Archivo de la categoría: Personal

Aniversarios y mudanzas

Por Eva Diz
Sí, he pecado: Llevo ya dos semanas sin actualizar. Lo siento. Muchísimo. Y ahora comprenderéis cuánto: Estoy de mudanza y…, por el camino, de doble aniversario. Cajas, cajas y más cajas (¡¡¡¿¿cómo se pueden tener taaantos libros??!!!), contratos, caseros, muebles, pintores, obras, recambios… El máster, los proyectos en marcha y, casi sin darme cuenta, un año de Zinkfo y 32 abriles 😉

El tiempo se pasa volando. Recuerdo que, cuando andaba por los locos 15, mis padres me lo decían de cuando en cuando. No les creí, por supuesto, y ahora me doy cuenta de que era cierto: Los años viajan en Concorde y casi más que vivirlos, se nos escapan. Este último año ha sido para mí especialmente escurridizo, lleno de cambios, de nuevos retos, de esfuerzos, de momentos complicados y, también, de muchísimo optimismo. Casi como siempre, pero más que nunca.

La mudanza aún no me ha permitido pararme y mirar atrás con la calma que la velocidad del tiempo exige: Cuando lo intento, veo cajas y más cajas… Así que el balance de este año extraño tendrá que esperar a que mis libros encuentren de nuevo su sitio en las estanterías, pero os avanzo que será más que positivo, inigualable. Gracias a todos los que habéis estado ahí, en carne y hueso o en virtual  🙂

No todos los años te puedes permitir empezar de cero (sería agotador y poco productivo a largo plazo). Mi año 31 sí y me siento afortunada por ello. Ahora, toca continuar… Siempre he sido chica de números impares (no me preguntéis por qué, no sabría deciros), veremos qué pasa con los pares: Bienvenidos a mi año 32.

 

 

1 comentario

Archivado bajo Personal

Mal de muchos…

Por Eva Diz
Somos ya tantos que asusta. Cinco millones y subiendo. A veces prefiero no pensarlo, porque cabeza que no piensa, ojos que no ven y para lo que hay que ver… en fin. Yamentienden. Otras veces, sin embargo, me reconforta, sobre todo cuando leo que esta situación sirve para algo y me reafirma en la idea de que hay gente maravillosa en el mundo que tiene muchísimas cosas que ofrecer y, por fin, le han dado el tiempo para hacerlo.

Aún es pronto. El de hoy es su primer post, pero confío en que haya muchos másyRebeca se acabe encontrando a sí misma y, si puede, me encuentre a mí y a tantos otros que, periodistas como ella, no sabemos muy bien qué contestar cuando alguien nos pregunta que qué somos… Periodista, respondo yo habitualmente. Pero he de reconocer que, cada día que pasa, titubeo un poco más al pronunciarlo.

Hoy me he parado a reflexionar sobre ello (gracias a Rebeca y a Cecilia -que me pasó su blog-) y este ha sido el resultado: a día de hoy, soy periodista por dentro, bloggera a ratos y aprendiz a tiempo completo.  ¿Es posible  ser o no ser periodista por tener o no tener trabajo? Es posible casi todo.

  1. Ser periodista y no tener trabajo
  2. Ser periodista y trabajar de otra cosa
  3. Ser periodista y trabajar de periodista puteado
  4. Ser periodista y trabajar de periodista y vivir de ello
  5. Tener trabajo de periodista y ser cualquier otra cosa…

Seguro que se os ocurren más y mejores combinaciones (os invito a dejarlas en los comentarios, aquí debajo). A mí solo me queda añadir una cosa: a estas alturas prefiero ser la opción 1, antes que la 3 o la 5. Eso es lo único que, tras tres meses de paro, tengo claro.

Salud y república!

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo, Personal, trabajo

Vaya semanita…

Por Eva Diz
Me he sentado delante del ordenador, después de una macrosiesta y me he puesto a pensar en lo rápido que se me han pasado estos días. Es mi primera semana de vacaciones oficiales en el paro. Después de unos días en los que parecía que me faltaba algo y andaba angustiada navegando por la red como si hubiera perdido el clavo ardiendo al que me agarraba, le he cogido el gusto a esto de la calma relativa.

Y subrayo relativa porque hoy he hecho balance y el tiempo no lo he perdido en absoluto:

  1. He ejercitado mi vida social con buenas cañas, he quedado con casi toda la gente que tenía pendiente y a la que echo de menos a diario (tanto… muchísimo!);
  2. He recuperado la risa floja de la mano de una amiga (martinha, vuelveeeee) y he conocido a un par de personajes moviéndose entre la ficción y la realidad (queridos Roc y Toni: gran cena, mejor conversación)
  3. Sigo aprendiendo, autodidacta profesional en un mundo demasiado virtual para agarrarlo todo de golpe;
  4. He grabado un vídeo que se ha convertido en punta de lanza de mi reivindicación de la dignidad periodística (que se lo pregunten a la chica de Tele5 a la que le solté la charla…);
  5. He rellenado mi agenda con mil cosas por hacer para la semana que viene;
  6. He estado cerca de mi familia (todo lo cerca que me deja la insularidad);
  7. He agotado las horas gratis de mi Spotify; 
  8. Soy una cocinera nivel 8 (gracias al maravilloso e inagotable libro de mi hada Xiana);
  9. He ido de rebajas y me he pintado las uñas de mil colores =)
  10. Y continúo invirtiendo en ZinKfo, aunque no se note, aunque sigáis sin saber, aunque tengáis que serguir esperando un poco más. Solo un poco.

Supongo que la falta de obligaciones hace que las horas discurran casi sin enterarnos y se nos vaya volando el día, la semana, el mes y hasta el año si uno se deja 🙂 No sé, pero el resultado final de esta semanita es tan bueno que estoy dispuesta a hacer el esfuerzo una semana más y tratar de mejorarlo, si es posible.

Así que, espero veros a todos a los que aún no os he visto; espero poder hacerme de verdad con una invitación a Google+ y cotillearos qué hay de nuevo en el gigante que todo lo encuentra, y espero que este verano sea El Verano de todos 🙂

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Eva+

Por Eva Diz
Lunes de nuevo. Aunque a mí me siga pareciendo domingo. Hoy he amanecido con ojeras de quinceañera y con el cuerpo cansado de tanto reir. Este fin de semana no han podido conmigo ni el calor, ni el coche averiado ni los mosquitos. Tengo el acento gallego subido y aún presumo de la sonrisa que me han traído de regalo de fin de curso: Gracias Martinha, espero tu vuelta 🙂

He terminado los deberes, con un sprint final que mejor ni recordarlo, pero terminado queda. Con nota? No sé, espero… Por eso, desde hoy, soy un poquito más libre (al menos hasta bien entrado agosto) así que llamadme, buscadme, encontradme que ahora es tiempo de cañas, terrazas y buena conversación.

Y el proyecto? En marcha. Todavía en secreto pero preparando la presentación en sociedad para ya 😉  This is a new life

Feliz semana.

1 comentario

Archivado bajo Personal

Plan MK terminado!

Por Eva Diz
Vengo de prisa y corriendo, con el ritmo de las teclas acelerado de tanto ejercicio. Vengo solo para deciros que ya está, que lo he terminado, que ya tengo las 78 páginas del plan de marketing de ZinKfo y que pinta estupendamente (aunque esté mal que yo lo diga).

Han sido dos semanas de intensísimo trabajo -no exagero, no, creedme- pero ya están todas las ideas fuera, todas colocaditas y organizadas, con sus colores y sus esquemas y sus chorraditas de diseño (por fin!). No sé qué nota me pondrán (tengo hasta el 7 de julio para entregarlo), pero poco me importa: estoy taaaaaaan satisfecha que hoy no quepo en el bikini, con eso me basta 🙂

Sé que pronto (ya sí, muy, muy pronto) podréis todos disfrutar de los detalles de ese proyecto del que tanto hablo y del que tan poco cuento. Nada hasta que no esté todo atadito, así que paciencia. Creo que merecerá la pena (qué voy a decir! 😉 ) 

Disfrutad del finde, largo y tendidos al sol…

1 comentario

Archivado bajo Marketing 2.0, Personal, trabajo, ZinKfo

Verano, verano

Por Eva Diz
Esta es la semana con los días más largos del año. El verano mete ya la pata bajo la puerta y saluda: está a punto de entrar. Háganle sitio en sus casas, preparen el cambio de armario, saquen las sandalias y el billete de avión y disfruten de esa sensación que da el saber que, a la vuelta de la esquina, esperan las vacaciones.

Aquí hace semanas que se respira verano: los autobuses, el supermercado, las tiendas… todo huele a crema solar. Resuenan los flip, flop de las chanclas en las aceras y la ciudad se queda vacía cada domingo. Solo falta que termine el colegio y pronto habrá sitio de sobra donde aparcar cerca de casa y quedarán escasos tramos de arena libre en las playas.

Este será mi primer verano, verano desde 1999. El primero sin trabajar, enterito para mí. Lo miro -ahora frente a frente- y se me escapa una sonrisa: algo bueno tenía que tener esto del paro, que te toque en verano. El invierno es otra cosa, pero eso ya se verá.

No obstante, y aunque suene raro, todavía me quedan un par de semanas para las vacaciones, el sprint final: dos semanas de curso intensas. Y luego me tomaré un buen descanso, uno laaargo, de sol, arena y mar mediterráneo. Escaparé unos días a casa (familia, amigos detodalavida y océano atlántico) pero volveré antes de que la isla se dé cuenta de que me he marchado…

Imagino que todos habéis desempolvado los planes de veraneo y estáis contando los días. Muchos ya habrán colgado los bártulos y estarán ahora disfrutando de esa deliciosa sensación que es ser consciente de tooooodas las horas que tienen los días.

Siempre lo he pensado y, aún en mis nuevas circunstancias, todavía lo pienso: una de las mejores cosas del trabajo (si no la mejor) son las vacaciones 😛

Feliz semana, feliz verano

Deja un comentario

Archivado bajo Personal, trabajo

Los lunes al sol

Por Eva Diz
Lunes. Ocho en punto de la mañana. Palma. Medidados de junio. El sol entra de lleno por las ventanas, rebota en las paredes y todo se llena de luz. Tenéis los ojos aún entreabiertos, os estiráis, os miráis al espejo del baño, suena el agua limpia y fría, os refrescáis la cara y os recorre un delicioso escalofrío que dice buenosdías e invita a despertar del todo. Os enfundáis unos pantalones cortos y una camiseta cualquiera. En los pies, zapatillas de deporte. Abrís la puerta de casa, salís a la calle y os saluda el mundo entero ya hormigueando por las calles. Corréis esquivando carritos de bebés, repartidores del Mercadona y bicicletas. Corriendo y corriendo llegáis al mar y os saluda la brisa inundándoos la camiseta y aliviando el gesto del cansancio (porque los últimos meses de vagancia pesan y mucho). Pero lo importante es que estáis ahí, delante del mar inmenso, azul como nunca. Y la brisa viene y va y bajáis el ritmo y disfrutáis del sonido de las olas. Entonces, os paráis del todo, como hipnotizados, mirando como se deslizan y peinan la arena…

Y pensáis en lo bien que ha empezado el día, aunque sea lunes. Y os sentís capaces de comeros el mundo, aunque sea amargo. Y os dáis cuenta de que ser un poquito felices no es tan difícil, aunque la vida, a veces, apriete demasiado.

Al sol, bievenidos sean incluso los lunes 🙂

(felizsemana!)

1 comentario

Archivado bajo Personal