Archivo mensual: febrero 2012

Microsegmentación: Una declaración de amor

Por Eva Diz
Microsegmentación es una palabra feísima pero, al mismo tiempo, una declaración de amor. Microsegmentar viene a decir “escribe para quien quieras que te lea”. Sin andar dando palos de ciego, picoteando de aquí o de allí. The One. Directo a quien te interesa. Ni más ni menos. Eso que nos puede parecer tan lógico cuando lo leemos, muy a menudo se nos olvida cuando redactamos nuestro contenido web.

Propongo pues, para esta semana, que todos los que escribimos un blog hagamos un ejercicio de reflexión y pensemos… ¿Para quién escribimos? Y veremos que, nuestras visitas, en su gran mayoría, son ese tipo de gente que tenemos en mente cuando redactamos algún post. Son ellos los que le dan sentido.

Muchos diréis que no, que no es vuestro caso porque escribís de todo un poco. Bien, pues microsegmentar, conocer minuciosamente a tu público, te puede ayudar muchísimo a la hora de redactar buenos post y evitarte ese mal trago de… a ver hoy qué pongo, qué cuento o de qué hablo. Y, como no, con un buen plan de contenidos web, bien enfocado hacia algo que te interese y sea interesante o útil para el resto de usuarios verás que muy pronto tus visitas son cada vez más y cada vez más ajustadas a la temática que ofreces, por variada que sea.

No obstante, de forma inevitable, la migrosegmentación de tu público te llevará a una especialización de los contenidos: Esa persona que llega a tu blog ya no llega de rebote sino que viene expresamente a leerte. El contenido ha de ser muy trabajado para no decepcionar y lograr que esa persona que ha venido hoy buscando ayuda sobre eso de lo que tú sabes mucho, vuelva. Fidelizar. Que es el anhelo de toda web, blog, red social o buscador que hay en la red. Amor eterno.

Microsegmentar es muy sencillo, basta con pararse a pensar en quién te gustaría que te leyera, a quién quieres aportarle algo, quién es tu interlocutor. Y luego pensar en qué le gustará leer, qué buscará mañana en Google o qué curiosidad le picará esta noche. Y darle eso que quiere de la mejor forma posible, con el mayor cariño del mundo. Amor del bueno.

Adelanto mi reflexión después de estas líneas y aprovecho que te tengo por aquí (y quizás no volvamos a leernos) para decirte que… A mí me gusta que me leas tú, que eres mi público objetivo y mi microsegmento. Y cada post es una declaración de amor en toda regla. Virtual, literario, entre teclas, sí, pero amor al fin y al cabo.

Sin ti, que me estás leyendo, este post no tendría ningún sentido.

Así que… gracias por la visita. Y vuelve, anda, no me rompas el corazón.  🙂

2 comentarios

Archivado bajo Marketing 2.0

Adsense: Cómo rentabilizar tu blog

Por Eva Diz
Adsense o cómo rentabilizar tu blog. Hay un momento en el que la cuestión se hace inevitable, para unos llega tras los primeros 40 post, para otros, tarda años y carpetas de post interminables. A mí aún no me ha llegado. Y contesto así a Roberto, que el otro día compartía con nosotros un interesante comentario sobre el valor del periodismo y las oportunidades que tiene en Internet en la entrada sobre el SEO social. Pero me gustaría responder también a Carmelo que, en el mismo post, comentaba su intención de lanzarse al maravilloso mundo de monetizar los esfuerzos de escribir una bitácora.

Adsense es una herramienta perfecta, cómoda y relativamente sencilla de ganar dinero con tu blog: Google te paga por poner anuncios de sus clientes de la red de display de Adwords en tu página. La interfaz del servicio es muy similar a la de Adwords: Básica y simple, pero con un montón de facilidades, como la creación de informes de rendimiento, que te servirán para extraer también datos del comportamiento de tus visitas y sus gustos.

El alta en el servicio se puede hacer con solo tener una cuenta de Gmail, pero no es inmediata: Tu petición la revisará un trabajador de Google de forma manual. Aún así, nunca suele tardar más de un día. Así que, sin prisa pero sin pausa.

El servicio te permite elegir entre formatos gráfico y de texto o combinar los dos modelos. Puedes seleccionar las ubicaciones, controlar el formato, el estilo (colores, por ejemplo) y el tamaño de los anuncios que se visualizan en tu página; asimismo te dejará  filtrar y bloquear anuncios de competidores o de productos que no consideres adecuados para tu público.

Otra fórmula de Adsense que puedes ofrecer en tu blog es una caja de búsqueda en Google y acotarlo a que busque solo en las páginas que tú consideres (por relación temática, porque te fias más de ellas que de otras, etc.). Los anuncios de Google aparecerán no en tu blog directamente sino en la página de resultados que imprima ese buscador personalizado que has integrado en él. Es, por tanto, una fórmula menos intrusiva que la de que los anuncios aparezcan en tu página… Eso sí, piensa que cuanto más discretos y disimulados estén los anuncios menos rentables te serán económicamente.

Porque ahí está el quid de la cuestión: Con Adsense no cobras por la cesión de tu espacio (El llamado cobro por impresiones, antes muy usado por prensa digital pero cada vez más en desuso, más centrado en campañas de branding), sino por cada clic que tus visitas hagan en esos anuncios. Y para que se note, has de tener una buena media de visitas ya que, de todos ellos, un escasísimo tanto por ciento será el que interactúe con los anuncios de Google que tú permites en tu blog.

¿Compensa?
Pues con eso pasa como con los colores, que es para gustos 😉

Y tú, ¿qué opinas?

 

15 comentarios

Archivado bajo Marketing 2.0

Cuida tu reputación online y acertarás

Por Eva Diz
La clave del éxito: Crea tu reputación online y mímala, mucho. La red es un mundo de ventajas para nosotros los periodistas. Están ahí y hay que saber aprovecharlas. Las ventajas son infinitas: Ser reconocido, lograr abrirte hueco en un sector determinado, encontrar un puesto de trabajo nuevo y/o mejor… Pero saltar a la primera línea de fuego, siempre es duro, trabajoso y, una vez conseguido, arriesgado.

La reputación online es el resultado de mucho esfuerzo, tiempo, paciencia y… maña. Pero, como para todo, hay trucos para perfilar mejor y más rápido tu reputación, para llegar antes a donde quieres y como quieres. Uno de ellos es la persuabilidad. Un concepto relativamente nuevo y con largo recorrido. Normalmente se aplica a las páginas web más orientadas a la venta pero, ¿quién no vende algo hoy en día?

Tu objetivo es venderte a ti mismo y, para ello, lo primero es conocerte (no en lo profundo, eso suele llevar toda la vida ;-D), saber cuál es tu propuesta de valor: “Hola, soy Eva y soy periodista”. Bien, y otros mil también. ¿Entonces? Pues comienza la búsqueda de lo que te hace diferente, valioso, atractivo, interesante, casi imprescindible y céntrate en eso. Cuéntale al mundo lo que eres de la mejor forma posible (eres periodista, ¡sabes de sobra cómo hacerlo!) y trata de transmitirlo en absolutamente todo lo que hagas en la red.

El diseño de tu página personal, la presentación de tus trabajos, los propios trabajos que seleccionas para mostrar, tu currículo, todo. Reorganiza todas tus armas hacia ese nuevo concepto supremo que eres tú, el “periodista y algo más”, y difúndelo: Facebook, Twitter, Google Plus, Pinterest… Cuida tu conversación, tus fotos, tus artículos. Todo. Haz que la gente quiera conocerte. Primero, atrae y, luego, convence.

Convencer al usuario. Esta es la segunda parte del trabajo: No basta con crear un misterio y una curiosidad hacia nosotros si luego no sabemos resolverla de una forma satisfactoria. Eso es como un cuento mal acabado. Supongamos que has hecho muy bien la primera parte, la gente te ha visto en redes, compañeros del gremio se han quedado con tus opiniones, alguno hasta ha leído algún texto y ahora, muchos quieren saber más de ti, confirmar que merece la pena apostar y dedicarte un hueco en el Delicious o en el Google Reader.

Aquí es cuando es más necesario persuadir al usuario: Tienes que convencer a tus visitas de que te compren. Ya estás bien posicionado y ahora has de ganarte la confianza, sumar credibilidad. Utilzia tu contenido, trabájalo, ofrécelo de una forma diferente, analiza qué dan los demás y busca nuevos caminos. Distínguete, pero sin salirte del marco que tu propia reputación te marca.

Entiende a tus lectores, estudia a través de las estadísticas de tu página y de las de otros, qué temáticas atraen, qué formulas, qué diseños son más apreciados. Abre debates, invita a la participación, haz que el lector sienta que contigo puede hablar y que puede aprender mucho de ti: Descúbrele cosas nuevas, soluciona problemas, recomienda, comenta, cuenta lo que haces que le pueda interesar o ayudar a tu audiencia. Convénceles de todo lo que vales. Y disfruta haciendo lo que te gusta 😉

PD: Si queréis saber más de persuabilidad, aquí os dejo www.persuabilidad.com, la web de Multiplica sobre el tema. Muy recomendable. Ya me contaréis 🙂

1 comentario

Archivado bajo Emprendedores

Posicionamiento o SEO: Tú eliges

Por Eva Diz
Posicionamiento o SEO. Permitidme que hoy dedique el post de la semana a una reflexión. Posicionamiento y SEO pueden llegar a parecer lo mismo (en la mente de mucha gente lo son), pero no. Son muy distintos. Y la diferenciación no es mía (ojalá) sino de Javier Casares, uno de los mayores expertos en SEO de nuestro país, que ahora está en pleno cambio profesional -atentos a algo llamado Kept It Simple Lab-, y eso siempre ofrece nuevas perspectivas sobre las cosas.

Posicionamiento no es lo mismo que SEO. Esta frase resume, en mi opinión, la auténtica esencia de lo que hemos venido viendo en las últimas semanas: Puedes buscar únicamente el posicionamiento, usar trucos, técnicas (incluyendo las poco éticas –BlackHatSEO-) y herramientas y llegar a obtener una buena posición… al menos durante un tiempo. Eso es posicionamiento. Pero eso no garantizará que tu tráfico sea de calidad, que tu tasa de rebote sea baja, que tus conversiones aumenten y tu imagen de marca también. Eso sucedería si, en lugar de limitarte a buscar ante todo y contra todo tu posicionamiento, buscaras hacer un buen SEO para tu web.

La mayoría (yo me incluyo hasta hace unos días) creemos que son sinónimos y, de hecho, a menudo se usan como tal, pues es cierto que un buen trabajo de SEO te reporta un buen posicionamiento. Pero, en esencia, son diferentes. Y la diferencia radica en el planteamiento. Casares, que lleva en esto desde 1999, defiende que uno no debe volverse loco en intentar posicionar una web para 4 o 5 palabras clave, cada una para su página, con sus metaetiquetas, sus palabras estratégicamente repetidas como si fueran cuentas de un rosario… NO. él aboga por un trabajo bien hecho, fino, cuidado en todos sus detalles: desde la tecnología (con el muro hemos topado, amigos periodistas), hasta el contenido y la red social. Sin obsesiones, solo buen trabajo.

¿Y cómo se hace bien? Pues pensando en el usuario. Como cuando escribes una página de un periódico y quieres que te lean a ti y no al de la página 4: Pasas tiempo con los maquetadores buscando la mejor solución; hablas con el fotógrafo, seleccionas la mejor imagen; estudias el titular una, dos y hasta mil veces; haces destacados bien pensados; el subtítulo, la entradilla con gancho, un texto redondo, de esos en los que casi estás más orgulloso del final que del principio… Todo eso que en nuestro día a día hacemos sin darnos apenas cuenta, eso, es SEO en papel, señores.

Y en Internet funciona igual. Hay gente que hace un buen titular y luego el texto no vale ni para dedicarle dos minutos. La red es peor: 2 minutos de tiempo en un blog es como para estar satisfecho. Hay usuarios que nada más entrar, en cuestión de un segundo, se van. Zas. Sin compasión. Eso es porque sales posicionado para algo para lo que no aportas realmente algo importante, interesante, atractivo, útil o curioso. Háztelo mirar.

Poco ganas a largo plazo saliendo entre los primeros en Google para las palabras clave que meticulosamente has seleccionado si luego el aporte que haces en Internet te convierte en un sitio en el que la gente no pasa ni un minuto de su tiempo. Es más, la imagen que se llevarán de ti será más bien mala que buena. Y eso, una vez pasado un tiempo, es un estigma que empieza a pesar.

Hay mucha gente que lo hace. Cuidado, puede que muchos te ofrezcan servicios encaminados a lograr una buena posición. E incluso puede que en un momento dado, para un objetivo concreto, te interese. Pero piénsalo bien…

Si tienes que elegir, elige hacer SEO. Cuida tu sitio. Cuida tu servidor, tenlo cerca. Vigila la velocidad de descarga de tu web, mímala: Baja esos malvados (aunque estupendos) elementos de javascript al final de tu código, sube los CSS (hojas de estilo), marca el tiempo de caducidad de un contenido, dile al navegador si es útil o no que el usuario se descargue según qué… Pónselo fácil. Sé que esto os suena a chino a muchos de vosotros (a mí, la primera), pero está bien conocer lo básico para poder pedírselo a tu desarrollador web de confianza. Ellos saben de qué va todo eso 🙂

Y, así, tú podrás dedicarte a lo que de verdad es lo tuyo: Generar contenido útil, innovador y multimedia que sorprenda al usuario, lo retenga y, sobre todo, lo haga volver.

Un usuario que repite es un tesoro. En prensa, se le llama suscriptor 😉

 

5 comentarios

Archivado bajo SEO

El SEO social, según Google Panda

Por Eva Diz
El SEO social es la nueva forma de hacer SEO. Es la vida online después de Google Panda. La nueva piedra angular para ser visto y leído en Internet. Y algo más: La mejor forma de labrarte una buena reputación en la red. La llegada de Google Panda ha sido una puñeta para muchos sitios web y para muchos SEO, pero también será la luz al final del túnel para muchos de los que nos dedicamos al ingrato mundo del periodismo y demás profesionales de la información. Como os comentaba en los dos post anteriores (SEO para periodistas I y SEO para periodistas II) ahora es nuestro momento.

La profesión de SEO, como señala Mari-Carmen Marcos -una de mis profesoras del máster en buscadores de la Pompeu-, es muy joven, al igual que es joven la web 2.0, que ahora nos suena ya casi a pasado. En sus escasos años de vida, no ha parado de sufrir constantes cambios. La mayoría de ellos fruto de las malas prácticas (BlackHat SEO) a las que nuestra naturaleza humana siempre acaba por tender: Google hace la ley y algunos SEO hacen la trampa. De modo que, Google continúa poniendo cada vez reglas más estrictas, para evitar que los listos de turno se aprovechen de cualquier rendija para colar en los resultados una web que no se parece en nada a lo que estabas buscando.

Panda es la última ley de Google y es una ley difícilmente corruptible: Es la ley de la calidad, la exclusividad, la relevancia, la confianza y la credibilidad del contenido. De nada vale que tengas tu web perfectamente optimizada, con tu código correcto, tus meta etiquetas medidas al dedillo, tus keywords colocadas cuanto más arriba y a la izquierda mejor… si tus textos no son originales, interesantes, útiles y susceptibles de ser compartidos en redes sociales por tus visitas.

Se acabaron los post de 300 palabras a 0,70 céntimos que demandan todavía algunos seres y empresas patéticas por la red. #GratisnotrabajoGracias Google: Panda solo considerará a aquellos sitios que ofrezcan contenidos de calidad, temas completos, tratados en profundidad, con una media entre 500 y 600 palabras por página, con una buena construcción gramatical y una excelente ortografía (¡por fin acabaremos con ese dolor que produce abrir una página sin comas ni acentos!). Ah, y actualizados con frecuencia y sin descuidar el diseño: Moderno, actualizado, cómodo…

Se acabó copiar el contenido de otros y llevarse el mérito. Se acabó hacer un post de tres líneas y plantar un vídeo sin más. Punto y final a las páginas llenas de anuncios en las que tienes que sortear media web para encontrar lo que buscabas. Adiós a los remakes de los temas propios, ciao a los textos pensados solo para SEO. Bienvenidos a la era del contenido, donde el usuario es el rey. Cuidadlo, mimadlo, escuchadlo y dadle lo que busca. Google, dixit.

Parece fácil, pero no lo es. No todo el mundo está preparado para dar la talla que ha marcado Panda. Ahora habrá que invertir en buenos profesionales capaces de generar buenos textos, capaces de desarrollar completas estrategias de contenidos. Y los periodistas, en eso (menos es nada), tenemos un poco de ventaja. Habrá que aprovecharla.

 

23 comentarios

Archivado bajo SEO