Archivo mensual: octubre 2014

La arquitectura web y el SEO

¿A qué se refieren cuándo hablan de la importancia de una buena arquitectura web para el SEO? Pues a lo mismo a lo que se refieren cuando hablan de una buena arquitectura para una casa o un edificio: se trata de los pilares de la misma, el elemento fundamental que condicionará toda la esencia del sitio, desde cómo nos movemos por él a la facilidad que tendremos para encontrar las cosas, llegar a todas partes y sentirnos a gusto en él.

La arquitectura web es el segundo pensamiento que debe venirte a la cabeza si has pensado montar tu negocio en Internet o quieres, simplemente, tener una adecuada presencia online. Lo primero lo comentamos el otro día y es pensar que para posicionar se ha de pensar en aplicar una estrategia SEO desde el nacimiento mismo de la web. Este orden de las cosas te permitirá lograr una web mucho más lógica y navegable, no solo fácil para los usuarios potenciales del sitio sino para los robots de los buscadores que lo revisarán y lo incluirán en el índice de cada buscador de la forma que más te interesa. Es decir, alineado con las búsquedas más relevantes para las que quieres aparecer en la lista de resultados.

arquitectura web básica

Diseñar una arquitectura web sólida es una ventaja añadida para poder desarrollar una correcta optimización de la página y obtener un mejor posicionamiento en buscadores: si no organizamos bien la web es muy probable que haya páginas de la misma a las que llegar será más difícil. Además, es importante pensar que en estos casos no vale un “eso lo solucionamos con un buscador dentro de la página” porque, si bien el buscador interno es una herramienta muy interesante y práctica para los usuarios, no le sirve de nada al robot de Google pues éste no puede realizar búsquedas y solo navega por el sitio web a través de enlaces.

Toda aquella página que esté a un nivel muy profundo (a varios clics de distancia de la Home) necesitará más de un enlace interno que lleven al robot del buscador hasta ella. Por eso es importante tener una arquitectura adecuada en la que todos esos enlaces y conexiones entre páginas se puedan entender y hacer una navegación más sencilla para todos.

Existen varios tipos de estructuras o arquitecturas web. Eso no quiere decir que elegir una u otra suponga ya renunciar a éste o aquel diseño (no panic!). Lo que se ve en una web puede ser muy atractivo pero la arquitectura puede ser peor que un dolor de muelas, lo que hará que nos vayamos del sitio antes incluso de llegar a pestañear. Y viceversa. Lo ideal es cuadrarlo todo. Es cierto que un buen traje puede hacer lucir hasta a un mal cuerpo, pero imagina darle un buen cuerpo a ese magnífico traje. No, no hay color. Exacto.

web seo arquitectura

Dentro de los distintos tipos de arquitectura web que se manejan habitualmente hoy en día el menos flexible es la denominada arquitectura web vertical, donde las páginas se organizan con un gran nivel de profundidad, una tras otra, desde la home hasta la última sección y página de producto. En esta arquitectura, las páginas que conforman la web están muy poco conectadas entre sí, de modo que para llegar a la última página de una sección solo tendremos una vía de hacerlo y, de no tomar esa, la página no la encontraremos jamás o, directamente, nos veremos en una vía sin salida.

Más versátil es la que se conoce como arquitectura web plana, en la que todo está a u máximo de 4 clics de la home. Quizás no lo hayas pensado nunca pero… ¿cuántas veces haces más de 4 clics seguidos para encontrar en una web lo que buscas? Pues eso. Somos unos auténticos vagos, así que es mejor no tentar a la suerte y que nos lo pongan lo más fácil posible si quieren que nos quedemos, ¿no?

arquitectura web jerarquía seo

En esta línea, la arquitectura web plana cumple bastante bien esa función ya que nos pone todo a mano, a solo 3-4 clics de distancia. Esto es una ventaja también para el robot del buscador, que podrá recorrer la web mucho más rápido y de forma más efectiva. Lo que se ha de tener en cuenta es que, aunque esta arquitectura permite entrelazar las páginas de toda la web mucho más, no se debe exceder la cifra de enlaces y solo incluir los que realmente aporten algo al usuario en su navegación.

El tercer tipo se llama arquitectura web en red porque todas las páginas están conectadas por varias vías ofreciendo una navegación muy poliédrica y dando al usuario todo tipo de caminos para que llegue a las diferentes páginas que integran el sitio web. Es, a simple vista, definitivamente más compleja, pero, en realidad, en muchos casos es  una derivación de una arquitectura web plana a la que hemos interconectado los niveles más profundos de la misma entre sí.

A la hora de llevar a cabo la arquitectura de la web deberás tener en cuenta otro aspecto fundamental para el SEO, la definición de tipologías de búsqueda a las que puede aspirar tu sitio (¿para qué te buscaría un usuario? y ¿cómo lo haría?) y de las palabras clave para las que posicionarías cada página de producto/sección/subsección/home. Hablamos de taxonomía. Pero esa historia la dejamos ya para la próxima cita 😉

3 comentarios

Archivado bajo SEO

SEO… ¿antes o después de estrenar web?

Estoy, estoy. Le he robado unas horas al sueño y aquí ando rebuscando entre ideas, rescatando palabras cuando el lunes aún no ha ni amanecido, pero estoy. No vaya a ser que luego todas las promesas que he hecho se vuelvan contra mí por incumplimiento. Dije que volvería y he vuelto. Con toda la artillería SEO dispuesta a disparar al corazón del mismísimo Google.

Todo regreso tiene un poco de comienzo. Un algo de partir desde cero, aunque haya mil historias detrás. Así que empiezo por el principio y aprovecho para responder una de esas cuestiones con las que me encuentro casi a diario: el SEO, ¿lo hago antes o después de estrenar la web? Bien, estrictamente hablando, SEO es una pieza de la estrategia de marketing online que se resume en un conjunto de tácticas encaminadas a optimizar al máximo un sitio web para que éste pueda ser adecuadamente rastreado por el robot de cada uno de los buscadores (bueno, el buscador. O sea, Google, que en España acapara más del 90% de las búsquedas que se hacen por Internet).

Google Logo España

 

Por eso, la estrategia SEO de un sitio web debe aplicarse -siempre que se pueda- antes de lanzar el proyecto online. Puede hacerse después, por supuesto, pero el esfuerzo y las horas de trabajo de los programadores se multiplicarán innecesariamente. Y es muy probable que la inversión también. Si uno puede estrenar una web en el mejor estado posible, ¿por qué habría de hacerlo a medias? Lo ideal es que la primera vez que el buscador lea nuestro sitio este sea el más maravilloso del mundo: sí, amigos, digan lo que digan uno se la juega en la primera cita. Si sale mal, no pasa nada, paciencia y persistencia. Uno puede arreglarlo e, incluso, conquistar en el largo plazo (el SEO, como el amor, es una carrera de fondo), pero requerirá más esfuerzo.

Para  “aparecer el primero en Google” como pide el 99% de los clientes con los que me encuentro no basta con ser guapo. Hay que ser el más guapo, por fuera y por dentro. Sé que me repito, pero oyendo lo que oigo por ahí creo que no está de más: nadie puede asegurarle a nadie el primer puesto en el buscador (salvo el propio Google… y pagando: sí, se llama comprar anuncios de Adwords y cuesta dinero).

Tropezar con la misma piedra una y otra vez no trae nada bueno, salvo heridas cuyas cicatrices luego es complicado de borrar. La huella digital de un proyecto existe y lo mejor es no andar poniéndole parches y arreglos al traje. A veces hay que gastarse el dinero en algo que realmente nos quede bien y nos dure. A la larga, saldremos ganando. Y así es el SEO, como un buen traje de marca. Uno de esos que te pones siempre que tienes algo importante entre manos. Tu fondo de armario. Tu amuleto. Tu as en la manga.

Para empezar la casa por los cimientos, tenemos que contemplar el SEO desde el primer momento en el que en nuestra mente se dibuja la idea de crear una web para nuestro proyecto. La arquitectura de esa web estará definida por la estrategia SEO más adecuada para el negocio, teniendo en cuenta cómo está el sector y la competencia online, cuáles son nuestros objetivos generales y cuáles son nuestras metas en Internet.

La distribución del menú principal en la web, la colocación de elementos gráficos, el uso de javascripts, la organización del contenido (visual y textual) a lo largo de las diferentes páginas que compondrán el sitio, las búsquedas a las que responderán cada una de esas páginas, las palabras clave que las definirán y las meta etiquetas que les corresponderán… Todo, todo influye y debe contemplarse desde el minuto uno. Incluso el cómo nombro las fotos al guardarlas en mi ordenador es importante.

El próximo día escribiré con un poco más de detalle sobre estas fases que marcan el estadio uno de un proyecto web. Sin tener en cuenta estas cuestiones, lanzar una web es todo un atrevimiento. No es el fin del mundo, pero, lo dicho, es complicarse la vida innecesariamente y perder un tiempo precioso: normalmente cuando estrenamos un negocio online, los primeros días, amigos, familia y, en muchos casos, prensa, se hacen eco de nuestro proyecto y las visitas a la web son notables. Aprovechar al máximo ese impulso que nos da nuestra gente es vital. Y con una buena estrategia SEO de partida puede ser la mejor oportunidad para ganar terreno perdido ante competidores que llevan ya un tiempo trabajando en la red.

Sin más, os dejo, que el reloj no perdona y los lunes menos.

¡Abrazos!

1 comentario

Archivado bajo SEO