Archivo de la etiqueta: contenido web

SEO y el contenido de autor

Por Eva Diz

El trabajo de un SEO ha cambiado mucho en los últimos años: la optimización de una web o blog para buscadores no ha sido ajena a los importantes cambios de comunicación social que se han desarrollado en la red. Google ha querido dar respuesta a su manera a toda esta nueva realidad y, además de poner en marcha una red social propia (con más o menos éxito), ha introducido muchas condiciones -cada vez más vinculadas a las relaciones y recomendaciones sociales- que han obligado a replantear y adaptar ciertas técnicas SEO tan básicas como la consecución de enlaces entrantes de calidad o la generación de autoridad para el dominio.

Aparecer los primeros en la página de resultados para las palabras que a uno le interesan pasa por un trabajo mucho más volcado en la generación contenidos de calidad… con un autor de calidad. El gigante de las búsquedas ha dado numerosos pasos para facilitar a los autores del contenido que se difunde en la red la posibilidad de desarrollarse como tales. Es, grosso modo, lo que se conoce como Authorship de Google: todos tus artículos pueden ser identificados con tu nombre, apellidos y foto y vinculados a tu perfil personal desde la misma página de resultados del buscador. Es decir, si tú eres un experto en información económica y yo busco algo así como “información + económica” en Google es muy probable que, si eres un autor prolífico y valorado en la red, salga un resultado tuyo personalizado.

SEO Authorship Google

La idea de Google es simple: el buscador considera que si tú firmas un contenido con nombre y apellidos es porque estás orgulloso del mismo, por tanto, lo más probable, es que sea de buena calidad. Esto es, su promesa de mostrar los mejores resultados de búsqueda se cumplirá siempre (o casi). Tú eres el primer responsable de ese contenido. Tú eres el primer voto de calidad. Pero si, además, cuentas con un buen número de lectores habituales, gente a la que le gusta lo que escribes, diseñas o grabas, que comenta en tus contenidos, que te comparte en sus redes sociales, que te regala un +1 (sí, ¡benditos +1s! bienvenidos sean) pues no solo aparecerás en los resultados con tu nombre y apellidos sino que aparecerás de los primeros. Y esto significa más tráfico, más seguidores y, de nuevo, más valor como autor de acuerdo con los rankings y criterios de Google.

Sí, el sistema te suena porque es el mismo que, tradicionalmente, han utilizado los periódicos y las marcas colocando al frente de sus páginas de opinión o sus programas de cabecera a las mejores firmas, las más conocidas, más expertas, más valoradas/apreciadas por el público… Solo que, en este caso, no necesitas el respaldo de una gran cabecera de comunicación para lograrlo. Si eres creativo, constante y consciente del valor de tu marca personal podrás llegar a construir en torno a tu nombre u na imagen profesional firme y duradera que, con mucha probabilidad, te dará la posibilidad de conseguir trabajos y colaboraciones muy interesantes.

Conseguir ser una firma respetada en el mundo online es relativamente más sencillo. Mucho más, incluso, si el que se lo propone es periodista o bloguero profesional, personas acostumbradas a generar contenido de forma periódica y, en la mayoría de los casos, con gran capacidad para comunicar y conectar con el público.

La clave está, precisamente, en generar contenido de calidad para un público que esté dispuesto a leernos (es más, que esté dispuesto a buscar nuestro contenido y compartirlo), hacerlo de forma frecuente en uno o varios sitios online y comentarlo y difundirlo a través de nuestros perfiles sociales. Así de fácil… y de complicado.

7 comentarios

Archivado bajo Marca personal

Microsegmentación: Una declaración de amor

Por Eva Diz
Microsegmentación es una palabra feísima pero, al mismo tiempo, una declaración de amor. Microsegmentar viene a decir “escribe para quien quieras que te lea”. Sin andar dando palos de ciego, picoteando de aquí o de allí. The One. Directo a quien te interesa. Ni más ni menos. Eso que nos puede parecer tan lógico cuando lo leemos, muy a menudo se nos olvida cuando redactamos nuestro contenido web.

Propongo pues, para esta semana, que todos los que escribimos un blog hagamos un ejercicio de reflexión y pensemos… ¿Para quién escribimos? Y veremos que, nuestras visitas, en su gran mayoría, son ese tipo de gente que tenemos en mente cuando redactamos algún post. Son ellos los que le dan sentido.

Muchos diréis que no, que no es vuestro caso porque escribís de todo un poco. Bien, pues microsegmentar, conocer minuciosamente a tu público, te puede ayudar muchísimo a la hora de redactar buenos post y evitarte ese mal trago de… a ver hoy qué pongo, qué cuento o de qué hablo. Y, como no, con un buen plan de contenidos web, bien enfocado hacia algo que te interese y sea interesante o útil para el resto de usuarios verás que muy pronto tus visitas son cada vez más y cada vez más ajustadas a la temática que ofreces, por variada que sea.

No obstante, de forma inevitable, la migrosegmentación de tu público te llevará a una especialización de los contenidos: Esa persona que llega a tu blog ya no llega de rebote sino que viene expresamente a leerte. El contenido ha de ser muy trabajado para no decepcionar y lograr que esa persona que ha venido hoy buscando ayuda sobre eso de lo que tú sabes mucho, vuelva. Fidelizar. Que es el anhelo de toda web, blog, red social o buscador que hay en la red. Amor eterno.

Microsegmentar es muy sencillo, basta con pararse a pensar en quién te gustaría que te leyera, a quién quieres aportarle algo, quién es tu interlocutor. Y luego pensar en qué le gustará leer, qué buscará mañana en Google o qué curiosidad le picará esta noche. Y darle eso que quiere de la mejor forma posible, con el mayor cariño del mundo. Amor del bueno.

Adelanto mi reflexión después de estas líneas y aprovecho que te tengo por aquí (y quizás no volvamos a leernos) para decirte que… A mí me gusta que me leas tú, que eres mi público objetivo y mi microsegmento. Y cada post es una declaración de amor en toda regla. Virtual, literario, entre teclas, sí, pero amor al fin y al cabo.

Sin ti, que me estás leyendo, este post no tendría ningún sentido.

Así que… gracias por la visita. Y vuelve, anda, no me rompas el corazón.  🙂

2 comentarios

Archivado bajo Marketing 2.0

El SEO social, según Google Panda

Por Eva Diz
El SEO social es la nueva forma de hacer SEO. Es la vida online después de Google Panda. La nueva piedra angular para ser visto y leído en Internet. Y algo más: La mejor forma de labrarte una buena reputación en la red. La llegada de Google Panda ha sido una puñeta para muchos sitios web y para muchos SEO, pero también será la luz al final del túnel para muchos de los que nos dedicamos al ingrato mundo del periodismo y demás profesionales de la información. Como os comentaba en los dos post anteriores (SEO para periodistas I y SEO para periodistas II) ahora es nuestro momento.

La profesión de SEO, como señala Mari-Carmen Marcos -una de mis profesoras del máster en buscadores de la Pompeu-, es muy joven, al igual que es joven la web 2.0, que ahora nos suena ya casi a pasado. En sus escasos años de vida, no ha parado de sufrir constantes cambios. La mayoría de ellos fruto de las malas prácticas (BlackHat SEO) a las que nuestra naturaleza humana siempre acaba por tender: Google hace la ley y algunos SEO hacen la trampa. De modo que, Google continúa poniendo cada vez reglas más estrictas, para evitar que los listos de turno se aprovechen de cualquier rendija para colar en los resultados una web que no se parece en nada a lo que estabas buscando.

Panda es la última ley de Google y es una ley difícilmente corruptible: Es la ley de la calidad, la exclusividad, la relevancia, la confianza y la credibilidad del contenido. De nada vale que tengas tu web perfectamente optimizada, con tu código correcto, tus meta etiquetas medidas al dedillo, tus keywords colocadas cuanto más arriba y a la izquierda mejor… si tus textos no son originales, interesantes, útiles y susceptibles de ser compartidos en redes sociales por tus visitas.

Se acabaron los post de 300 palabras a 0,70 céntimos que demandan todavía algunos seres y empresas patéticas por la red. #GratisnotrabajoGracias Google: Panda solo considerará a aquellos sitios que ofrezcan contenidos de calidad, temas completos, tratados en profundidad, con una media entre 500 y 600 palabras por página, con una buena construcción gramatical y una excelente ortografía (¡por fin acabaremos con ese dolor que produce abrir una página sin comas ni acentos!). Ah, y actualizados con frecuencia y sin descuidar el diseño: Moderno, actualizado, cómodo…

Se acabó copiar el contenido de otros y llevarse el mérito. Se acabó hacer un post de tres líneas y plantar un vídeo sin más. Punto y final a las páginas llenas de anuncios en las que tienes que sortear media web para encontrar lo que buscabas. Adiós a los remakes de los temas propios, ciao a los textos pensados solo para SEO. Bienvenidos a la era del contenido, donde el usuario es el rey. Cuidadlo, mimadlo, escuchadlo y dadle lo que busca. Google, dixit.

Parece fácil, pero no lo es. No todo el mundo está preparado para dar la talla que ha marcado Panda. Ahora habrá que invertir en buenos profesionales capaces de generar buenos textos, capaces de desarrollar completas estrategias de contenidos. Y los periodistas, en eso (menos es nada), tenemos un poco de ventaja. Habrá que aprovecharla.

 

23 comentarios

Archivado bajo SEO