Archivo mensual: junio 2015

SEO local o la virtud de cuidar tu presencia en Google My Business

Yo no quería… pero me han obligado. Así que, saliendo un poco del plan de contenidos marcado, aviso que voy a ponerme en modo madre para echar unos cuantos rapapolvos y airear los trapos sucios (sucísimos) que todos tenemos, en mayor o menor medida, sueltos por la red. Sí, queridos míos, toca bajar a la arena, remangarse los puños de la camisa y hablar de SEO local y de lo mal, pero que muy mal, que nos luce el plumero en Google a los que tenemos negocios pequeños, locales, sí, de esos de andar por casa (literalmente, al parecer y por desgracia).

Si eres de los que al leer el titular te has chispeado los ojos y te has preguntado que qué es eso de la presencia en Google My Business, tienes (DEBES) seguir leyendo porque te aseguro que después de pasearte por estas líneas tendrás mucho trabajo por delante y todo un carro de buenos frutos que recoger (eso sí, con la paciencia propia del que se dedica al SEO, incluso al SEO doityourself).

Google My Business

¿Qué es Google My Business?

La presencia en Google My Business es la madre del cordero del SEO local en un país como España, en el que el 90% de las búsquedas se realizan a diario (por cientos y miles) vía Google. Él, siempre él. Todo el rato él. ¿Quién si no? ¿Acaso cuando necesitas algo no vas directo a Google para chequear dónde está, cuándo es, cómo llegar, qué teléfono de contacto tiene…? Pues bien, como doy por hecho que la respuesta es sí (si buscas en Facebook, por favor, no dudes en dejar un comentario al respecto), no queda otra que entrar de lleno en el asunto: si tienes un negocio local y quieres que te encuentren, además de dejarte los duros en alquilar un local rebonito en alguna avenida importante de tu ciudad, tendrás que apuntarte a Google My Business.

Google My Business complementa el sitio web de tu empresa proporcionándole una identidad pública y presencia en Google. La información que facilites sobre tu empresa puede aparecer en la Búsqueda de Google, en Maps y en Google+.

Lo bueno (esto siempre hace feliz a un cliente) es que Google My Business es completamente gratis. Y ni siquiera es necesario que tengas página web, basta con que te inscribas en la plataforma que Google te ofrece y que en ella introduzcas todos (cuantos más mejor) los datos importantes de tu negocio: dirección postal, teléfono, fax, móvil, email, fotos de los productos y de tu local, horarios de apertura, rango de precios de tus servicios, tu web (si tienes)… Todo.

Información Google My Business

Con esa información, Google creará automáticamente un espacio personalizado para ti (bueno, para tu empresa), la ubicará en sus mapas, la señalizará debidamente y, cuando alguien haga una búsqueda del producto o servicio que tú ofreces, él la mostrará (sin necesidad de que pagues nada por ello) en sus páginas de resultados. Genial, ¿no? Pues aún hay más: no solo se muestra sino que se muestra de la forma más completa que jamás hayas imaginado: con mapa, rutas para llegar directamente desde la ubicación de cada usuario, el teléfono de contacto bien visible, las fotos de tu negocio, el horario… Y las reseñas y comentarios que otros clientes hayan querido dejar sobre tu negocio. Ahí, todo ordenado y bonito. Tanto que el porcentaje de conversión que tiene esta herramienta gratuita de Google es de los más altos que hay.

Bien, fin de la telepromoción. Pasemos a lo que realmente interesa: si es tan bueno, tan bueno, tan bueno… ¿Cómo he de usarlo? ¿Cómo creo una cuenta? ¿Cómo relleno el perfil de mi negocio?

Cómo usar Google My Business… y no liarla parda

Usarlo es tan sencillo como crear cualquier página de Facebook (y hablo de Facebook porque hasta el último primo segundo tiene cuenta en esta red social y no hay cliente que no dé la lata con el tema, aunque no le convierta ni le de ganancias jamás). Pero… La mayoría lo hacemos fatal de necesidad. Sí, reconócelo, tranquilamente, porque no eres el único. Hay mil. Y lo sé de buena tinta porque últimamente me paso más horas hablando con Google que con mi madre (y, creedme, a mi madre hablando le hacen sombra muy pocos).

Usar Google Business

Es más, aunque no sepas qué es Google My Business es posible hasta que tengas no una cuenta sino varias, que entre ellas choquen, que unas estén a medio completar, otras sin completar para nada y una completa casi del todo… porque es la que antiguamente era tu ficha de Google Places. He ahí el quid de toda la cuestión: Google My Business es simplemente un panel de control en el que Google ha unificado todas las herramientas que, gratuitamente, ofrece al usuario que tiene un negocio y desea que se visualice en su buscador. Hablo de Places, de Google Plus, Analytics y hasta de Adwords (existe una modalidad de Adwords Express de la que hablaremos largo y tendido y con la que se pueden hacer maravillas. Aquí ya sí, pagando).

Control My Business

Ahora lo tienes todo en un mismo sitio, ordenado (bueno, o esa era la idea) y con fácil acceso: basta con que introduzcas tu correo y hagas login y ya está, todo en una interfaz intuitiva y que se maneja en un par de clics. Rellena todos los campos posibles que te ofrece (incluso puedes customizar el nombre en la url, verás que te ofrece la opción una vez que tengas el perfil unos días activo y con una cifra mínima de visualizaciones) y no te equivoques porque cada cambio lleva su tiempo a la hora de que el algoritmo de Google lo vuelva a verificar e indexar.

Una vez introducida la información básica (dirección, teléfonos…) elige una categoría que represente a tu negocio o una aproximada, porque en esto los que aún tienen mucho trabajo por delante son los de Google, ya que algunas específicas no aparecen y tú no las puedes añadir. Marca tus horarios y, si no tienes, pon que estás siempre abierto. Piensa un buen eslogan que te defina y redacta brevemente en qué consiste tu negocio y por qué, entre todos los demás, es fantástico que te elijan a ti. Incluso, si lo deseas, puedes narrar un poco de la historia de tu empresa.

Detalle My Business

Luego, coges tu carpeta de fotos del local, las subes (te ofrece la posibilidad de arrastrarlas con el ratón y no tarda más de un microsegundo), puedes editarlas, segmentarlas por áreas del local (exteriores, interiores, fotos de equipo, fotos de producto…). Puedes crear, además, álbumes temáticos de eventos o de productos especiales,hacer actualizaciones diarias con ofertas o con los contenidos que desees, que luego se visualizarán en el buscador e incluso colecciones por temas para agrupar tus publicaciones, de modo que al usuario le resulte más cómodo encontrar exactamente lo que busca. Todo a tu gusto. También tienes una pestaña para tus vídeos (y es conveniente que puedas vincular alguno porque eso te conectará directamente con Youtube). La leche… Sí.

Y, aún así, la liamos

Todo muy bonito, muy facilón, muy 3.0… Pero, ¡ay! Los chicos de Google no contaban con nuestra especial destreza para crear el caos allí donde la paz reina. Y el estropicio es tremendo: conozco casos con más de 6 páginas de Google Plus diferentes, algunos que no recuerdan ni por asomo con qué email abrieron su Google Places y no pueden modificar ni un solo dato de su perfil, otros que han abierto tantos perfiles que lo de la personalidad múltiple a su lado parece una broma… Podría enumerar situaciones para una antología del disparate pero no es el caso, el caso es aprender y hacerlo bien. Y, si ya lo has hecho mal, solucionarlo. Cuanto antes.

gestión páginas my business

Si tienes a alguien de mano que controle el tema, mejor: si ya la has liado parda, Murphy está a la vuelta de un clic, esperándote. Puedes intentarlo, pero hazte a la idea de que te llevará tu tiempo y de que tendrás que pelearte largo y tendido con el asunto para enderezarlo todo. Eso sí, te garantizo que el servicio de atención al usuario que te prestan en Google My Business te dejará asombrado. En el país de los movistares, oranges y vodafones, que alguien te responda a lo que necesitas y que te solucione lo que quieres solucionar en una llamada es canela fina. Y ellos lo son. Para mí, como de la familia ya.

Para cada caso, las tareas que tendrás que hacer son distintas. Por ejemplo -y vamos a lo más común-, en su día hiciste clic en el +Tu Nombre que te ofrece Gmail en tu cuenta, se te abrió un perfil de Google Plus personal pero como a ti, lo de personal nada, tú eso lo querías para tu negocio, hala, te pusiste manos a la obra a rellenar todos los huecos con los datos de tu empresa, allí donde te dejaba (porque, claro, no estaba muy enfocado al tema empresarial…). Pero uno tropieza en la piedra y disimula y tira palante. Liándola del todo. Porque luego te diste perfecta cuenta de que aquello del perfil personal como que no para el negocio. Además, alguien te comentó que con las páginas de empresa podías ver estadísticas y hacer muchas más cosas… De modo que, sumado al personal, te hiciste una página de Google Plus para tu negocio. Bien. Ya van dos. Cada una con un nombre (porque no se puede repetir, evidentemente). La rellenaste a medias porque pensabas terminarla otro día que nunca llegó.

SERP Google My Business

La historia no termina ahí. Porque el chico que entró en recepción o administración dijo que no le importaba gestionar las redes sociales de la empresa y, por supuesto, no le diste tu email y tu contraseña ni le hiciste administrador (eso qué eh lo que eh?) sino el mail general de contacto o, incluso el suyo propio o, por qué no, uno creado ad hoc. Zas, tres paginitas bonitas. Otro nombre distinto, cada vez más alejado del real. El pobre, con toda su buena intención, hizo lo que pudo y fue actualizando algún que otro día… pero, jo, qué aburrido esto del Google Plus donde nadie dice nada, mejor me centro en Facebook (sí, vuelta a Facebook otra vez y al SEO, las risas).

Places, Maps y toda la pesca

Ah, pero mira tú que, para rizar el rizo, un día descubres que Google Maps, que luego fue Places (¿o era todo lo mismo?), ahora va y se une con Google Plus y tú, no sabes muy bien cómo, te abriste el perfil de Places con otra cuenta que, o no recuerdas o nada tiene que ver con ninguna de las que utilizaste para el Plus… Total que, con la de Places, ya tenemos la cuarta página en discordia que, encima, es la más importante, no la puedes conectar ni actualizar y es la que más se ve en el buscador. Fail. Absoluto.

Qué hacer Google My Business

Entonces llego el SEO (que has contratado ya en modo desesperado y al que sigues mirando con cierto recelo), se encuentra con el jaleo y se pasa las horas intentando arreglar el entuerto, abrasando a Google a incidencias y llamadas, tratando de borrar el rastro del delito, unificando, reparando, verificando y eliminando y vuelta a empezar porque, de verdad, que esas páginas se reproducen como esporas. Total que, al final, se arregla. Le dais vida a las reseñas, actualizáis a diario, ponéis las mejores fotos, compartimos enlaces directos a la web y al blog, creáis colecciones temáticas, abrís una comunidad, segmentáis seguidores por círculos, personalizáis la información… Y, un par de semanas después, ves como las visitas a la web y las llamadas empiezan a subir como la espuma. Y todos somos felices y comemos perdices. O algo por el estilo.

PD: Lo cuento así, con la risa floja, pero conviene prestar mucha atención a este punto si realmente quieres sacarle partido a tu negocio y capitalizar todo el potencial que te ofrece Internet. Hacer las cosas con cabeza, poco a poco y siempre con pies de plomo es fundamental para evitar luego tener que desandar lo andado. Porque no siempre se puede borrar del todo la huella de la catástrofe.

Respecto a la gestión de Google My Business hay mucha leña que cortar y las posibilidades, de verdad, son muchísimas. No lo pierdas de vista. To be continued 😉

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo SEO

Estrategias SEO: la magia del Long Click

¿Cuál es la mejor estrategia SEO para conseguir estar arriba en los resultados del buscador? ¿Qué acciones debo llevar a cabo para posicionar? ¿Qué elementos de mi web debo trabajar para tener un buen SEO? De nuevo, tiro de raíces y respondo a la gallega: depende. Las estrategias SEO deben ser personalizadas para cada sitio web y es probable que lo que le haya funcionado a tu vecino no sirva para ti. Es cierto, no obstante, que existen una serie de tareas y pautas que deben seguirse cuando se pone en marcha una web (o cuando ésta ya está en marcha y queremos mejorarla) si se quiere optimizar su visibilidad en buscadores.

En los últimos artículos del blog, hablamos de arquitectura web y, dentro de ella, de la importancia de tener un menú principal optimizado que nos permitiera, a su vez, estructurar debidamente el contenido para alcanzar un buen posicionamiento de todas y cada una de las páginas del sitio. Ésta es la base de un buen SEO, un paso fundamental para poder empezar a trabajar y ganar visibilidad, pero uno una visibilidad cualquiera sino la más apropiada para llegar a los usuarios que, de verdad, nos interesan.

plazos trabajo seo

Con esta idea en mente, la de llegar a la gente que realmente puede apreciar lo que hacemos -imagina que tienes una web de fotografía, por ejemplo-, hoy vamos a tratar un tema muy concreto que te dará unas pautas prácticas a la hora de estructurar tu estrategia SEO de la forma más optimizada posible. Se trata de lo que se conoce en el sector de los especialistas en optimización de buscadores como Long Click.

¿Qué es el Long Click?

El Long Click es cómo Google mide la calidad de tus páginas: cuando un usuario hace clic en el resultado que el buscador le ofrece de tu web (la página tal o cual -no necesariamente la home-, por ejemplo, un proyecto de fotografía de arquitectura que has realizado hace tiempo pero que has logrado posicionar como “Fotografía arquitectura racionalista” o lo que sea que describa el proyect0) y no vuelve atrás a Google para repetir búsqueda o darle clic a otro. Es decir, le has gustado.

teoria long click

Google (o cualquier otro buscador) ofrece un servicio que es, básicamente, darle al usuario el mejor resultado posible para la búsqueda que realiza. Si Google cada dos por tres no diera respuesta a nuestras consultas, o nos diera resultados que no son acordes a lo que buscamos, dejaríamos de usarlo. Por eso, sus cambios (esos que a los SEO nos vuelven tan locos) están siempre orientados a mejorar esos resultados: si tú le gustas, el buscador te priorizará sobre los demás. Pero, claro, ¿qué puedes hacer para gustarle? ¿Cómo consigues ese Long Click?

La técnica del Long Click

Es, como casi todo en el SEO, puro sentido común. Se trata de optimizar tu web (cada una de tus páginas) para que estas se muestren solo para las búsquedas que realmente puedan lograr que el usuario se quede en tu página el mayor tiempo posible o navegue por las demás sin volver atrás a repetir su búsqueda. Para ello, un contenido bien estructurado es fundamental. Si, como fotógrafo, realizas varios tipos de fotografías u ofreces varios servicios, no puedes limitarte a una web que sea una home, una página de biografía, un portfolio y un contacto.

Tienes que crear una página dentro de tu sitio web para cada tipo de servicio. Por ejemplo, fotógrafo de bodas y eventos; fotógrafo para empresas; fotógrafo de retratos; cursos de fotografía… En cada una de estas páginas, tendrás que crear contenido específico para este tipo de búsquedas: no, no vale solo poner tus preciosas imágenes y un pie de foto. Es necesario que hables de esos servicios, utilizando las combinaciones de palabras con las que tú buscarías esos servicios (que, casi seguro, son las que el resto de usuarios podrían usar).

palabras clave seo

Para ayudarte con el tema de estructurar tus contenidos, las herramientas de análisis de palabras clave te ayudarán bastante. Google ofrece de forma gratuita la conocida como Keyword Planner. Es, en esencia, la herramienta web que da a todos los que desean crear anuncios de Adwords para sus sitios online, pero te dará datos muy interesantes sobre tráfico de búsqueda que tienen diferentes términos (ojo, como términos no solo hablamos de palabras sueltas, pueden ser grupos de 2, 3 y hasta 4 palabras: recuerda, long tail y la regla del 80/20).

Si dedicas un poco de tiempo a hacer esta investigación de palabras clave, encontrarás términos que te darán ideas para crear, incluso, servicios que no tenías en mente pero que sí puedes ofrecer y que pueden darte tráfico y hasta puede que te sirvan para encontrar un nicho de mercado que nadie más ha ocupado por el momento.

Dime dónde estás

Importante es también tener en cuenta la geolocalización de esos términos de búsqueda, sobre todo si solo realizas fotografía en un territorio limitado (es decir, eres un negocio local). Por ejemplo, es muy probable que sea casi imposible lograr primeras posiciones en los resultados de búsqueda para “fotógrafo de bodas” o “fotógrafo de eventos” ya que competirás con todos los fotógrafos de España (y todos los países de lengua castellana) que están online. Pero si a tus términos les añades un elemento geolocalizador, competirás solo en ese área concreta: “fotógrafo de bodas en Mallorca”.

El tráfico al que optas se reduce (pues eliminas a todos los que buscan fotógrafos en Madrid, Barcelona, Valencia… pero la cifra de fotógrafos que entrarán en competencia directa contigo se reducen también. Además, piénsalo: no te interesa el que entra en tu web buscando un fotógrafo en Mérida si tú en realidad no prestas tus servicios allí. Automáticamente, esa persona lo verá en tu web y volverá atrás al buscador para hacer una búsqueda nueva. Adiós Long Click.

seo estructura web

Sin embargo, a todos los que viven en Mallorca o van a celebrar su boda en la isla y les interesa tener un fotógrafo a mano, los tendrás en el bote. O casi. Aquí ya entran en juego otros elementos más vinculados al marketing en esencia: un buen diseño, un buen producto, una buena presentación del mismo, eslóganes atractivos, ofertas interesantes (sí, el precio sí importa). El SEO puede ayudarte a vender pero si tu producto o servicio no es competitivo por sí mismo, de poco te servirá.

Es decir, la optimización de tu sitio web debe involucrar una buena arquitectura que haga más fácil e intituitiva la navegación al usuario (y el buscador, que es tu usuario clave) y un buen contenido dentro de esa estructura que este organizado y ordenado para poder visualizarse para una búsqueda muy concreta y coherente cada uno. Ése es el secreto, la magia del SEO de guante blanco: conseguir que tu contenido esté posicionado para la búsqueda exacta para la que tú puedes ofrecer tu servicio o producto. Esto satisfará tanto al usuario como al buscador. Y, si además, al llegar a tu página, convences a tu usuario, gallifante para usté: tendrás una venta y, de cada a Google, un plus de calidad lo que hará que te suba en sus resultados de forma natural, sin pagar anuncios.

long tail seo

Sí, simple y lógico. Parece magia pero, como ves, no lo es: solo es trabajo, trabajo, trabajo y sentido común. Ah, y mucha paciencia. Evidentemente, si tu dominio es nuevo no esperes que a los dos días el buscador te saque en sus primeros resultados para búsquedas competidas como la que mencionamos antes (fotógrafo de bodas en Mallorca, para la que, a día de hoy, hay 233.000 páginas peleando por salir).

Tienes que pasar por el Sand Box (período de prueba que Google impone a todos los nuevos dominios -que no nuevas web: si tu dominio tiene ya un tiempo y has renovado la web no te pasará) y, mientras, no dejar de trabajar en optimizar tu web y cuidar el SEO fuera de la misma -SEO off page, que ya veremos otro día- o lo que es lo mismo, buen contenido optimizado (tanto fotos como textos, logos y todos los elementos que den consistencia y personalidad propia a tu web), así como los encabezamientos, las meta etiquetas de cada página, alimentar el blog e hilar muy fino con la estructura de enlaces internos y externos. Mide, evalúa y acertarás 😉

PD: Sé que me dejo en el tintero muchas cosas, así que, pregunta, comenta, debate… Y, en próximos artículos, lo vemos con detalle. ¡Un abrazo y feliz semana!

2 comentarios

Archivado bajo SEO