Archivo de la etiqueta: optimismo

Made in Japan

Por Eva Diz
“Cae siete veces, levántate ocho”, dicen en Japón. Bien, pues aquí estoy intentando aplicarme el dicho.

Hoy se cumple una semana de la noticia y poco o nada ha cambiado. Sigo tratando de asimilarlo, aunque esto de ir a trabajar cada día como si nada no acaba de dejarme avanzar. Y quiero terminar ya con esta agonía, porque las ansias y las ideas me comen por dentro.

El ánimo me funciona a altibajos: hay mañanas en las que yo sola cambiaría el mundo y tardes en las que no sé ni por dónde empezar. Pero lo peor están siendo las noches, cuando la cabeza se siente libre para darse vueltas y vueltas a sí misma y volverme un poco loca.

Siento que no sé hacia dónde ir. Busco metas y sueños nuevos (se admiten sugerencias), pero es como si estuviera en una carretera vacía, sola, por la que no pasa nadie y que no va a ningún lugar.

Pero, a pesar de todo, he dado un pequeño paso: ya tengo currículo. Lo hice ayer, de prisa y corriendo, para enviarlo a un amigo que está buscándome la vida (gracias dani). Hoy lo he colgado aquí, para no perderlo y no olvidar todo lo que he hecho hasta ahora.

Sigo cayendo, pero espero poder empezar a levantarme pronto.

Besos de viernes.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo

Yes, we can

Por Eva Diz
(Este es el post de ayer, que llega hoy porque ando con los días estrechados, un tanto revueltos, en plena deconstrucción. Siento el retraso. No volverá a pasar y,  si pasa, tírenme de las orejas)

Hablando como si fuera ayer, os diré que si lo que pretendíais con vuestros mensajes, vuestras llamadas y vuestros comentarios era subirme el ánimo… creo que os habéis pasado un poco.

Hoy (ayer para el lector ;-p) me siento capaz de convencer a Gadafi de que deje Libia con una pistola de juguete, capaz de alicatar el agujero de la capa de ozono, de lograr la reproducción masiva de las ballenas, de reescribir el Ulises de Joyce versión 2.0,  de ganarle unas elecciones a Obama, de reparar Fukushima y hasta de acabar con la crisis sin moverme de mi casa.

He guardado todos vuestros comentarios multivitamina para leerlos en los días en los que no me sentiré tan capaz. Esos días malos, que seguro que vendrán porque es lo que toca,  a los que pienso mirar de frente. Prometido.

Perder una oportunidad ya me ha dado otra: recordar la infinidad de gente maravillosa que he conocido durante estos 30 añazos que luzco y sentir el orgullo de saber que os tengo. Merci, again.

Deja un comentario

Archivado bajo Periodismo