buscador. Es decir, si tú eres un experto en información económica y yo busco algo así como “información + económica” en Google es muy probable que, si eres un autor prolífico y valorado en la red, salga un resultado tuyo personalizado.

SEO Authorship Google

La idea de Google es simple: el buscador considera que si tú firmas un contenido con nombre y apellidos es porque estás orgulloso del mismo, por tanto, lo más probable, es que sea de buena calidad. Esto es, su promesa de mostrar los mejores resultados de búsqueda se cumplirá siempre (o casi). Tú eres el primer responsable de ese contenido. Tú eres el primer voto de calidad. Pero si, además, cuentas con un buen número de lectores habituales, gente a la que le gusta lo que escribes, diseñas o grabas, que comenta en tus contenidos, que te comparte en sus redes sociales, que te regala un +1 (sí, ¡benditos +1s! bienvenidos sean) pues no solo aparecerás en los resultados con tu nombre y apellidos sino que aparecerás de los primeros. Y esto significa más tráfico, más seguidores y, de nuevo, más valor como autor de acuerdo con los rankings y criterios de Google.

Sí, el sistema te suena porque es el mismo que, tradicionalmente, han utilizado los periódicos y las marcas colocando al frente de sus páginas de opinión o sus programas de cabecera a las mejores firmas, las más conocidas, más expertas, más valoradas/apreciadas por el público… Solo que, en este caso, no necesitas el respaldo de una gran cabecera de comunicación para lograrlo. Si eres creativo, constante y consciente del valor de tu marca personal podrás llegar a construir en torno a tu nombre u na imagen profesional firme y duradera que, con mucha probabilidad, te dará la posibilidad de conseguir trabajos y colaboraciones muy interesantes.

Conseguir ser una firma respetada en el mundo online es relativamente más sencillo. Mucho más, incluso, si el que se lo propone es periodista o bloguero profesional, personas acostumbradas a generar contenido de forma periódica y, en la mayoría de los casos, con gran capacidad para comunicar y conectar con el público.

La clave está, precisamente, en generar contenido de calidad para un público que esté dispuesto a leernos (es más, que esté dispuesto a buscar nuestro contenido y compartirlo), hacerlo de forma frecuente en uno o varios sitios online y comentarlo y difundirlo a través de nuestros perfiles sociales. Así de fácil… y de complicado.

7 comentarios

Archivado bajo Marca personal

Periodismo y Twitter

Por Eva Diz

Periodismo y Twitter… No hay ninguna otra red social en la que el periodista se encuentre tan cómodo como en la famosa red de microblogging. ¿Qué será lo que nos engancha a ella? La inmediatez que ofrece para dar una noticia, la notoriedad que otorga como opinadores,  la posibilidad de marcar una agenda paralela a la habitual; la versatilidad de tonos que permite, el contacto directo autor-lector o, simplemente, la libertad y el poder que da al periodista como profesional individual frente a la gran marca colectiva y empresarial de los medios…

periodistas Twitter

La verdad es que Twitter ha abierto de forma definitiva una Caja de Pandora que ya había forzado en su momento la aparición de los blogs y todas las plataformas que permiten al usuario de Internet (en este caso, el periodista), romper la barrera de los medios tradicionales off y online y lanzarse a ser él mismo el productor del contenido: sin intermediarios, sin peajes.

Del mismo modo que ya empieza a haber medios que empiezan solo con una versión online y luego acaban haciendo ediciones en papel especiales para sus lectores más fieles, muchos son los periodistas que han sabido relanzar su carrera a través de redes sociales como Twitter apoyados en un simple blog. Muchos han conseguido trabajo, otros se han consolidado como profesores, colaboradores o consultores externos y otros muchos han decidido dar el paso de montar su propio medio de información u opinión.

periodismo twitter

En la entrevista sobre periodismo en Internet de la que os hablaba en el último post de este blog, también tratamos este tema y salieron cuestiones interesantes que seguro que, como a mí, a más de uno le rondan últimamente. Reproduzco algunas de las preguntas más interesantes para ver si, entre todos, conseguimos alimentar el debate: el espacio de comentarios es libre para todo el que quiera aportar 🙂

¿Consideras a Twitter un medio de comunicación? ¿Se puede hacer periodismo de 140 caracteres?

Sí, por supuesto (aunque muchos no lo crean y lo vean como un juguete con el que perder el tiempo). La tecnología no es buena ni mala en sí, es bueno o malo el uso que le damos. Y, como plataforma, Twitter da la posibilidad a los periodistas de hacer algo que, hasta ahora, solo podían hacer las agencias de noticias: dar Urgentes. Trabajé durante varios años en la Agencia EFE y rara vez vi un Urgente, pero era poco más que 140 caracteres: un titular (sin artículos ni preposiciones) y una frase lanzada de inmediato a la línea de los abonados. Hoy basta cambiar algunos términos para que suene igual: el Urgente de EFE es el tuit; la línea, el Time Line; los abonados, tus seguidores.

Los tiempos han cambiado… Antes un periodista en una redacción tenía los teletipos de EFE, EuropaPress, Colpisa, Servimedia, etc. abiertos mientras escribía. Hoy, todo periodista de 2013 debería tener un Hootsuite (o similar) con X búsquedas grabadas referentes a los temas que está siguiendo ese día. Asimismo, tendría que contar con listas bien organizadas con los perfiles oficiales de personalidades e instituciones de modo que pueda estar siempre al tanto de la información que aportan a través de ese canal. Del mismo modo que uno tiene un filtro en el correo para organizar las notas de prensa que le envían, las listas de Twitter permiten organizar la información de forma muy útil.

Pero, ante todo y sobre todo, un periodista en Twitter tiene que hacer de periodista: cribar, analizar, investigar, profundizar… No es hacer periodismo sacar en la televisión un reportaje sobre qué se dice hoy en Twitter o maquetar una página con los Trending Topic del día…

¿Como pueden utilizar los periodistas Twitter a su favor?

Primero: para crear su marca personal como periodistas. Yo sigo a los periodistas que sigo por lo que comparten en sus redes, no por el medio al que pertenecen (si es que pertenecen a alguno) y cada vez más esta tendencia se hará más patente. Hoy en día todavía mandamos las generaciones del papel, pero los niños de la generación iPad serán totalmente diferentes: ellos habrán crecido con el periodista, habrán tuiteado con él, no enviado una carta al director. Ellos querrán leer a ese periodista y no a otro porque les ofrece el contenido que ellos aprecian. Nuestro trabajo es ser ese periodista, no trabajar en tal o cual medio.

Segundo: para su rutina laboral diaria. Para informar, para encontrar buena información (enlaces, documentos, datos interesantes que se nos puedan haber escapado…), para ponerse en contacto con personas que tengan historias interesantes que contar, para relacionarse con otros compañeros, para escuchar a sus lectores… Ser un buen curator de contenidos en un mundo plagado de información es complicado y muy apreciado. Esa es la nueva labor del periodista, eso se espera de nosotros.

 ¿El perfil de un periodista en Twitter pertenece a los medios de comunicación o a los propios periodistas?

Esto está muy ligado a mi idea de que Internet devolverá la esencia al periodismo, el poder a los periodistas… pero dejará a los medios –tal y como los entendemos hoy- fuera de juego. De ahí que muchos medios quieran apoderarse de la cuenta de sus periodistas, porque todavía creen que el periodista se lo debe: “te siguen porque eres periodista de esta radio”.

Lo siento, pero no lo veo así. Un periodista es dueño de su cuenta de Twitter a menos que, por contrato, así lo haya decidido, en cuyo caso debería informar a sus seguidores de que su cuenta no es personal sino la cuenta oficial del periódico/radio/tv. ¿Los medios que plantean esto se plantean también apoderarse de las frases que sus periodistas dicen sentados en la mesa de una cafetería o en la cola del supermercado? Cada medio tiene su perfil en Twitter, que lo usen como deben. Para mí, esos intentos de controlar los perfiles de cada uno de sus periodistas es solo una prueba de su miedo a perder el poder que durante tantos años tuvieron sobre la audiencia.

#Ahílodejo…

 

7 comentarios

Archivado bajo Periodismo

No sin mi Google Reader

Por Eva Diz

Una de las cosas maravillosas de Internet es que ha puesto a nuestro alcance un montón de herramientas útiles que nos hacen la vida más fácil. Lo difícil es encontrar la tuya entre tanta oferta, con tantos cambios y tantas novedades que se suceden casi sin darnos cuenta. Yo, como periodista, si tuviera que quedarme con una entre todas ellas, lo tengo claro, después del email… elijo los lectores de feed.

google reader periodismo

Existen infinidad de lectores de feed y marcadores que permiten concentrar en una misma plataforma toda la información que nos interesa, sin necesidad de recibir ingentes cantidades de newsletter en el email o de tener que abrir una por una nuestras páginas web y blogs de referencia. Uno de los más conocidos y sencillos de usar es Google Reader: una herramienta que, a estas alturas, me parece imprescindible.

Para mí es como una revista personalizada: puedo rebuscar entre la infinita cantidad de blogs que se han ido sumando a mi colección y encontrar artículos que no solo me interesan sino con los que puedo aprender y formarme, solucionar problemas o simplemente divertirme.

Una de las ventajas de los lectores de feed es la posibilidad de guardar automáticamente los artículos que más te interesen, sin que ocupen lugar o acaben finalmente en la basura sin leerlos. A eso se le suma la oportunidad de comentar el texto con el autor o compartir el artículo con el resto de tus colegas o amigos. Con un simple clic, podrás tener todo organizado y siempre a mano. Vayas donde vayas. Lo único que te faltará es tiempo para leer todo lo que encontrarás en ese espacio.

¿Cómo abrir un Google Reader?

Crear un Google Reader es la segunda cosa más sencilla de hacer en Internet después de abrirte una cuenta de correo en Gmail. De hecho, desde esa cuenta de Gmail podrás acceder directamente a tu Google Reader: basta que vayas a la barra de menú superior y elijas “Más”. Se abrirá un desplegable donde aparecerá tu Google Reader, impoluto, sin estrenar. Un cajón entero para llenar con tus blogs, magazines y diarios online favoritos.

Abrir cuenta Google ReaderPara hacerlo, solo tendrás que usar el botón que corona la barra lateral izquierda “Suscribir”. Ahí aparece una caja (como la del motor de búsqueda) en la que deberás ubicar la URL del feed del diario o blog que te interese incorporar a tu blogoteca (por ejemplo: https://periodistaseo.com/feed/), copias la URL, la pegas en la caja y automáticamente se añadirá a tu barra lateral con el icono y título correspondiente, visualizando en la parte central de la pantalla las entradas que estén en el feed.

Como funciona google reader

Podrás hacer carpetas temáticas en las que clasificar y ordenar a tu manera tus fuentes y, desde cada fuente que hayas incorporado, Google Reader te da la posibilidad de encontrar “Más como este”. Así, aunque a priori no te vengan a la cabeza diarios, blogs o magazines que te interesen, Reader te sugerirá fuentes basándose en las que ya has incorporado.

Reader barra izquierda

Crear carpetas Google Reader

Asimismo, si estás muy interesado en un tema en concreto y necesitas hacer un seguimiento o una investigación sobre algo, puedes crear una alerta de Google y vincularla a tu Google Reader. De este modo te evitarás la parte más engorrosa de las alertas: recibirlas en el correo, que te llenen el buzón y que finalmente vayan directamente a la papelera. En cuanto a la visualización de los contenidos, aunque la interfaz es muy sencilla y el diseño muy plano, tienes la posibilidad de elegir entre dos tipos:

Solo titulares

Vista titulares Google ReaderO con el titular y el texto del artículo

Vista completa Google Reader

Podrás elegir el orden en que se muestran, descartar artículos, marcar como leídos o no leídos… Así que, para descubrir todo el partido que puedes sacarle a esta herramienta, lo mejor es abrir una cuenta y empezar a trastear.

Disfrútalo con moderación: engancha 😉

3 comentarios

Archivado bajo Formación

El content curator: un periodista en Internet

Por Eva Diz
Content curator o comisario de la información es un nuevo perfil profesional que está tomando forma en la red… y que no es otra cosa que un buen periodista, con sus artes de documentalista bien a punto, un sólido conocimiento de las herramientas que pone a su alcance Internet y un toque de sensibilidad para el marketing.

Los gurús y entendidos del sector han creado esta nueva dimensión del periodismo y no hacen más que hablar de lo importante e indispensable que son y serán los content curators. A más infoxicación, más necesidad de filtrarla, editarla y compartirla con un nuevo valor añadido, de una forma sencilla, atractiva y creativa. Periodismo de toda la vida con herramientas nuevas.

Content curator, comisario, editor online, periodista 2.0… Llamémosle X, pero aquí – si me lo permiten-, tonto el último, queridos amigos: Ésta es un oportunidad más que la red nos da a los periodistas para reinventar lo ya inventado y vendernos como lo que somos (aunque últimamente nadie lo vea de este modo): Valiosos.

Recojo a continuación las principales tareas para generar valor añadido que, según Robin Good -experto en la materia-, realiza un content curator. Algunos llevamos haciéndolo toda la vida 🙂 :

  1. Cuidar los títulos como para que sean relevantes para su público
  2. Elegir una buena presentación y el formato mediante la utilización de estilos diferentes en las fuentes de los distintos elementos, la organización del texto, el uso de listados (En la versión offline: cuida la maqueta, pon ladillos, despieces, apoyos…)
  3. Filtra y añade imágenes relevantes, fotos, ilustraciones que complementan y refuerzan plenamente el contenido a los que están asociadas
  4. Selecciona los extractos más interesantes y relevantes del texto original, para ayudar al lector a comprender lo más rápido posible cuál es el contenido y por qué sería relevante para leerlo. (O sea, una entradilla)
  5. Escribe tu propia introducción, para contextualizar y explicar la relevancia de los contenidos a tu audiencia específica (Sí, aunque sea una nota de prensa, siempre has de re-redactar y hacer el texto tuyo antes de entregárselo a tus lectores, porque eso les ayudará en su comprensión)
  6. Proporciona etiquetas y categorías de clasificación para el contenido (Ojo, esto que sí solo se produce en el mundo online. En el offline, como mucho, te guardas una copia en pdf dentro de una carpeta sobre el tema central del texto)
  7. Integra enlaces adicionales para ampliar el artículo, o para proporcionar más referencias a conceptos específicos. (También único y exclusivo del mundo online: la hipertextualidad es su esencia, su principal característica. Podemos ofrecer con nuestra noticia todo un dossier interminable de información seleccionada para aquellos que quieran profundizar e indagar por su cuenta)
  8. Personaliza los contenidos de forma diferente para cada canal específico de la Web Social.
  9. Verificar la calidad y la integridad del contenido original asumiendo un rol crítico ante la decisión de qué publicar (Contrastar información, de toda vida)
  10. Atribuye la información a todas las fuentes utilizadas indicando el autor y añadiendo un enlace al documento original (Imprescindible)
  11. Proporciona recomendaciones, consejos y sugerencias a sus lectores sobre el tema tratado (La conexión directa con el lector que nos permite el soporte online hace posible este último punto y el número 12 que, a mi juicio, sería el estar atento al feedback de esos lectores para analizar qué es lo que les interesa, cómo les interesa y a qué tendencias apuntan)

Nada más. Como veis, pan comido: solo necesitamos aplicarnos bien con las herramientas que nos facilita Internet. Quitarse la capa del miedo a lo desconocido, probar, equivocarse y volver a empezar. ¿Qué, alguien se anima? 😉

11 comentarios

Archivado bajo Periodismo

Posicionamiento o SEO: Tú eliges

Por Eva Diz
Posicionamiento o SEO. Permitidme que hoy dedique el post de la semana a una reflexión. Posicionamiento y SEO pueden llegar a parecer lo mismo (en la mente de mucha gente lo son), pero no. Son muy distintos. Y la diferenciación no es mía (ojalá) sino de Javier Casares, uno de los mayores expertos en SEO de nuestro país, que ahora está en pleno cambio profesional -atentos a algo llamado Kept It Simple Lab-, y eso siempre ofrece nuevas perspectivas sobre las cosas.

Posicionamiento no es lo mismo que SEO. Esta frase resume, en mi opinión, la auténtica esencia de lo que hemos venido viendo en las últimas semanas: Puedes buscar únicamente el posicionamiento, usar trucos, técnicas (incluyendo las poco éticas –BlackHatSEO-) y herramientas y llegar a obtener una buena posición… al menos durante un tiempo. Eso es posicionamiento. Pero eso no garantizará que tu tráfico sea de calidad, que tu tasa de rebote sea baja, que tus conversiones aumenten y tu imagen de marca también. Eso sucedería si, en lugar de limitarte a buscar ante todo y contra todo tu posicionamiento, buscaras hacer un buen SEO para tu web.

La mayoría (yo me incluyo hasta hace unos días) creemos que son sinónimos y, de hecho, a menudo se usan como tal, pues es cierto que un buen trabajo de SEO te reporta un buen posicionamiento. Pero, en esencia, son diferentes. Y la diferencia radica en el planteamiento. Casares, que lleva en esto desde 1999, defiende que uno no debe volverse loco en intentar posicionar una web para 4 o 5 palabras clave, cada una para su página, con sus metaetiquetas, sus palabras estratégicamente repetidas como si fueran cuentas de un rosario… NO. él aboga por un trabajo bien hecho, fino, cuidado en todos sus detalles: desde la tecnología (con el muro hemos topado, amigos periodistas), hasta el contenido y la red social. Sin obsesiones, solo buen trabajo.

¿Y cómo se hace bien? Pues pensando en el usuario. Como cuando escribes una página de un periódico y quieres que te lean a ti y no al de la página 4: Pasas tiempo con los maquetadores buscando la mejor solución; hablas con el fotógrafo, seleccionas la mejor imagen; estudias el titular una, dos y hasta mil veces; haces destacados bien pensados; el subtítulo, la entradilla con gancho, un texto redondo, de esos en los que casi estás más orgulloso del final que del principio… Todo eso que en nuestro día a día hacemos sin darnos apenas cuenta, eso, es SEO en papel, señores.

Y en Internet funciona igual. Hay gente que hace un buen titular y luego el texto no vale ni para dedicarle dos minutos. La red es peor: 2 minutos de tiempo en un blog es como para estar satisfecho. Hay usuarios que nada más entrar, en cuestión de un segundo, se van. Zas. Sin compasión. Eso es porque sales posicionado para algo para lo que no aportas realmente algo importante, interesante, atractivo, útil o curioso. Háztelo mirar.

Poco ganas a largo plazo saliendo entre los primeros en Google para las palabras clave que meticulosamente has seleccionado si luego el aporte que haces en Internet te convierte en un sitio en el que la gente no pasa ni un minuto de su tiempo. Es más, la imagen que se llevarán de ti será más bien mala que buena. Y eso, una vez pasado un tiempo, es un estigma que empieza a pesar.

Hay mucha gente que lo hace. Cuidado, puede que muchos te ofrezcan servicios encaminados a lograr una buena posición. E incluso puede que en un momento dado, para un objetivo concreto, te interese. Pero piénsalo bien…

Si tienes que elegir, elige hacer SEO. Cuida tu sitio. Cuida tu servidor, tenlo cerca. Vigila la velocidad de descarga de tu web, mímala: Baja esos malvados (aunque estupendos) elementos de javascript al final de tu código, sube los CSS (hojas de estilo), marca el tiempo de caducidad de un contenido, dile al navegador si es útil o no que el usuario se descargue según qué… Pónselo fácil. Sé que esto os suena a chino a muchos de vosotros (a mí, la primera), pero está bien conocer lo básico para poder pedírselo a tu desarrollador web de confianza. Ellos saben de qué va todo eso 🙂

Y, así, tú podrás dedicarte a lo que de verdad es lo tuyo: Generar contenido útil, innovador y multimedia que sorprenda al usuario, lo retenga y, sobre todo, lo haga volver.

Un usuario que repite es un tesoro. En prensa, se le llama suscriptor 😉

 

5 comentarios

Archivado bajo SEO

El SEO social, según Google Panda

Por Eva Diz
El SEO social es la nueva forma de hacer SEO. Es la vida online después de Google Panda. La nueva piedra angular para ser visto y leído en Internet. Y algo más: La mejor forma de labrarte una buena reputación en la red. La llegada de Google Panda ha sido una puñeta para muchos sitios web y para muchos SEO, pero también será la luz al final del túnel para muchos de los que nos dedicamos al ingrato mundo del periodismo y demás profesionales de la información. Como os comentaba en los dos post anteriores (SEO para periodistas I y SEO para periodistas II) ahora es nuestro momento.

La profesión de SEO, como señala Mari-Carmen Marcos -una de mis profesoras del máster en buscadores de la Pompeu-, es muy joven, al igual que es joven la web 2.0, que ahora nos suena ya casi a pasado. En sus escasos años de vida, no ha parado de sufrir constantes cambios. La mayoría de ellos fruto de las malas prácticas (BlackHat SEO) a las que nuestra naturaleza humana siempre acaba por tender: Google hace la ley y algunos SEO hacen la trampa. De modo que, Google continúa poniendo cada vez reglas más estrictas, para evitar que los listos de turno se aprovechen de cualquier rendija para colar en los resultados una web que no se parece en nada a lo que estabas buscando.

Panda es la última ley de Google y es una ley difícilmente corruptible: Es la ley de la calidad, la exclusividad, la relevancia, la confianza y la credibilidad del contenido. De nada vale que tengas tu web perfectamente optimizada, con tu código correcto, tus meta etiquetas medidas al dedillo, tus keywords colocadas cuanto más arriba y a la izquierda mejor… si tus textos no son originales, interesantes, útiles y susceptibles de ser compartidos en redes sociales por tus visitas.

Se acabaron los post de 300 palabras a 0,70 céntimos que demandan todavía algunos seres y empresas patéticas por la red. #GratisnotrabajoGracias Google: Panda solo considerará a aquellos sitios que ofrezcan contenidos de calidad, temas completos, tratados en profundidad, con una media entre 500 y 600 palabras por página, con una buena construcción gramatical y una excelente ortografía (¡por fin acabaremos con ese dolor que produce abrir una página sin comas ni acentos!). Ah, y actualizados con frecuencia y sin descuidar el diseño: Moderno, actualizado, cómodo…

Se acabó copiar el contenido de otros y llevarse el mérito. Se acabó hacer un post de tres líneas y plantar un vídeo sin más. Punto y final a las páginas llenas de anuncios en las que tienes que sortear media web para encontrar lo que buscabas. Adiós a los remakes de los temas propios, ciao a los textos pensados solo para SEO. Bienvenidos a la era del contenido, donde el usuario es el rey. Cuidadlo, mimadlo, escuchadlo y dadle lo que busca. Google, dixit.

Parece fácil, pero no lo es. No todo el mundo está preparado para dar la talla que ha marcado Panda. Ahora habrá que invertir en buenos profesionales capaces de generar buenos textos, capaces de desarrollar completas estrategias de contenidos. Y los periodistas, en eso (menos es nada), tenemos un poco de ventaja. Habrá que aprovecharla.

 

23 comentarios

Archivado bajo SEO

SEO para periodistas (II)

El periodista SEO… Imagino que después de la versión SEO para periodistas (I) de la semana pasada muchos os habréis animado a pensar en ello como una opción. Pues bien, hoy vengo a azuzar las ganas un poco más. El SEO tiene su ciencia, como todo, y no se aprende de una día para otro, pero hay profesionales que lo tienen más fácil que otros. Sí, los informáticos, pero también los periodistas. Redactar bien es una de las claves para un buen posicionamiento. E, insisto, redactar bien, que no escribir -la literatura pura y dura, dejémosla para los ebooks-, porque escribir bien para web consiste, básicamente, en hacer una cuidada redacción periodística… de las de toda la vida.

¿Cuáles son las claves para hacer un artículo perfecto para SEO? Eso quiero contaros hoy. O eso voy a  intentar. Espero no defraudar y aclarar alguna que otra duda. Y si algo no cuadra o me dejo trucos en el cajón, invito desde aquí al Señor Muñoz –uno de los expertos invitados a mi máster en buscadores y artífice de este reto- a que nos dé algún buen consejo que llevarnos a la práctica 😉

La pirámide invertida: el Big Bang.

La pirámide invertida. Sí, con ella empezó todo. Aún cuando no había ordenadores, ni bits, ni bytes. La tecnología siempre ha marcado al periodista. Y, cuando digo tecnología, hablo de aquel telégrafo que funcionaba a ratos, cuando quería, y que dejaba las noticias a medio contar. Para evitar que la redacción se quedara sin lo realmente importante, el aguerrido periodista de entonces escribía en un orden piramidal, de mayor a menor importancia, todos los detalles del suceso. Bien, pues, siglos más tarde, con las pantallas táctiles dominando el mundo, la técnica básica sigue siendo la misma. Empezar por el principio, por redundante que sea. Esa es la clave: el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y el por qué (si se supiera).

Un periodista digital debe conocer y manejar la pirámide invertida mejor que el teclado de su iPhone. Ha de saber que el internauta es un lector inquieto, insaciable, ansioso e impaciente y que no se quedará con un texto a menos que ese texto le dé lo que le tiene que dar. Hasta ahí casi como en el papel: Tu compites con el resto de secciones de tu periódico, de tu informativo de tele o de tu programa de radio por su atención. Solo que, en Internet, esa competencia se eleva a la máxima potencia. Y, para rizar el rizo, has de conquistar no sólo a tus lectores, sino también al buscador, que será el anfitrión de la fiesta que te presentará (o no) a nuevos lectores. ¿Difícil? No, exigente.

Bien lo saben los periodistas de agencia, que llevan la pirámide invertida por bandera: Lo principal sobre lo secundario (aunque sea más mundano y menos lucido), lo concreto sobre lo abstracto, lo descriptivo sobre lo adjetivo, lo palpable sobre lo imaginable. Directo, simple, conciso, eficaz. Comprensible, claro. Fácil de leer. Y de entender.

Ingredientes para una buena redacción SEO:

  1. La pirámide invertida para redactar los contenidos. Esta recomendación no es mía sino del gran Guillermo Franco, autor del mejor libro de redacción web: Cómo escribir para la web  (¡gracias Iván!) Sin embargo, no negaré que tengo mis reparos: Yo soy de las que defiendo que alguna que otra metáfora a tiempo, bien medida y bien usada no entorpece, es más, enriquece el texto…
  2. El título principal. Es tan importante que debería ser el primer punto de nuestra lista. Pero quisiera tratarlo aquí para no robarle protagonismo a la pirámide, base de todo lo que sigue. El título es el gancho, la única oportunidad que tenemos de ganarnos al lector y lograr que se quede con nosotros. En Internet, seguimos rizando el rizo y la victoria nos la jugamos en las tres primeras palabras de ese título: O convencen o la mayoría ni siquiera hará clic cuando aparezcamos en Google. No os digo nada cuando mandemos el enlace a campar por Twitter: cero RTs.
    Por eso, el título hay que elegirlo antes que nada y distribuir bien el resto de la información. Y aquí sí que tenemos que quitarnos el traje de escrúpulos periodísticos old-style:
    Títulos con cifras (incluso mejor si empiezan con una cifra -sí, duele al principio, pero luego uno se acostumbra)
    Títulos con estadísticas, el título de porcentaje, el “uno de cada tantos…”
    – El how to… Cómo hacer esto, cómo conseguir lo otro, cómo aquello, y así hasta el infinito.
    – El título preguntón: ¿Sabes qué tiene la zarzamora…?
    – O el título apocalíptico: Cosas que nunca debes hacer si…
    – Ah, y los dos puntos: El efecto de moda (ya lo abusa hasta El País)
  3. Las palabras clave, al principio. Si queremos posicionar bien, los conceptos esenciales de nuestro contenido han de ir al principio del primer párrafo. Y luego repetirlos poco a poco, a lo largo del texto, con un ritmo natural. Nada debe sonar forzado o artificial o los buscadores nos penalizarán y nadie querrá leernos. Por cansinos.
  4. Una idea por párrafo. Si queremos contar demasiadas cosas en muy poco tiempo o espacio, fracasaremos estrepitosamente. Tenemos que procurar que no haya demasiadas ideas por párrafo y que las frases sean cortas, directas, para mejorar la fluidez de la lectura y facilitar la comprensión. Y esto se puede aplicar también al papel, aunque la prensa escrita juega con una ventaja: Su lector es más atento que el nuestro. Adiós a mi adorado párrafo largo. Snif.
  5. Palabras conocidas y sencillas. “Escribe/locuta para que te entienda tu abuela”, esta frase que me dijeron durante la carrera siempre me funcionó cuando trabajaba en la agencia (aunque a veces la olvide) y creo que en su aplicación en la red sigue teniendo vigencia. A la hora de redactar para web hay que optar por un lenguaje simple y huir de palabras demasiado técnicas o sofisticadas. La gente busca información en Google con los mismos términos que utiliza en su vocabulario habitual, así que, si queremos ser encontrados, más nos vale ser cercanos y conectar con la gente. (Ojo, no coloquiales, que hasta ahí, aún hay un trecho).
  6. Temas útiles, divertidos, únicos o polémicos. Como la vida misma. Si quieres que te lean, has de dar algo a cambio. No solo de buena redacción web vive el lector. El que busca en Google, encuentra tu post y lee quiere aprender, que le resuelvas una duda, un problema, que le cuentes algo muy interesante o divertido, que seas el primero en hacerlo o bien el único que lo hace. Pero tienes que dar algo. Y si das algo bueno, tranquilo, porque tendrás un enlace y una recomendación (un Tweet, un Me Gusta o un +1 asegurados).
  7. Las formas importan. Más allá de los que marque la maquetación básica del periódico, tú eres el que rellenas el titular principal, el antetítulo, el subtítulo, la entradilla y los ladillos. En la web, igual. Hay que tener especial cuidado con los detalles de distribución de la información en la página. A cada concepto fundamental darle una forma diferente, importante para el lector e imprescindible para que los buscadores sepan hacerse una idea más completa (y positiva) de nuestro contenido. Esas llamadas de atención han de colocarse siempre de mayor a menor. De lo más importante, a lo menos. Si os atrevéis con el código, en la parte de <head> encontraréis unas etiquetas h1, h2, h3… que vendrían a ser como subtítulos ordenados por tamaños (por importancia).
  8. Negrita, para destacar. Las formas importan mucho y, una de las que más importa -al menos a los buscadores- es la negrita. Al buscador le sirve para saber qué palabras consideramos más importantes o representativas de nuestro contenido y al lector le ayudamos con su lectura en diagonal, tan cómoda ella.

La magia de lo hipertextual

Pero no hay pirámide invertida a la que agarrarse si no se tiene en cuenta la realidad de la web, su auténtica esencia: su naturaleza hipertextual. La gran diferencia con el papel, la interconexión que puede haber entre un texto y otro y otro y otro y otro más… Así, hasta donde el lector quiera llegar. Bienvenidos a la lectura poliédrica. Existen infinidad de puertas y el lector/buscador puede entrar por cualquiera de ellas. Nuestra labor consistirá en conseguir que, entren por donde entren a nuestra web, la vean entera. Y les guste.

Esta es mi bala en la recámara. Harina de otro costal que ya tocaremos en el próximo post. Sólo deciros que…

To be continued.

 

2 comentarios

Archivado bajo SEO

SEO para periodistas (I)

Por Eva Diz

SEO para periodistas. Quizás tenía que haber empezado por aquí y nos hubiéramos ahorrado muchas preguntas (y yo hubiera ganado muchas visitas, captando vuestra atención hacia un futuro que promete y que puede darle una salida digna a eso de escribir y ser útiles). Cuando empecé a hablaros de mis nuevos proyectos como periodista SEO,  se me olvidó contaros bien qué era exactamente eso (fallo garrafal imperdonable en periodismo: ¡Nunca te olvides del qué!).

Soy consciente de que sois bien espabilados todos y creo que -con un apunte de aquí, una lecturita de allá y algo que os he comentado en otros posts- ya os habéis hecho una pequeña idea. Pero aún así, creo que os debo una buena explicación: el SEO puede abrir un futuro para muchos de los que nos dedicamos al mermado oficio del periodismo, la comunicación y las varietés (porque en esta profesión, señores, uno puede llegar a hacer casi de cualquier cosa).

Después de una buena cura de desintoxicación, perdida sin 3G en mi querido rural gallego, volví a Palma, a mis rutinas. Mi ordenador, mis horas de lectura geek, mis instapapers… y a mi máster en buscadores. Año nuevo, módulo nuevo: Posicionamiento, puro y duro. Hala. ¿No querías SEO? Pues toma dos tazas.  Y se agradecen. Por fin, SEO, SEO

Pero cuando iba a ponerme a escribir el post de la semana… entonces me di cuenta: Eva, te has dejado muchas cosas en el tintero. Pues sí. Me he dejado lo básico: Nunca os he contado, de verdad y en cristiano, qué es el SEO.  Y hoy pienso enmendar el error. Pasen y lean.

El SEO es, es… como hacer magia con las palabras. En realidad, es un conjunto de técnicas (redacción, análisis de palabras y contenido, optimización de código, generación de enlaces…) que hace las páginas web más accesibles y amables para los buscadores. Una serie de retoques y buenos modales para gustarles más a Google y compañía y hacer que vuelvan a visitarnos.  Pero, sobre todo, para que, si les preguntan por algo que está relacionado con lo que hacemos, los buscadores hablen bien de nosotros. Cuanto mejor hablen, mejor, porque querrá decir que estamos bien posicionados…

… Y estar bien posicionado en Internet significa que una página web aparezca hasta cuando no la buscan directamente, significa que tu sitio web esté entre los primeros resultados del buscador cuando alguien realice una consulta sobre un tema determinado. Es decir, si tienes un bar de tapas y quieres triunfar como la coca-cola entre la gente que visita tu ciudad, has de hacer una buena estrategia SEO para tu web para que, cada vez que alguien busque “bar de tapas tuciudad”, encuentre el tuyo el primero.

¿Y cómo puedo hacer una estrategia SEO para mi sitio? Bueno, sin entrar en detalle y para que os quedéis con lo básico (no usar sin la supervisión de un experto), tenéis que tener en cuenta dos cosas fundamentales:

  1. Las famosas palabras clave: Pensad qué 4-5 palabras (o expresiones) definen mejor vuestro sitio web (su idea de negocio, sus servicios, su contenido), hacer una lista con ellas (y sus derivadas más cercanas) y utilizarlas en vuestros textos con cierta frecuencia (sin abusar, de forma natural). Es importante que aparezcan también en el código HTML que da forma a vuestra página web (buscad en <head> las etiquetas <title>, <meta description> y <meta keywords> -esta última ya no importa mucho, pero nunca está de más- y aseguraos de que en ellas aparecen las 4-5 palabras principales de vuestra web, sin repetir, ojo.
  2. Los escurridizos enlaces entrantes: Son los links que desde otras páginas enlazan a nuestra página. Son la clave de la popularidad, como en la vida misma: cuantos más amigos y de más calidad tienes, más popular eres. Por eso, no vale cualquier enlace. Es importante conseguir enlaces de sitios bien vistos por el buscador. Y, a poder ser, con una temática relacionada con la de nuestra página. Para empezar con buen pie, podemos dar de alta nuestro sitio en el Open Directory (Dmoz) gratuito y muy fácil de usar. Y luego ya se sabe: Family, friends and fools si sus webs son de la misma temática que la nuestra. Y haceos una lista de sitios similares que os interesen y camelaros al webmaster para que os tienda un enlace 🙂

Pero no todo acaba ahí: No vale que hagas una gran estrategia SEO si no tienes buen contenido. Si lo que ofrece tu página no es atractivo, interesante, útil, si no está correctamente redactado o mínimamente bien diseñado. Y aquí es donde enlazo con lo que os decía: El SEO es un complemento perfecto para un periodista. El periodista es capaz de ver las buenas historias, es capaz de encontrarlas entre el mundanal ruido que campa por Internet. Es capaz de analizarlas, escribirlas y presentarlas al público de una forma atractiva… El periodista en Internet, el redactor digital de verdad debería saber cómo hacer que su contenido se lea más, cómo lograr que llegue a más personas. Tanto si escribe para un medio como si decide hacer información para páginas sectoriales, de empresas, blogs temáticos u otro tipo de medios colaborativos. El periodista web no debe olvidar que tiene 2 audiencias: los robots y los internautas. Y ha de convencer a los 2.

Los tiempos han cambiado y un periodista tiene que saber escuchar, detectar, cribar, escribir, grabar, presentar y, ahora también, difundir la información. Y en la democracia monárquica de Internet, donde el contenido es el Rey y el SEO su mano derecha, el dinero no es excusa. Lo que importa es el saber. Que no ocupa lugar, pero exige tiempo.

Use with caution.

 

4 comentarios

Archivado bajo SEO

Periodismo, crisis y vocación

Por Eva Diz
El primer post del año de Diario de una periodista en paro no podría hablar de otra cosa más que de periodismo. Un tema que, por suerte y por desgracia, está de moda. La desgracia está clara: El paro en la profesión aumenta por segundos y ya no hace falta ser bueno para sobrevivir, sino barato. Pero también hay algo de suerte en  todo este descalabro.

Desde que estoy en paro he decidido encontrar la parte positiva de todo y he descubierto que todo la tiene. En este caso puede que no lo parezca, pero la hay. Ahora más que nunca se habla de periodismo y es cierto que, en la mayoría de casos, es para decir adiós a un nuevo medio o un hola a un flamante ERE. Pero no es menos cierto que cada vez que sale una noticia mala sobre el sector o la situación de sus profesionales, sale una buena y reivindicativa, una que reclama un cambio,una revolución, una unidad frente a todo esto con lo que nos han hecho comulgar hace ya demasiados años. La suerte de esta crisis (sea culpa de quien sea) es que hemos decidido dejar de mirar hacia otro lado y hemos descubierto que si queremos que algo cambie, tenemos que empezar por nosotros mismos.

El periodismo no ha muerto, el periodismo lo llevamos dentro -bendita vocación, digan lo que digan- y nos gusta, solo que llevamos años practicándolo muy poco porque muchos estaban así más cómodos. Los periodistas nos volvimos escribanos, seguidores de tendencias que nadie cuestionaba, redactores de insultos y majaderías políticas, taquígrafos de donde dije digo digo diego, multitarea a trompicones, polivalentes por obligación, malpagados, presionados… Y, aún a veces -a pesar de todo eso-, conseguíamos sacar el tiempo justo para colarle a los editores reportajes de investigación, buenas historias, coberturas y crónicas completas y artículos de opinión que merecían la pena. Todo eso que nos hacía volver a sentir la bendita vocación del periodismo. Y nos mantenía en una ilusión de ser libres.

En paralelo, uno tras otro fuimos abriendo bitácoras, nuestro pequeño medio de información particular, y nos fuimos dando cuenta de la independencia y libertad que nos ofrecía la red. Es un auténtico placer leer esos blogs y reconozco que, hoy por hoy, les dedico mucho más tiempo que a los medios de toda la vida. Algo está cambiando, compañeros. Esto no es el fin del mundo. Solo un cambio. Adaptémonos. ¡Rebelémonos!

En ZinKfo, hemos decidido ponernos manos a la obra y hemos puesto en marcha un proyecto colectivo para dar un poco más de impulso a esas bitácoras independientes de periodistas, fotógrafos y demás profesionales de la información que generan contenido de calidad. Hoy, de regalo de reyes hemos estrenado el listado de blogs de #periodismoenblog en inforia.es #periodismoenred

El objetivo de esta iniciativa es configurar un espacio único desde el cual los lectores que busquen temas escritos con calidad y buena letra puedan encontrar todos esos blogs escritos por profesionales de la comunicación y disfrutarlos: Gastronomía, ecología, política, cine y hasta astronomía, todo tiene cabida en el proyecto si el objetivo es informar y ser útiles a la sociedad. Un metablog cuya portada se irá actualizando a medida que se actualicen los blogs participantes, con breves intros que apunten hacia los nuevos post. Desde aquí te invito a participar: Déjanos la url de tu blog en http://www.facebook.com/ZinKfo o en Twitter con el hashtag #periodismoenblog. Es gratis 🙂

Y ya para cerrar (son muchas letras juntas para lo poco que llevamos de año), aprovecho y os dejo aquí algunos artículos sobre periodismo, imprescindibles. Y si tenéis alguna recomendación más -que seguro que sí-, dejadla abajo en los comentarios. ¡Gracias por compartir!

 

1 comentario

Archivado bajo Periodismo