Archivo mensual: octubre 2011

Adiós, ETA

Por Eva Diz
Adiós. ETA dice que abandona la violencia. Zapatero compareciendo ante los medios. Las televisiones pinchándolo en directo… y yo sudando en el gimnasio, dejándome las piernas en la cinta y con los ojos como platos. Mierda, esta noticia sí que me hubiera gustado cubrirla.

Ya no puedo. Y ahora estoy en casa recordando cómo fueron algunos de los momentos más intensos de mi carrera, porque, por desgracia, llevan aparejado el nombre de ETA.

Cubrí los últimos atentados mortales de ETA  en territorio español. Verano de 2009. Estaba en Palma, trabajando de redactora en la Agencia EFE, cuando a plena luz del sol -en un mediodía perfecto de julio-, una bomba acabó con la vida de dos guardias civiles en el cuartel de Palmanova, en Calvià. Iba a salir a comer cuando supimos la noticia. Ese día no comí. Y no salí de la redacción hasta las doce de la noche: En casos así, trabajas como un loco, llevado por una fuerza que no entiendes muy bien de dónde viene, incluso cuando han pasado más de 12 horas desde que saliste de casa por la mañana.

No negaré que fue muy difícil en lo personal, por la dureza de los hechos -que te golpean con cada tecla que pulsas-, y muy emocionante en lo profesional, al descubrir tu brutal capacidad de trabajo en circunstancias tan extremas. Ahora lo recuerdo como intensísimo. Supongo que entonces no tuve tiempo ni de pararme a medirlo.

Apenas unos días después, un domingo que me tocaba guardia y estaba yo sola en la redacción, otro aviso: “Eva, dicen que ETA ha colocado bombas en varios restaurantes de Mallorca”   . . .ein??!!!!!! Sí, imaginaos como te quedas cuando oyes esto.

Lo primero que hice fue pensar ¿en varios restaurantes de Mallorca? ¡Pero qué coño de información es esa! Es como encontrar una aguja en un pajar con la de bares que hay en esta isla por metro cuadrado. Y yo sola. Mierda. A hacer llamadas, a moverte por la ciudad, a buscarte la vida pero a salir de esta co-mo se-a. El único nombre que me habían dado era Garrigoyeta. Poco podía hacerse teniendo en cuenta que no existía nada llamado así.

Pero salí del paso. Más bien me estalló, estallaron: Hasta 4 bombas repartidas por toda la ciudad de Palma. Una enfrente de la redacción de EFE. Por suerte, esta vez no hubo ningún herido.

El Garrigoyeta resultó ser un restaurante italiano llamado La Rigoleta, pero cuyo nombre, al parecer, en la cinta de la llamada de ETA avisando de las bombas no se entendía bien (!). Es una anécdota que siempre cuento, porque con estas cosas hay que poner un poco de distancia. Si no, no puedes funcionar.

Fue un domingo infernal: Había dormido solo dos horas porque el día anterior Montse (mi fotógrafa) y yo habíamos estado con un caso de corrupción de 9.00 a 6.30 de la mañana en los juzgados, sin movernos ni para comer. Lo de ETA sonaba a broma de mal gusto cuando me llamaron de EFE Madrid para darme la alerta. Otro largo día de verano manchado por las sucias maneras de ETA. Pero resultó bien. Y ese día, sin heridos, sin tragedia. Me fui a casa contenta, satisfecha como nunca. Casi feliz.

Y ese orgullo del trabajo bien hecho no era solo mío. Ni mucho menos. Era de ellos: De mis compañeras de trabajo, Susana López Lamata y María Traspaderne, que respondieron a mi llamada y sin pensárselo dos veces salieron a la calle a por la noticia. Del periodista Alberto Magro, que estuvo al pie del cañón, a escasos metros de las bombas, ayudando en todo momento, contándome por teléfono cada minuto, cada detalle. De la gente de EFE Nacional que estaba ese día en Madrid: Sin vuestros apoyo no hubiera podido. Y, por supuesto, de Montse que, a pesar de haber dormido tan poco como yo y haberme pedido que no la llamara aunque se cayera la isla, respondió al segundo, con unas fotos y una profesionalidad increíbles. Gracias desde aquí a todos porque sois el mejor equipo que he tenido nunca 😉

Escribo esto hoy por primera vez porque espero que no haya mejor día para hacerlo: ETA dice que se va y confío en que lo haga para siempre.

y no vuelvas nunca. Ya has tardado bastante. 43 años. 800 vidas.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La historia de mi virus

Por Eva Diz

By @IOteiza (Gracias!!!)

La historia de mi virus es algo que muchos conocéis porque, por desgracia -y por mi culpa-, también es un poco vuestra historia. Esta semana he tenido un virus 360º. Sí, hace ya 8 días que arrastro un resfriado persistente que viene y va pero nunca cesa. Y hoy he pillado un trancazo brutal vía Twitter del que os he hecho partícipes a todos muy a mi pesar.

La curiosidad mató al gato (en mi caso, a la periodista). Esta mañana tenía varios avisos de DM en mi email de diferentes personas conocidas, una de ellas, de total confianza. Casi de forma automática, abrí en una nueva pestaña el link que me enviaba sin ni siquiera prestar demasiada atención al contenido. De hecho, abrí unos cuantos links de unas cuantas personas. Nada extraño sucedió. Y me fui a la playa, con el sol en lo alto y el libro Indignation de Philip Roth en mi cesta, en avanzado estado de intriga y adicción. El domingo perfecto.

A la hora de comer, esperando la paella, decidí mirar en el iPhone qué tal iba el día de novedades. No abrí Safari, abrí Twitter… Y flipé. Varios de vosotros me avisabais de que os estaba bombardeando con un virus. ¡¿Yo?! Pero… ¡Si yo no había hecho nada! …¿O sí? Revisé mis DM y allí lo vi: Alguien había mandado como 300 mensajes directos desde mi Twitter a todo dios. Me quedé muerta. No podía ser. Mecagoensuputamadre.

Nunca sabré quién fue, el virus me llegó a través de otro, al que le llegó a través de otro y otro y otro…

Traté de cambiar mi contraseña desde el teléfono (como muchos me recomendasteis -¡gracias!-) pero no pude: Se me acabó la batería y aquello seguía sin solución. Así que, me comí la paella con todo el agobio encima, recogí mis trastos y me vine a casa.

Acabo de cambiar todas mis contraseñas. Una por una. Y aún sigo un poco angustiada.

Quiero deciros a todos los que me pedíais que dejara de enviaros virus que yo no envié nada: Alguien lo hizo por mí y lo hizo con todos, sin distinción. No obstante, siento haber abierto el link que abrí (ya sé cual fue –nunca abráis  algo que diga “Bad blog going around about you, heard or seen it yet?” y vaya acompañado de un link, aunque os lo mande vuestra madre–) y siento haberos causado cualquier problema, de veras.

Ahora os puedo asegurar que, después de haber pasado por esto, soy la persona más vacunada contra los malware de todo el planeta. Ni el mismísimo Norton, vaya. No hay mal que por bien no venga, dicen.

Deja un comentario

Archivado bajo digital

Formación para parados (I)

Por Eva Diz
Formación para parados. Permitidme que me dé la risa, aunque la cosa no tenga ni pizca de gracia. Somos cerca de 5 millones de personas en España que estamos en paro. Casi 5 millones que tenemos que buscar la forma de que en la próxima oportunidad que se nos presente nos elijan: Nosotros frente a todos los demás. Lucha a muerte que gana el que acepta cobrar un sueldo de mierda, hacer horas extra sin titubear y cargarse en la espalda las tareas de las tres personas que antes hacían eso mismo. Y que, ahora, están en la calle.

El paro entre los licenciados, que es el difícil mundo que conozco, es de lo más frustrante: Ocúpate estudiando, te dice el Gobierno. Ocúpate en un cursito, conoce gente, genera contactos, fórmate, prepárate, aprende, mejora… Nosotros te ayudamos. Trabajamos para ti, que reza el hiriente eslogan del Ministerio de Trabajo en su página web de desempleo.

Trabajan para mí… Mire, yo lo que necesito no es que trabajen para mí, es que me dejen trabajar. Pero, de eso ni les hables. Tú, fórmate y calla.

Pero nada es nunca tan sencillo. Un licenciado con x años de experiencia se queda en paro y dice: Vale, aprovecharé para estudiar. Para aprender cosas que, en mi sector, me sirvan para ser diferente, para ofrecer un valor añadido, para destacar… Perfecto, hasta ahí, chapeau. Entonces, es cuando uno inicia la búsqueda del curso adecuado y se da de bruces con la cruda realidad.

La nueva economía española es un cuento chino. Una estupidez rotunda que ha alimentado decenas de titulares y cientos de noticias huecas. La nueva economía es la de siempre a la espera de que amaine el temporal. Y si quieres estar a la altura, aquí tienes tus cursos para adaptarte a las necesidades del país: Cocinero, camarero y maître, guía turístico, soldador, técnico de estética y depilación, patrón portuario, conductor de camión…

Todas profesiones imprescindibles, absolutamente necesarias y vitales para España, pero… ¿Y los demás qué? Los que tenemos una carrera a nuestras espaldas, los que hemos invertido en una buena formación ya durante años, ¿qué hacemos?¿lo dejamos todo (sueños, vocación, experiencia…) y volvemos a empezar de cero?

Un colega de profesión lo ha hecho. Y está feliz. Sin dejar de ser lo que es: un gran periodista… Empezar de cero, coger un nuevo camino, reconstruirse desde el principio. Puede ser la solución para muchos de nosotros. No lo dudo. Pero no creo que sea la solución de todos. ¿O sí?

_______

PD o si no lo digo reviento: Los parados se tienen que reciclar… ¡¿Reciclarse?! Que erradiquen ya este término del vocabulario para referirse a la gente que se ha quedado sin trabajo: Las personas sin empleo no somos ningún juguete viejo, ningún trasto inservible. Somos el resultado de la incompetencia y la avaricia de algunos que sí merecen un buen proceso de reciclado. (Hala, ya lo he dicho)

3 comentarios

Archivado bajo Formación