Paro vacacional

Por Eva Diz
Viernes al fin. La semana ha sido larga, larguísima. Los días me duran el doble y el ansia me puede y tengo la agenda hasta los topes. Empiezo y empiezo y nunca acabo. Hay todo un mundo fuera de la oficina los días de diario, si uno mira como miro yo ahora: con semanas interminables por delante, con la oportunidad de hacer todo lo que quiera hacer. Pero a veces quiero hacer demasiadas cosas. Y me agoto.

Para aquellos que han seguido el hilo del blog (los que no, ya saben: lean que es muy sano, gratuito y hasta entretenido), sigo con mi idea en la cabeza, dándole forma, colocándole peldaños al esquema, perfilando el dibujo y poniéndole nombre. Aprendiendo sin parar, en definitiva. Tal vez nunca vea la luz… pero habrá sido igualmente una gran idea. Por el momento, respira y crece, que no está nada mal. Gracias a los que me estáis dedicando tanto esfuerzo,  tiempo (@aabalo) y paciencia (@alberto_magro): sois increíbles.

Con ellos de la mano, y con el apoyo de otras tantas personas (entre ellas, la primera que creyó en la idea @madammerox y se subió al tren dispuesta a acompañarme en el viaje), estoy dando los primeros pasos en ese inestable mundo del emprendedor. Tambaleándome -montaña arriba, montaña abajo, como dice un buen amigo- me he lanzado a la piscina y he descubierto que en el agua -no siempre en calma- hay gente muy interesante y, sobre todo, muy valiente. Ánimo a todos los que ayer compartieron auditorio conmigo en el ParcBit: el simple hecho de intentarlo ya es un éxito. Otros muchos, muchísimos, ni siquiera han llegado ahí =)

Entre una cosa y otra, me veo nadando entre bits y bytes, entre redes sociales, periodismo 2.0, estrategias de marketing por internet, tags, metatags, podcast, videoblogs y otro montón de palabrejas que no me pregunten qué quieren decir porque todavía es demasiado pronto, aún hay mucho, muuuuucho de analógico en mí, para bien o para mal. El tiempo dirá con qué traje me quedo.

Sí, tenéis razón, demasiadas cosas en tan poco tiempo. Vale. Paro vacacional. Va-ca-cio-nal.

Por eso hoy, después de esta primera semana tan intensa, he decidido regalarme lo que queda de día, disfrutar del sábado y descansar el domingo, au idò! Así que, sois testigos: digo temporalmente adiós a mis fogones, a mis teclas y a mi teléfono y me quedo fuera de cobertura. No me busquen, que me encontrarán y me siento tan yo que saturo un poco, he de reconocerlo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s