Archivo de la categoría: Emprendedores

Comunidad portAmérica: una red social para emprendedores

Por Eva Diz
Ha costado pero ya está aquí: la Comunidad portAmérica se ha estrenado hoy y ya tiene sus 2 primeros proyectos. Somos muchos los que estamos detrás de esta nueva red social de emprendedores, destinada al fomentar el coworking y el networking entre Europa e Iberoamérica, que busca dar un impulso a todos los que han decidido no quedarse de brazos cruzados y hacer las cosas de un modo distinto. Son muchas las ilusiones (y también los nervios, los miedos, por supuesto). Pero hoy, estamos realmente orgullosos porque en el primer día ya tenemos talento para compartir: primer premio al optimismo. Gracias, de verdad.

Sabemos que Roma no se construyó en un día y el mundo tampoco podemos cambiarlo de la noche a la mañana, pero al menos desde ahora tenemos una herramienta más para intentarlo. Con ella podréis desarrollar proyectos colaborativos, encontrar asesores, nuevos compañeros de viaje en vuestras aventuras empresariales, inversores o simplemente gente que crea en vuestro proyecto, gente que te diga “me gusta”, apuesto por ti… Esa palmadita en la espalda que tan en desuso anda (y que tanto se agradece).

Os invito a que la visitéis y a que compartáis vuestro talento, vuestras ganas e ideas con el fin de que, con la ayuda de todos, puedan llevarse a cabo: aunque parezca poco, ese será un gran paso hacia una nueva realidad, hacia otro mundo, uno más digno y más sostenible.

Todos los proyectos que formen parte de la Comunidad contarán con todo el apoyo del Equipo portAmérica y trataremos de difundirlos y visualizarlos a través del hashtag #ComparteTalento. Pero solos no podemos, por eso, desde aquí, animo a todo el que lea estas líneas a compartir ese talento que espero vaya llenando esa nuestra comunidad.

Nada más. Pasad, estáis en vuestra casa: Bienvenidos a la #ComunidadportAmérica

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Emprendedores, trabajo

Se buscan optimistas

Por Eva Diz
Se buscan optimistas. Y emprendedores, proyectos, ideas…. sobre todo ganas. Se busca esa fuerza que a veces (demasiado a menudo últimamente) perdemos en quejas, protestas por lo bajo y frustraciones. Se busca optimismo porque muchos estamos ya hartos de tanto lamento, tanto reproche y tan poco futuro.

Reconozco que no soy la más indicada para hablar de optimismo porque hace muy poco que lo practico, pero doy fe de que se vive mucho mejor, al menos yo me siento más libre y más fuerte, como si la crisis fuera un enemigo fácil de batir, un contrincante mediocre al que mirar con la cabeza bien alta. Es cierto, no todos los días se sienten las mismas fuerzas, las mismas ganas… pero no llueve eternamente, ya sabéis.

Ay, pero el optimista es un ser que hoy en día se siente solo, ajeno, olvidado, surrealista. Una pena. Como suele pasarme, llego tarde: ya no se estila esa sana costumbre de verle el lado bueno a las cosas y, la verdad, es que cada vez hay menos cosas buenas a las que encontrarles la cara bonita. Pero haberlas hailas y están ahí, aunque el mundanal ruido las esconda detrás del malestar generalizado.

Desde ZinKfo, nuestra agencia de marketing de contenidos,  hace varias semanas -casi un mes- que estamos trabajando codo a codo con los chicos de Esmerarte Servicios Artísticos en un proyecto nuevo, diferente y cargado de ese optimismo constructivo que tanto se echa en falta: www.portamerica.es, un festival de música internacional, un espacio para la colaboración, la innovación y el talento y una experiencia de naturaleza y gastronomía en el corazón del sur de Galicia.

La idea de portAmérica nace de una de esas personas inquietas, hiperproductivas y cazatalentos que saben contagiarte de entusiasmo y sacar lo mejor de ti mismo. Una de esas personas que te encuentras una vez en la vida y que jamás de los jamases debes perder de vista: son una fuente de aprendizaje inagotable. Su argumento era sencillo: en este país sobra talento y lo estamos desperdiciando. Cuánta gente hay en el paro súperpreparada, cuántos jóvenes esperando una oportunidad… y cuánta gente hay desilusionada que está deseando hacer algo y no sabe cómo encauzar su frustración. La respuesta era clara: Mucha. Muchísima. Y eso nos pareció razón suficiente para intentarlo.

PortAmérica se diseña como festival que busca canalizar todo el poder dinamizador de la cultura hacia esa gente que necesita un impulso, visibilidad, alguien que apueste por sus ideas, por sus proyectos, por su talento. Nace de la desilusión convertida en ilusión, en ganas de hacer las cosas de otro modo y de demostrarle a los que nos quitan las ganas, que sí existe otra forma de actuar, de progresar. De una forma divertida, disfrutando del ocio, compartiendo experiencia y construyendo futuro.

Para ello, alrededor del festival se han creado diversos espacios en los que hacer confluir esa fuerza colectiva:

  • Mercainnova: un escaparate para todo aquel que quiera dar a conocer su negocio, su empresa, sus productos, su trabajo. Un lugar para el coworking, para todos aquellos que trabajan B2B, que ofrecen servicios y colaboración a otras empresas. Un espacio físico abierto a todo el que desee apuntarse desde el que contactar con el público del festival, vender sus productos y demostrar que hay gente que se mueve, que lucha y que se esfuerza a pesar de que la realidad no sea demasiado alentadora. El plazo para inscribirse (gratis) cierra el lunes 18 de junio, ¡ojo!
  • Gastro: espacio creado para mostrar el enorme potencial que tiene la gastronomía como sector de futuro, de innovación, creativo y conector de culturas.
  • Experiencia portAmérica: una opción de turismo sostenible y alternativo en el sur de Galicia, 5 días de acampada al lado de una de las playas más bonitas de las Rías Baixas, en plena naturaleza y con música en directo, deportes de aventura, etc.
  • Comunidad portAmérica: esta es mi parte favorita, aunque todavía tendremos que esperar para participar. Se trata de una plataforma de desarrollo de proyectos colectiva, un lugar en el que encontrar apoyo para proyectos o ideas innovadores que nos lleven a un futuro un mejor que el parece habernos dejado la economía del ladrillo. Una especie de comunidad de coworking online y crowdfounding, en la que todos aunemos esfuerzos para demostrar que las cosas se pueden hacer bien, si uno quiere. Seguro que muchos os animáis a proponer cosas desde ella.
Confieso que estoy encantada (no se me nota nada, ¿a que no?) con formar parte del equipo y de la iniciativa, aunque solo sea poniendo un pequeño grano de arena. Y, bueno, me gustaría que si, alguno de los que leéis esto, veis que podéis participar o aprovechar esta oportunidad de visibilidad de algún modo… ¡no os lo penséis dos veces! Os aseguro que merece la pena. Porque talento tenéis de sobra y dicen que la unión hace la fuerza… 🙂
Os dejo el cartel del festival, porque no todo va a ser trabajo en portAmérica ;-p

5 comentarios

Archivado bajo Emprendedores

ROI: Recupera lo que inviertes

Por Eva Diz
Toma lapiz y papel porque esta semana toca hablar de ROI… ¿ROI? Sí. En Galicia, Roi es un nombre de chico pero, mal que me pese, hoy no hemos venido a hablar de hombres, sino de números (sí, a veces son igual de complicados… y de importantes ;-P ). Después de varias semanas embarcado en esa ardua tarea de hacer branding personal a través de la red, seguro que empiezas a preguntarte cuándo vas a ver los efectos positivos de tanto esfuerzo y de qué modo los vas a obtener: Dinero, prestigio, un puesto de dirección en una gran empresa, miles de fans…

Una de las ventajas de Internet es que todas las acciones (o casi todas) que se desarrollan en la red te permiten medir sus resultados y cuantificar su valor. Así que, es natural que todo el mundo que realiza en la red acciones orientadas a conseguir algo concreto (empresa o individuo) se pregunte si lo está consiguiendo, si su esfuerzo y dedicación merecen la pena. ¿Cómo recuperar lo que inviertes? ¿Cómo rentabilizar el tiempo que dedicas a tu blog, a tus redes sociales, a leer, a estudiar…?

La clave es el ROI, Return of Investment, es esa pequeña o gran recompensa que nos queda después de haber hecho un negocio/campaña/etc. Se trata de un concepto empresarial que ha sido rápidamente adoptado por los especialistas en marketing  y que nos permite comprobar si realmente ese esfuerzo económico o de trabajo que hacemos para algo vale la pena o no. La fórmula es muy básica: (Beneficios – inversión)/inversión x 100

Retorno de la inversión online

 

Si tienes una empresa que vende directamente por Internet, te será muy fácil calcular el ROI que te puede suponer una campaña de publicidad en Facebook Ads o en Adwords. Basta con aplicar esa fórmula y obtendrás la cantidad de euros que recibes por cada euro invertido. Pero es cierto que no todo es tan fácil de medir como una venta directa. Hay cosas que, de entrada, no tienen un precio definido o que, simplemente, son muy complicadas de cuantificar.

Por ejemplo, el branding personal. Tu reputación online, esa que llevas trabajando y cuidando en los últimos meses manteniendo al día tu blog, tu LinkedIn, cultivando tus mejores tweets, compartiendo enlaces de calidad… Detrás de cada una de esas acciones hay un tiempo importante, una inversión que debería tener sus resultados. Aunque lo más probable es que el resultado no sean mil euros al mes, decenas de clientes para tu empresa o el trabajo de tu vida, sí podemos ver pequeños “retornos” de esa inversión que nos animarán a seguir adelante.

Lo primero es analizar qué acciones tienen valor para ti: Que la gente lea tu blog, que la gente comente, que comparta tu contenido en su Facebook, que te mencione en Twitter como alguien que sabe de tal o cual tema, que te escriban un email invitándote a participar en una charla sobre tu especialidad o conocimientos, que hagan “me gusta” en lo que tú compartes en Facebook, que te pidan un presupuesto de tu servicio… ¡Mil cosas! Todo puede ser positivo (igual que también hay acciones negativas que debemos controlar) y medible. Para ello, adjudica a cada una de esas cosas que para ti son importantes un “precio” (lo que se llama valor de conversión), desde luego no es lo mismo una visita al blog que una visita que deja un comentario… Una vez que tengas todo con su valor, toma los datos de los que partes, haz unas tablas con los conceptos que vigilarás, los valores que tiene cada uno, las cifras de las que partes (pej: si ya tienes una media de 10 menciones al día en Twitter), apúntalo todo y revísalo periódicamente.

Prueba a diseñar para x días una pequeña campaña orientada a mejorar tu reputación online: Márcate una estrategia y un plan de contenidos y lánzate. Genera más contenido, haz textos más llamativos, apuesta por el vídeo, dedica más horas a conversar en Twitter… Y ponle un precio a tu hora de trabajo. Cuenta cada hora que dediques a la campaña y la suma de todas ellas será tu inversión (junto con la suma de todos los costes añadidos que tengas, si te haces una cuenta PRO de Hootsuite para manejar mejor tus redes, si compras una Easypromo para sortear un libro interesante entre tus seguidores… Todo). Cuando termine el período marcado observa tu inversión y los conceptos que tienes controlados.

Quizás tu ROI todavía sea negativo y hayas invertido más de lo que has recibido. Pero no desesperes, en cuestiones de branding los efectos no son siempre inmediatos, se trata de un proceso que requiere un tiempo de reposo para que tu imagen cale en la mente de la gente que te interese. No obstante, seguro que ya en esas pocas semanas habrás notado que tus acciones dan sus frutos y que tu inversión de tiempo va mereciendo la pena. Si no es así y con el tiempo sigues sin obtener un buen ROI, revisa tu estrategia, tus planes de contenido, optimiza el tiempo que dedicas porque algo está fallando y… el ROI no engaña 😉

 

1 comentario

Archivado bajo Emprendedores, Marketing 2.0

Cuida tu reputación online y acertarás

Por Eva Diz
La clave del éxito: Crea tu reputación online y mímala, mucho. La red es un mundo de ventajas para nosotros los periodistas. Están ahí y hay que saber aprovecharlas. Las ventajas son infinitas: Ser reconocido, lograr abrirte hueco en un sector determinado, encontrar un puesto de trabajo nuevo y/o mejor… Pero saltar a la primera línea de fuego, siempre es duro, trabajoso y, una vez conseguido, arriesgado.

La reputación online es el resultado de mucho esfuerzo, tiempo, paciencia y… maña. Pero, como para todo, hay trucos para perfilar mejor y más rápido tu reputación, para llegar antes a donde quieres y como quieres. Uno de ellos es la persuabilidad. Un concepto relativamente nuevo y con largo recorrido. Normalmente se aplica a las páginas web más orientadas a la venta pero, ¿quién no vende algo hoy en día?

Tu objetivo es venderte a ti mismo y, para ello, lo primero es conocerte (no en lo profundo, eso suele llevar toda la vida ;-D), saber cuál es tu propuesta de valor: “Hola, soy Eva y soy periodista”. Bien, y otros mil también. ¿Entonces? Pues comienza la búsqueda de lo que te hace diferente, valioso, atractivo, interesante, casi imprescindible y céntrate en eso. Cuéntale al mundo lo que eres de la mejor forma posible (eres periodista, ¡sabes de sobra cómo hacerlo!) y trata de transmitirlo en absolutamente todo lo que hagas en la red.

El diseño de tu página personal, la presentación de tus trabajos, los propios trabajos que seleccionas para mostrar, tu currículo, todo. Reorganiza todas tus armas hacia ese nuevo concepto supremo que eres tú, el “periodista y algo más”, y difúndelo: Facebook, Twitter, Google Plus, Pinterest… Cuida tu conversación, tus fotos, tus artículos. Todo. Haz que la gente quiera conocerte. Primero, atrae y, luego, convence.

Convencer al usuario. Esta es la segunda parte del trabajo: No basta con crear un misterio y una curiosidad hacia nosotros si luego no sabemos resolverla de una forma satisfactoria. Eso es como un cuento mal acabado. Supongamos que has hecho muy bien la primera parte, la gente te ha visto en redes, compañeros del gremio se han quedado con tus opiniones, alguno hasta ha leído algún texto y ahora, muchos quieren saber más de ti, confirmar que merece la pena apostar y dedicarte un hueco en el Delicious o en el Google Reader.

Aquí es cuando es más necesario persuadir al usuario: Tienes que convencer a tus visitas de que te compren. Ya estás bien posicionado y ahora has de ganarte la confianza, sumar credibilidad. Utilzia tu contenido, trabájalo, ofrécelo de una forma diferente, analiza qué dan los demás y busca nuevos caminos. Distínguete, pero sin salirte del marco que tu propia reputación te marca.

Entiende a tus lectores, estudia a través de las estadísticas de tu página y de las de otros, qué temáticas atraen, qué formulas, qué diseños son más apreciados. Abre debates, invita a la participación, haz que el lector sienta que contigo puede hablar y que puede aprender mucho de ti: Descúbrele cosas nuevas, soluciona problemas, recomienda, comenta, cuenta lo que haces que le pueda interesar o ayudar a tu audiencia. Convénceles de todo lo que vales. Y disfruta haciendo lo que te gusta 😉

PD: Si queréis saber más de persuabilidad, aquí os dejo www.persuabilidad.com, la web de Multiplica sobre el tema. Muy recomendable. Ya me contaréis 🙂

1 comentario

Archivado bajo Emprendedores

Emprender o la virtud de la paciencia

Por Eva Diz
Sonatilla del emprendedor

Emprender…
¿Qué es emprender?
¿Y aún me lo preguntas?
Emprender es poesía,
y ya sabes,
poesía eres tú.

Sí tú, que te pasas horas haciendo cola para que te digan que no, que es la ventanilla de al lado. Que vuelvas mañana que ya hoy no quedan huecos. Que te falta un papel, un formulario, una fotocopia. Emprender eres tú, que inviertes ganas e ilusión en ideas, propuestas y proyectos para empezar un nuevo negocio, con la que está cayendo… Tú, que visitas clientes y les ofreces lo mejor de ti. Tú que te dejas la piel para hacerlo todo perfecto. Tú que lo planificas y reorganizas tu día veinte veces para entregar las cosas a tiempo. Tú que esperas semanas, meses (y más) una contestación, un gesto… Tú, que tienes 16 pestañas abiertas en el navegador, mandas una media de 20 correos al día, coges el teléfono, vas al banco y haces números para no quedarte en rojo. Tú que aún así no te desanimas y lo intentas, que sigues y prosigues…

Emprender es aprender a tener paciencia,  a saber perder y volver a intentarlo. El día que lo logras, has aprendido a ganar.

Y, entonces, eres empresari@ 😉

(Dedicado a mi socia, que ya tiene blog)

1 comentario

Archivado bajo Emprendedores