Archivo de la categoría: Periodismo

El periodista de 2013

Por Eva Diz
Dicen que en 2013 todo periodista debería… saber grabar y editar vídeos, utilizar las redes sociales; desenvolverse correctamente en el entorno web y conocer el funcionamiento de Internet como medio de comunicación; saber posicionar sus artículos y vídeos; manejar nuevas herramientas que le sirvan para evaluar las tendencias y conocer los intereses de su audiencia; saber analizar y utilizar los datos para crear nuevos y mejores contenidos y tener la capacidad de ofrecer experiencias al lector a través del contenido, no solo dar contenido puro y duro. Un casi nada… Lo cierto es que, al leerlo, me he dado cuenta de que la mayoría de los periodistas que conozco (y entre los que me incluyo) tenemos, desgraciadamente, un aprobado justito en la materia.

No es que me haya propuesto empezar el año haciendo autocrítica sobre el periodismo actual, pero me ha resultado inevitable compartir estas reflexiones y entonar un “a mí me ha pasado”, reconocer que, de esa lista, hay cosas que debería saber y no sé. Que, quizás, la profesión nos exige tanto en el día a día que nos olvidamos del mañana. O, quizás -simplemente-, el presente nos ha cogido desprevenidos, sumergidos en la rutina.

Seguro que a muchos nos pilló el toro haciendo horas extra delante del ordenador porque, pase lo que pase, el periódico siempre sale al día siguiente… Aunque haya la mitad de plantilla que el año pasado, aunque haya menos publicidad y se tenga que llenar “con lo que sea”, aunque el servicio esté repleto de noticias que no le interesan a nadie, de titulares de chascarrillo e insulto, de pérdidas de tiempo. “A mí me pasó”.

Y cuando la suerte me cambió el destino y me sacó de la redacción vi que, de la lista anterior, solo cumplía con lo básico y que el mercado al que me enfrentaba no solo estaba saturado de oferta como la mía sino que reclamaba otro tipo de perfil. La situación era como tantas que aún escucho a diario: Yo, periodista de raza, de libreta de anillas de toda la vida, con un Twitter por casualidad y un Facebook en desuso. ¿Linkedin? ¿perdón? …Y así, un largo etcétera.

Es cierto que actualmente la crisis no ha dejado mucho hueco en las redacciones para aspirar con optimismo a una recuperación del sector. Además, las empresas y grupos de comunicación están tardando en reaccionar a las necesidades que marcan los nuevos lectores y las nuevas tecnologías, sin saber gestionar la estampida publicitaria que busca nuevas fórmulas de comunicación con los consumidores.

Pero aún en este panorama hostil y aparentemente estéril, parece que nace la necesidad de un nuevo periodista, ése que es capaz de enfrentarse a cualquier tipo de noticia y contarla a través de diversas formas de contenido multimedia. Es el periodista total, esa amenaza que flotaba en las redacciones a principios de la década del 2000, y que se ha hecho realidad a fuerza de derrotas. Y ya no hay vuelta atrás. Habrá que dejar las pataletas y ponerse las pilas: el mundo ya no es como lo conocíamos y nos está pidiendo a gritos un cambio radical. Es una cuestión de supervivencia: o nos adaptamos o morimos. Y sálvese quien quiera.

#ahílodejo

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Periodismo

Periodistas, blogueros y Huffington Post

Por Eva Diz
“En Huffington Post no entendemos el blog como un trabajo”, dijo  la periodista y directora del nuevo medio, Montserrat Domínguez, y… la lió parda.

Mañana se estrenará el Huffington Post made in Spain. Seguro que ya lo habéis oído en algún lado: el anuncio está hasta en la sopa y media España espera con la pancarta de Bienvenido Míster Marshall arriba en lo alto. Yo también, lo confieso. Tengo ganas de ver cómo funciona este fenómeno estadounidense en nuestro país y en el resto de países de habla hispana. Imagino que le irá bien, o eso espero, porque si los datos se repiten, podría crear mucho empleo de aquí en unos años (allá, cuando termine la crisis y solo queden algunos supervivientes al exilio). Pero, por el momento, del Huffintong Post solo cobrarán 7 periodistas, los demás (periodistas o no) colaborarán gratis como bloggers.

Montserrat Domínguez lo anunció en unas jornadas en Granada, en las que argumentó esa decisión de no pagar a sus blogueros con una contraprestación en visibilidad que, sin duda, un medio como el HuffPo podrá aportar más que de sobra:

“Para mucha gente, publicar en un medio como este es una oportunidad valiosa y única de llegar a más gente”, dijo. Y agregó:  “Antes solo escribíamos unos pocos y ahora escribe todo aquel que quiere comunicar, contar, compartir sus experiencias. Hay mucha gente que escribe de cosas que le apasionan. Y muchos lo hacen muy bien”.

Pero sus argumentos calaron en muy pocos: la crisis en la profesión, los despidos masivos, los cambios, amenazas y demás incertidumbres introducidas por internet, hicieron que la noticia corriera como la pólvora por toda la red incendiando Twitter con críticas y reproches, como podemos leer en estos tweets recogidos por Esther Vargas para www.clasesdeperiodismo.com

Muchos periodistas, anónimos o con cargos importantes en asociaciones, mostraron su desacuerdo. Un ejemplo de ellos fue Elsa González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (Fape), quién subrayó que “si se hace periodismo, tiene que pagarse, porque trabajar gratuitamente deteriora al profesional”. En la misma línea, la Asociación de la Prensa de Madrid y su #gratisnotrabajo salieron en defensa de los periodistas profesionales y su derecho a cobrar por su trabajo. Algunos le dedicaron hasta posts enteros, como es el caso de Javier Pérez de Albéniz en su descodificador.

Otros, sin embargo, consideran legítima esta opción y defienden que, efectivamente, la mayoría de los blogs que se escriben no se hacen por trabajo, sino por afición o necesidad de expresarse, comunicar y contar lo que a uno le pasa o le interesa. Y que muchos, cierto ciertísimo, son tan buenos o mejores que algunos de los artículos que hoy en día se publican en prensa, pagados. Incluyo aquí a un periodista del que soy muy fan: www.obamaworld.es y a otros dos que él introduce en su crónica: Antonio Ortiz y Jesús Gordillo.

Llegados a este punto (y si te has leído tooodos los posts) seguro que ya tienes una opinión formada. Yo tengo la mía, desde luego, ahí va:

Creo que todo trabajo debe remunerarse y, el de periodista, es un trabajo. Por trabajo entiendo que existe un horario (o más bien no existe un horario sino una dedicación casi permanente 24/7), una obligación de escribir cierta cantidad de reportajes/posts de cierta calidad (con fuentes contrastadas, variedad de voces y puntos de vista, textos de opinión bien argumentados…) y una responsabilidad ante el medio y ante los lectores. En fin, un trabajo, se haga desde casa o desde el parlamento o el parque del Retiro que ha de pagarse.

Ahora bien, si lo que ofrece el Huffington Post España son blogs de gente a la que le gusta escribir (y lo hace estupendamente), que opinan de lo que consideran, que lo hacen cuando les viene bien, sin mayor responsabilidad que la conciencia de uno mismo, sin estrés por actualizar cada día, con las fuentes que a ellos les parezcan y en el estilo que les venga mejor, pues entiendo que no haya necesidad de remunerar a nadie. En todo caso, el pago con visibilidad es suficiente, ya que el que escribe ahí asume que no está ejerciendo de periodista ni lo está haciendo en un medio de prensa digital sino en un agregador de blogs, como hay tantos (yo, sin ir más lejos tengo uno, modestito, pero uno: www.inforia.es #periodismoenred).

Lo queramos o no, con Internet, cualquiera puede crear un medio de comunicación (deberíamos empezar a pensar en quitar la exclusividad de esta expresión para los medios periodísticos), desde un blog, una web o una página de Facebook. Esa es la bondad (y, para muchos, la perversión) del 2.0, esa es la esencia de lo que algunos llaman periodismo ciudadano, que no es otra cosa que comunicación ciudadana, de toda la vida, pero ampliada y mejorada gracias a una serie de herramientas.

En definitiva, la cuestión está en si escribirías un blog para el Huffington Post si te lo pidieran… Gratis, por supuesto. ¿Qué? ¿Lo harías?

4 comentarios

Archivado bajo Periodismo

El content curator: un periodista en Internet

Por Eva Diz
Content curator o comisario de la información es un nuevo perfil profesional que está tomando forma en la red… y que no es otra cosa que un buen periodista, con sus artes de documentalista bien a punto, un sólido conocimiento de las herramientas que pone a su alcance Internet y un toque de sensibilidad para el marketing.

Los gurús y entendidos del sector han creado esta nueva dimensión del periodismo y no hacen más que hablar de lo importante e indispensable que son y serán los content curators. A más infoxicación, más necesidad de filtrarla, editarla y compartirla con un nuevo valor añadido, de una forma sencilla, atractiva y creativa. Periodismo de toda la vida con herramientas nuevas.

Content curator, comisario, editor online, periodista 2.0… Llamémosle X, pero aquí – si me lo permiten-, tonto el último, queridos amigos: Ésta es un oportunidad más que la red nos da a los periodistas para reinventar lo ya inventado y vendernos como lo que somos (aunque últimamente nadie lo vea de este modo): Valiosos.

Recojo a continuación las principales tareas para generar valor añadido que, según Robin Good -experto en la materia-, realiza un content curator. Algunos llevamos haciéndolo toda la vida 🙂 :

  1. Cuidar los títulos como para que sean relevantes para su público
  2. Elegir una buena presentación y el formato mediante la utilización de estilos diferentes en las fuentes de los distintos elementos, la organización del texto, el uso de listados (En la versión offline: cuida la maqueta, pon ladillos, despieces, apoyos…)
  3. Filtra y añade imágenes relevantes, fotos, ilustraciones que complementan y refuerzan plenamente el contenido a los que están asociadas
  4. Selecciona los extractos más interesantes y relevantes del texto original, para ayudar al lector a comprender lo más rápido posible cuál es el contenido y por qué sería relevante para leerlo. (O sea, una entradilla)
  5. Escribe tu propia introducción, para contextualizar y explicar la relevancia de los contenidos a tu audiencia específica (Sí, aunque sea una nota de prensa, siempre has de re-redactar y hacer el texto tuyo antes de entregárselo a tus lectores, porque eso les ayudará en su comprensión)
  6. Proporciona etiquetas y categorías de clasificación para el contenido (Ojo, esto que sí solo se produce en el mundo online. En el offline, como mucho, te guardas una copia en pdf dentro de una carpeta sobre el tema central del texto)
  7. Integra enlaces adicionales para ampliar el artículo, o para proporcionar más referencias a conceptos específicos. (También único y exclusivo del mundo online: la hipertextualidad es su esencia, su principal característica. Podemos ofrecer con nuestra noticia todo un dossier interminable de información seleccionada para aquellos que quieran profundizar e indagar por su cuenta)
  8. Personaliza los contenidos de forma diferente para cada canal específico de la Web Social.
  9. Verificar la calidad y la integridad del contenido original asumiendo un rol crítico ante la decisión de qué publicar (Contrastar información, de toda vida)
  10. Atribuye la información a todas las fuentes utilizadas indicando el autor y añadiendo un enlace al documento original (Imprescindible)
  11. Proporciona recomendaciones, consejos y sugerencias a sus lectores sobre el tema tratado (La conexión directa con el lector que nos permite el soporte online hace posible este último punto y el número 12 que, a mi juicio, sería el estar atento al feedback de esos lectores para analizar qué es lo que les interesa, cómo les interesa y a qué tendencias apuntan)

Nada más. Como veis, pan comido: solo necesitamos aplicarnos bien con las herramientas que nos facilita Internet. Quitarse la capa del miedo a lo desconocido, probar, equivocarse y volver a empezar. ¿Qué, alguien se anima? 😉

11 comentarios

Archivado bajo Periodismo

Periodismo, crisis y vocación

Por Eva Diz
El primer post del año de Diario de una periodista en paro no podría hablar de otra cosa más que de periodismo. Un tema que, por suerte y por desgracia, está de moda. La desgracia está clara: El paro en la profesión aumenta por segundos y ya no hace falta ser bueno para sobrevivir, sino barato. Pero también hay algo de suerte en  todo este descalabro.

Desde que estoy en paro he decidido encontrar la parte positiva de todo y he descubierto que todo la tiene. En este caso puede que no lo parezca, pero la hay. Ahora más que nunca se habla de periodismo y es cierto que, en la mayoría de casos, es para decir adiós a un nuevo medio o un hola a un flamante ERE. Pero no es menos cierto que cada vez que sale una noticia mala sobre el sector o la situación de sus profesionales, sale una buena y reivindicativa, una que reclama un cambio,una revolución, una unidad frente a todo esto con lo que nos han hecho comulgar hace ya demasiados años. La suerte de esta crisis (sea culpa de quien sea) es que hemos decidido dejar de mirar hacia otro lado y hemos descubierto que si queremos que algo cambie, tenemos que empezar por nosotros mismos.

El periodismo no ha muerto, el periodismo lo llevamos dentro -bendita vocación, digan lo que digan- y nos gusta, solo que llevamos años practicándolo muy poco porque muchos estaban así más cómodos. Los periodistas nos volvimos escribanos, seguidores de tendencias que nadie cuestionaba, redactores de insultos y majaderías políticas, taquígrafos de donde dije digo digo diego, multitarea a trompicones, polivalentes por obligación, malpagados, presionados… Y, aún a veces -a pesar de todo eso-, conseguíamos sacar el tiempo justo para colarle a los editores reportajes de investigación, buenas historias, coberturas y crónicas completas y artículos de opinión que merecían la pena. Todo eso que nos hacía volver a sentir la bendita vocación del periodismo. Y nos mantenía en una ilusión de ser libres.

En paralelo, uno tras otro fuimos abriendo bitácoras, nuestro pequeño medio de información particular, y nos fuimos dando cuenta de la independencia y libertad que nos ofrecía la red. Es un auténtico placer leer esos blogs y reconozco que, hoy por hoy, les dedico mucho más tiempo que a los medios de toda la vida. Algo está cambiando, compañeros. Esto no es el fin del mundo. Solo un cambio. Adaptémonos. ¡Rebelémonos!

En ZinKfo, hemos decidido ponernos manos a la obra y hemos puesto en marcha un proyecto colectivo para dar un poco más de impulso a esas bitácoras independientes de periodistas, fotógrafos y demás profesionales de la información que generan contenido de calidad. Hoy, de regalo de reyes hemos estrenado el listado de blogs de #periodismoenblog en inforia.es #periodismoenred

El objetivo de esta iniciativa es configurar un espacio único desde el cual los lectores que busquen temas escritos con calidad y buena letra puedan encontrar todos esos blogs escritos por profesionales de la comunicación y disfrutarlos: Gastronomía, ecología, política, cine y hasta astronomía, todo tiene cabida en el proyecto si el objetivo es informar y ser útiles a la sociedad. Un metablog cuya portada se irá actualizando a medida que se actualicen los blogs participantes, con breves intros que apunten hacia los nuevos post. Desde aquí te invito a participar: Déjanos la url de tu blog en http://www.facebook.com/ZinKfo o en Twitter con el hashtag #periodismoenblog. Es gratis 🙂

Y ya para cerrar (son muchas letras juntas para lo poco que llevamos de año), aprovecho y os dejo aquí algunos artículos sobre periodismo, imprescindibles. Y si tenéis alguna recomendación más -que seguro que sí-, dejadla abajo en los comentarios. ¡Gracias por compartir!

 

1 comentario

Archivado bajo Periodismo

Libertades y otras crisis

Por Eva Diz

RTVM

Fmdo. Iñaki Oteiza

Se os va a echar de menos. Mucho. Más de lo que muchos creen, más de lo que creéis vosotros mismos. Alguien no ha sabido entender las cosas y el que no entiende no puede actuar con inteligencia. Y hace mal las cosas. Y ni se arrepiente. Porque no ha entendido nada.

Radiotelevisión de Mallorca dice adiós. Agoniza poco a poco. Es una auténtica muerte en directo, un espectáculo desagradable para el que lo mira sin poder hacer nada, sin poder pararlo. Pero, sobre todo, para vosotros, la gente que está detrás. Para los que veis el final cada día un poco más cerca y, sin embargo, seguís ahí, tan profesionales como siempre.

[M] se va. Y su adiós nos hace a todos un poco menos libres. Nos apaga la voz, nos vuelve más sordos, nos amordaza, nos limita. La libertad está en crisis y su crisis nos hace más pobres, más pequeños, más insignificantes. Y los que están cercenando esa libertad, los que están haciendo mal las cosas, ni se arrepienten, porque no han entendido nada. Ni lo entenderán nunca. Una pena.

————————————————–

A todos los compañeros de RTVM: Gracias y ánimo. Queda mucho futuro por delante. De verdad.

—————————————————

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo

Por fin, un poco de Perrodismo

Por Eva Diz
Hoy me paso por aquí, justo antes de pasarme por las urnas, para dejaros una buena noticia: Ya está en marcha Perrodismo, una bitácora en la que encontraréis buena literatura, humor e información de verdad, de esa que no te deja indiferente. Se ha hecho esperar (y de rogar, creedme), pero -finalmente- he convencido al artífice de ese nuevo término, el señor Alberto Magro, y se ha comprometido a regalarnos cada semana unas cuántas píldoras de su rabiosa actualidad.

Perrodismo: Periodismo y alguna que otra verdad

Perrodismo: El blog de Alberto Magro

Opinión, política, economía, finanzas… hasta corazón y varietés podremos encontrar en este magazine virtual que nace con ganas de demostrar que el periodismo, el talento y la ilusión están más allá del papel y de las principales cabeceras de prensa de este país (y de otros!).

Os recomiendo que abráis esta ventana y comentéis, porque de eso se trata, de participar 🙂

Del diseño, la tecnología y la parte SEO me encargaré yo, del contenido -lo importante, vamos-, Alberto, pero compartir y aportar es cosa vuestra. Os esperamos!

1 comentario

Archivado bajo Periodismo

Cuando el periodismo es noticia

Por Eva Diz
El periodismo es noticia. Y como las escasas veces que lo es, es para mal. La crisis está pegando duro al sector, sin piedad, sin dolor. A cuentagotas y a manos llenas. Hoy cierra una radio, mañana dos periódicos, al día siguiente un digital… Conozco a muchas de las caras de esta historia de terror. Servidora también sale en los créditos. Y, por eso, me atrevo a hablaros con confianza.

En unos días, los compañeros de RTV Mallorca serán protagonistas de un ERE, un nuevo adiós a la información plural, a la información de todos. Es el adiós de un medio, pero no el fin del periodismo, ni de sus periodistas, que son muchos y muy buenos. Es una puerta que se cierra, una etapa que se acaba sin final feliz.

Mientras, los días pasan. Y todavía parece mentira, todavía queda esperanza. Se lucha y se protesta con las ganas que insufla la injusticia y que permiten cambiar el mundo. O al menos gritar que hay que cambiarlo. Porque todos hemos estado muy callados durante mucho tiempo. Algunos aún siguen así, muditos, no vaya a ser que el jefe se acuerde de que existen y acaben también teniendo que buscarse la vida.

THENEWLIFE

Primero hay que pasar la fase de shock, dejar que diluya el cabreo (hoy me lo decía @MAntoniaSerra) y luego, no volver a pensar en qué hubiera podido ser de no haber sido como ha sido. No vale la pena. Es un gasto de energía que no lleva a ninguna parte. Una vez que se pasa el primer impacto, hay que prepararse para asestar un nuevo golpe: Llega el momento de mirar hacia delante, pensar y buscarse la vida. Nunca hay que quedarse quietos. Jamás.

Toca aprovechar lo que tenemos y seguir siendo lo que somos, mejorar o reconvertirnos, adaptarnos, cambiar… O, incluso, mandarlo todo a tomar por culo, largarse al campo, montar un huerto y vivir con lo justo. Pero felices.

Creo que estas situaciones que te ponen frente al abismo, cara a cara, te hacen sacar lo mejor de ti. Lo importante es no dejarse llevar y huir de los pensamientos negativos, del qué voy a hacer yo si no hago lo que llevo haciendo toda mi vida. Pues… ¡muchísimas cosas!

  • Descubrir la cantidad de horas que tiene el día
  • Disfrutar de la lectura de un periódico sin agobios
  • Leer todos esos libros que tienes aparcados en la mesilla
  • Ver todas las series que te han recomendado (que ahora llega el invierno y un poco de sofá viene divinamente)
  • Apuntarte a inglés, que lo tienes muy olvidado
  • Hacer un curso de especialización, un máster o un posgrado en esa materia que siempre te pareció tan interesante
  • Pasar tiempo con los tuyos
  • Conocer tu ciudad, sin ir corriendo a todas partes
  • Abrir un blog y compartir todas esas cosas que vas haciendo
  • Escribir, escribir y escribir: cuentos, guiones… ¡hasta poesía!
  • Renovar tu currículo: Entra en LinkedIn pero ya
  • Aprender a vivir con menos, a comprar en el Lidl y a ir “a todo lo gratis”
  • Descansar y ser feliz, que para eso llevas años currando.

Y, un día, párate y piensa: ¿cómo te ves dentro de 10 años? ¿Qué te gustaría estar haciendo? Y hazlo. O, al menos, inténtalo. Nunca podrán decir que te has rendido.

Ánimo a todos. De veras. 🙂

2 comentarios

Archivado bajo Periodismo